En las últimas ediciones de los playoff de las LEB hubo dos inesperados protagonistas: en Oro fue Peñas Huesca el que consiguió llegar a la final tras cargarse a Unión Financiera Baloncesto Oviedo y San Pablo Inmobiliaria Burgos, mientras que en Plata el CB Tarragona se deshacía de Fundación Lucentum para llegar a semifinales, donde caería contra el a la postre campeón Sáenz Horeca Araberri.

Dos proyectos modestos, que con la firma de entrenadores clásicos de la categoría como Quim Costa y Berni Álvarez sorprendían de forma positiva a todos y se quedaban a las puertas de un sueño. Sin embargo, la llegada del verano y de los preparativos de la nueva temporada no les hizo perder la perspectiva y en ambos clubes se construyeron equipos alejados de los focos que atraían los proyectos más fuertes de sus respectivas ligas. Pese a esa modestia lo que nadie podía esperar es que ambos equipos llegasen al ecuador de la temporada inmersos de pleno en la lucha por la salvación, ocupando ambos la penúltima posición de su liga, con los oscenses a una sola victoria del 16º (en Oro bajan dos) y con los catalanes empatados a victorias con el último equipo que está fuera del descenso (en Plata bajan cuatro).

¿Qué ha sucedido para que hayan cambiado de forma tan brusca las tornas en apenas unas meses? Para descubrirlo hablamos con @CMiras Avalos, experto en LEB Oro, y con @FemBasquetRadio, medio de referencia para conocer la actualidad del equipo cebetista.

Magia Huesca, por @CMirasAvalos

Penúltimo clasificado de la LEB Oro con sólo cuatro triunfos en veinte encuentros, este es el pobre bagaje del Magia Huesca en la temporada de su cuarenta aniversario, el curso posterior a caer derrotados en la final por el ascenso a la Liga Endesa, una campaña que prometía ser ilusionante para la afición del conjunto oscense y que se ha convertido en un purgatorio.

mg_0149

Los malos resultados le han costado el puesto a su técnico, Sergio Jiménez (sustituido por Guillermo Arenas), que no ha conseguido sacar provecho de una plantilla con muchas limitaciones. Y es que este Magia Huesca no es del año pasado. El nuevo Magia Huesca cambió radicalmente su diseño con respecto al Peñas del pasado año. El club aragonés sólo fue capaz de conservar en plantilla a dos jugadores del pasado ejercicio, el capitán Jorge Lafuente y el pívot Marcos Portalez. Piezas determinantes en la categoría como Lluís Costa, Christian Díaz, Aegir Steinarsson, Guillem Colom, Daniel Bordignon, Goran Huskic o Gabas Maldunas  abandonaron la disciplina del Peñas para enrolarse en equipos más potentes, incluso de la Liga Endesa.

Para rellenar el tremendo vacío dejado por jugadores que marcaban diferencias, el Magia Huesca abandonó la “política de cesiones” para acudir, esta vez, al mercado internacional, donde pescó jugadores jóvenes y con potencial pero que, por unos motivos o por otros, no han cuajado del todo. Gintvainis (quizá el único que está rindiendo a un nivel aceptable con cierta regularidad), Gunjina, Simovic y Jankaitis viven su primera experiencia en España y su adaptación a una nueva competición no está siendo fácil.

Sumemos a esta circunstancia el hecho de la inestabilidad. Jugadores como Capel, el propio Jankaitis o Carlino dejaron el club después de pocos partidos vistiendo de verde. Llegaron después Pablo Pérez, Bulic y Gantt, temporeros que se incorporaron al grupo sin conocer apenas a su técnico y compañeros, por lo que aún ahora están haciendo una especie de pretemporada.

Por otra parte, los dos fichajes llamados a ser referencia en el club aragonés están teniendo un rendimiento dispar. Si bien es cierto que el grueso de los fichajes se realizó mirando al mercado exterior, un par de jugadores llegaron  con pedegrí ACB, emplazados a liderar a su nuevo equipo en la cancha. Albert Fontet es el jugador más experto del grupo y es el auténtico líder del equipo, tanto que podríamos decir que Magia Huesca padece de “fontetdependencia”. Su rendimiento está siendo notable y su incidencia en el juego es enorme. Las defensas rivales lo vigilan permanentemente y cualquier bajón en su producción, cualquier problema físico (o de acumulación de faltas personales) que padezca, condiciona enormemente la productividad del Magia Huesca. Mikel Motos, por su parte, no ha dado el paso que se esperaba de él en LEB Oro. Es cierto que su entrega y compromiso están fuera de toda duda pero su acierto de cara al aro está lejos del que cabría aguardar de una de las incorporaciones más mediáticas de las producidas el pasado verano.

