Granada prepara ya la primera gran cita de la temporada, con la disputa este sábado a partir de las 19:00 de la Copa LEB Plata, un encuentro en el que se medirán los dos mejores equipos de la primera parte del campeonato liguero, un Covirán Granada que acabó la primera vuelta como líder, y ejerce por tanto de anfitrión, y un HLA Lucentum que finalizó en segunda posición con el mismo número de victorias que los andaluces, y que viaja sin complejos en busca de disputar el título. En Zona de Básquet volvemos a presentar un completo análisis en esta previa, con estadísticas, trayectorias, posibles claves del partido y la colaboración de un clásico de los banquillos del baloncesto nacional, Ángel González Jareño, técnico del Agustinos Eras E.Leclerc, rival de los dos contendientes en esta categoría, y que desgrana con nosotros los puntos que resultarán decisivos para que uno de los dos pueda alzarse como campeón.

Covirán Granada y HLA Lucentum se disputarán el trono que deja vacante el hoy LEB Oro Marín Peixegalego, equipo que el año pasado venció a un Carrefour el Bulevar de Ávila en el que militaban tres jugadores que repiten final, ahora con Lucentum: Marzo, Lobo y Nikolic

El escenario de la final, el Palacio de los Deportes de Granada, es un marco inmejorable, una de las pistas con más capacidad y mayor afluencia de público de las LEB, que a buen seguro será también protagonista en los medios, demostrando el potencial de la LEB Plata.

¿Cómo llegan?

El equipo local, entrenado por Pablo Pin, no atraviesa su mejor momento de la temporada, pues vienen de perder sus dos últimos partidos (en Ávila, 73-72, tras un ajustadísimo final, y en casa ante Seguros Soliss Alcázar, por un contundente 66-91, en lo que constituye su peor derrota de la temporada -las cinco anteriores fueron por 5 o menos puntos). La igualdad que impera en la liga supone que estas dos derrotas les hagan caer de la primera a la cuarta posición.

Los granadinos sólo han perdido dos partidos en su casa, el último ante Alcázar y en la jornada 9 ante Aquimisa Laboratorios Queso Zamorano (88-89), y en ambos casos ha sido los únicos momentos en los que han encadenado dos derrotas.

En cuanto a HLA Lucentum, recientemente reforzado con Álex Gómez-Arrones (y poco antes con Álex Reyes), colidera la clasificación tras haber ganado cinco de sus últimos partidos, en los que sólo un Basket Navarra al alza pudo con ellos (78-75). Consiguen así repetir el buen balance 5V-1D con el que arrancaron la liga, para atravesar un pequeño bache después en el que cedieron tres derrotas en cinco partidos.

Son el equipo más fuerte a domicilio de la liga, con 5 victorias y tres derrotas (además de la cosechada en Pamplona, también cayeron en Azpeitia y en su visita al que será su rival el sábado).

Banco de datos

Covirán Granada es el equipo que más rebotes captura por partido (37.94) y también lidera los rebotes defensivos (26.94) mientras que es tercero en ofensivos (11). Esas cifras le sitúan como líder en tasa de rebotes capturados sobre el total de disponibles en sus partidos (56%), siendo superado sólo por Alcázar en rebotes defensivos (76%) y por Comercial Ulsa Valladolid en ofensivos (34%). En todos estos apartados se sitúa por delante de su rival HLA Lucentum, que con 31.24 rebotes por partido (22.4 defensivos y 8.8 ofensivos) está entre los tres equipos que menos capturan tanto en total como defensivos, mientras que en ofensivos están en una zona media de la tabla. Sin embargo, aquí hay que tener en cuenta un dato: HLA Lucentum es el equipo que más lento juega de la liga, lo que supone que haya muchos menos rebotes disponibles en sus partidos que en los de Granada. En consecuencia, sus 31 rebotes por partido suponen más del 50% de los disponibles, algo que sólo logran media docena de equipos de la liga. Aún es más claro en el rebote ofensivo, donde sólo cuatro equipos superan su 30% de tasa.

La final enfrentará al segundo y tercer equipo más anotadores de la liga (78 puntos los alicantinos y 77 los granadinos), lo que unido a que ambos juegan a un ritmo bajo (si el de Lucentum es el más bajo de la liga, tampoco es muy superior el de Covirán Granada, con 72 posesiones por partido frente a las 70 de los alicantinos), hace que ambos equipos destaquen por su eficiencia ofensiva (HLA Lucentum lidera con 111 puntos cada 100 posesiones, mientras que Granada es 2º con 107). A esos buenos datos en ataque los granadinos unen su segunda posicion también en eficiencia defensiva (94 puntos, frente a los 97 de Lucentum).

Esos buenos números en ataque tienen una explicación sencilla, pues Lucentum lidera todas las clasificaciones de porcentaje de tiro (51.9% T2, 39.5% T3, 47.8% TC y 78% TL) mientras que los andaluces son terceros en T2 (50.4%), T3 (35%) y TC (45.3%) y segundos en TL (72.5%), con la peculiaridad de que los dos equipos son de los que menos tiran desde el perímetro de toda la liga (1º Lucentum y 5º Granada).

statsfinalplata

Su enfrentamiento de la primera vuelta

El partido que se vivirá este sábado ya tiene un precedente en esta temporada, con el choque que enfrentó a Covián Granada y HLA Lucentum en el Palacio de los Deportes de la capital nazarí en la jornada 11, el pasado 3 de diciembre. En aquella ocasión, el duelo respondió a la expectativa creada por dos equipos hechos para buscar el ascenso, y la igualdad fue la nota dominante, con un Granada que tuvo un mayor acierto, y por tanto se llevó el partido por 78-72.

En ese partido, los andaluces dominaron el rebote, con Jesús Fernández como hombre más destacado en ese apartado, siendo clave también el acierto en el tiro, al gozar de un 50% de efectividad en los triples, anotando hasta 11, lo que permitió que la balanza cayera de su lado en un choque que se decidió por detalles. Adrian Bowie fue el MVP del choque, sumando 23 créditos de valoración, y estando bien secundado por las actuaciones de Bortolussi y Jesús Fernández, pero en Lucentum destacó también el partido realizado por Álvaro Lobo, que logró ser el máximo anotador del encuentro, con 20 puntos, aunque entre sus compañeros solo Rejón se sumó con dobles dígitos de anotación.

Las faltas fueron otro de los puntos a tener en cuenta, con siete infracciones más señaladas a Lucentum, lo que llevó a los jugadores de Granada a gozar del doble de intentos desde el tiro libre (12 de Lucentum por 24 de Granada), algo clave en partidos igualados.

Ángel García Jareño nos desgrana las claves del partido

Para analizar las posibles claves de esta final de la Copa LEB Plata, contamos con la colaboración de Ángel González Jareño, técnico del Agustinos Eras E.Leclerc esta temporada, y con una dilatada trayectoria en los banquillos que se inicia como segundo entrenador del Real Madrid en los años noventa, pasando después a ser el técnico responsable de equipos como Baloncesto León, Tenerife, Palma, Sevilla o Basket Navarra.

Como primer factor importante, Ángel G. Jareño destaca el factor psicológico de jugar como local, ya que “la presión de jugar en casa para Granada es un arma de doble filo”, algo que pese a poder otorgarle la vitola de favorito, provoca que por “la ansiedad de jugar ante tu público, todo lo que se vive en la ciudad en la previa, con los medios de comunicación y con la presión de tener que ganar al estar jugando ante tu gente, hace que muchas veces los equipos no estén al nivel normal”, pudiendo darse que el anfitrión, si no sabe gestionar bien estos factores “pueda estar por debajo de su nivel”. En este sentido, Jareño recuerda el dato estadístico que indica que de las últimas cinco ediciones de la Copa LEB Plata, en tres de las ocasiones han sido los equipos visitantes los vencedores, como por ejemplo ocurría el pasado año cuando Marín vencía a Óbila en el partido disputado en la capital abulense.