Pero no es Motos el único jugador verde peleado con los aros rivales. El porcentaje de acierto en el tiro, sobre todo en el lanzamiento exterior, del Magia Huesca está siendo muy deficiente y se ha convertido en un lastre demasiado pesado para los intereses del Peñas. Un equipo que no alcanza el 30% de acierto en triples es un equipo condenado a la derrota en el baloncesto moderno. La incorporación de Gantt ha paliado un poco esta deficiencia pero otros jugadores deben afinar sus muñecas para sacar a los aragoneses de la crisis que están atravesando.

Para terminar, no quiero olvidarme de Quim Costa. El entrenador catalán dirigió la nave oscense durante casi cinco temporadas y dejó una impronta personal imborrable en el club. Las señas de identidad del equipo estaban claras: defensa asfixiante, dinamismo, generosidad, ambición, compromiso, trabajo duro. Este año Sergio Jiménez recogió el testigo en el banco con ilusión e ideas de continuidad pero quizá las herramientas puestas a su alcance (los jugadores) no hayan sido las más adecuadas.


CB Tarragona 2017, por @FEMbasquet

jbor4226

Como le puede cambiar la vida a un club de un año a otro, y sino que se lo pregunten al CB Tarragona 2017 que ha pasado de luchar por el ascenso a LEB ORO la temporada pasada llegando a forzar el cuarto partido en semifinales contra el Araberri a estar sufriendo esta temporada para evitar el descenso a Liga EBA tras la primera vuelta de esta temporada.

Si miramos la plantilla del año pasado y aun siendo muy corta en efectivos, se echa de menos a jugadores como Miquel Salvó un alero que promediaba 10puntos y 6rebotes por partido y que esta temporada está jugando en LEB ORO con el Oviedo, y el base americano Jamal Wilson 12 puntos y 3 asistencias que actualmente está jugando en la Liga de Georgia.

El resto de la base del equipo continua siendo el mismo tomando más protagonismo esta temporada jugadores que han crecido en las categorías inferiores del club como Marc Giménez, Dani Martinez u Oriol Besora.

Los problemas económicos impidieron al club realizar fichajes importantes y optaron por dos rookies americanos que apenas han tenido protagonismo, el pivot Isaiah Harrison que fue cortado tras los primeros partidos y a punto estuvo también de ser cortado el alero Salim Gloyd aunque finalmente continuó en el club. Otro de los fichajes “estrella” de esta temporada fue la incorporación del base Xavi Hernández que ha ido ganando protagonismo debido a la baja de larga duración del capitán del CBT David Fernández. También destacar a dos “cedidos” en el club que están teniendo una temporada muy irregular. Por un lado tenemos a Diego Gallardo un jugador que la temporada pasada promediaba 11 puntos por partido y muchos minutos en la rotación de Berni Álvarez pero que esta temporada no está encontrando su golpe de muñeca y está pasando por una mala racha de confianza. Otro de los cedidos que está progresando de menos a más es el pivot Nil Sabata un 2.05 muy joven y blandito que está sufriendo bastante contra los grandes pivots de la liga. Con el corte de Harrison repescaron a su gran estrella de la temporada anterior Orion Outerbridge (cortado de la liga francesa), un Orion que por el momento no tiene nada que ver con el nivel que deslumbró a toda la liga la temporada pasada.

A todo esto también tenemos que sumar los problemas físicos en forma de lesiones que está teniendo la plantilla esta temporada. David Fernández ha tenido que pasar por quirófano y no estará disponible hasta finales de marzo, Marc Giménez con un esguince en la clavícula estará de baja hasta finales de enero, Ferran Torres su mejor jugador esta temporada ha estado jugando tocado toda la temporada y se lesionó la pasada semana en su tobillo derecho y estará de baja un mínimo de tres semanas. Orion Outerbridge lleva jugando también toda la temporada con problemas musculares y las últimas semanas con un fuerte golpe en su mano derecha.

La suma de todo esto, el no acierto en los fichajes de la temporada, los problemas físicos del equipo y una crisis de confianza de la plantilla están haciendo que el equipo de Tarragona haya pasado del cielo al infierno.


Autores: @CMirasAvalos y @FemBasquetRadio | Imágenes: http://www.baloncestoconp.es y http://www.cbtarragona.cat

Anuncios