En contraposición a esta presión de ejercer como local, “el equipo que viene de fuera, llega sabiendo que tiene mucho que ganar y poco que perder”, lo que le posibilita jugar “sin tanta presión”. Por ello, si en Granada “surgieran dudas o pasan momentos difíciles”, es algo que Lucentum podría aprovechar, ya que para un equipo local en partidos de esta magnitud, un posible atasco ofensivo “puede suponer una losa”.

Otro de los puntos a tener en cuenta en esta final es el momento en el que llegan ambos equipos, con Granada llegando en una racha de dos derrotas consecutivas, lo que le hace llegar “en un momento de necesidad, y de tener que hacer algo importante delante de su afición”, mientras que Lucentum llega tras ganar en la jornada previa a la Copa, por lo que “no vienen con presión”.

Como tercer aspecto a tener en cuenta para este partido, el técnico de Agustinos Eras destaca la constancia y la solidez durante el choque, para poder mantener una regularidad durante los cuarenta minutos que pueda evitar baches de juego. En este aspecto, analiza que Granada “ha sido algo más irregular en algunos momentos de la liga, sobre todo con equipos más flojos”, algo que les ha costado sorpresivas derrotas en casa, como ocurrió con Zamora y Alcázar, choques en los que “parece que les cuesta mantener la intensidad”. En cambio, Lucentum ha mostrado una línea “más regular, más constante y sólida”, algo que le permite tener el mejor balance como visitante de la liga, con cinco victorias y tres derrotas.

También hay que prestar atención de cara a estos partidos a la experiencia, y en este sentido “Granada es un equipo mucho más experto en cuanto a que es uno de los equipos de más edad de toda la liga”, aunque en Lucentum “hay varios jugadores con experiencia ya en la disputa de esta Copa”, pero en principio Ángel G. Jareño ve a Granada como un equipo “con gente más madura y sólida como para tener una pequeña ventaja respecto a Alicante”.

Otra de las cosas que puede decantar el partido será el ritmo de juego, y en este sentido, Jareño destaca como Granada “necesita defender y correr”, algo en lo que son fundamentales sus bases “que son de meter velocidad y de llevar un ritmo de partido más alto”, haciendo que los andaluces se sientan cómodos “cuando defienden atrás y son sólidos, pudiendo salir rápidos al contraataque” con hombres altos como De Lattibeaudiere o Bortolussi que son capaces de correr bien en estas transiciones rápidas para hacer mucho daño. En cambio “Alicante es un equipo que quiere controlar más el partido, y solo va a correr cuando lo tenga muy claro”. Por tanto, hay dos ritmos diferentes de juego, y “quien logre imponer su ritmo será una de las claves del partido”.

Además de este aspecto, la efectividad en el tiro también será muy importante, ya que Lucentum probablemente “jugará algo cerrado para evitar canastas fáciles, cerrando espacios a los interiores”, por lo que si Granada “tiene buenos porcentajes en triples” puede ser clave. Jareño enlaza este punto con el primero, de la presión de jugar como local, ya que si los porcentajes no son buenos, “puede meterles mucha presión”.

Por último, Ángel G. Jareño analiza el duelo en los banquillos, con Pablo Pin por Granada y Miguel Ángel Zapata en Lucentum. “Yo creo que son dos entrenadores que conocen muy bien la liga, y que además son ambos de Granada”, pero resalta de nuevo que “creo que va a tener mucha más presión Pablo Pin, porque creo que tiene un equipo con el presupuesto más alto de la liga, juega en su propia casa y tiene una gran plantilla”, y en cambio Miguel Ángel Zapata “sabe que si pierde el partido no es ninguna tragedia”, mientras que “una derrota sí que podría pasar factura a Granada de cara a la liga”.


Autor: @lsdpg. Estadísticas: @ocbista. Imágenes: @C_LENS

Anuncios