El grupo A-B de la Liga EBA vuelve este fin de semana con la disputa de la jornada 12, y lo hará sin Pablo Martínez en las filas del ULE Fundación Baloncesto León, una baja sensible que debilita el juego interior de los leoneses, que marchan en segunda posición hasta ahora, y que no podrán cubrir este puesto vacante con un nuevo jugador, dadas las limitaciones económicas del club, que como suele ser habitual, echará mano de la cantera del Colegio Leonés para completar su plantilla y tratar de que se note lo menos posible esta ausencia.

El motivo de la baja no es otro que la imposibilidad de compatibilizar la nueva vida laboral que ha emprendido Pablo Martínez desde finales del pasado mes de diciembre, con los entrenamientos y partidos del equipo. El hecho de que el equipo no pueda ser cien por cien profesional, obliga a este tipo de circunstancias, cuando toca priorizar una carrera laboral por encima de la deportiva, a pesar del amor a unos colores que el joven leonés venía defendiendo durante las últimas cuatro temporadas en la Liga EBA, en la que debutó precozmente con solo 18 años, y que ahora debe abandonar con solo 21.

10

La trayectoria en estos años de Pablo Martínez ha sido un tanto irregular, tanto por los minutos de los que disponía, en una posición en la que solían llegar los refuerzos de americanos al equipo, como por las lesiones, ya que en muchas ocasiones ha tenido que parar por problemas físicos.

La verdad que ahora se presenta un problema para Fundación Baloncesto León, ya que pierde a un jugador con una altura y una envergadura que no abundan en la categoría, quedándose con Matt Wilson como único cinco puro de la plantilla, sin que el americano por el momento haya mostrado una gran adaptación. Es el turno por tanto para hombres como Raúl Mata y José Carlos González, jóvenes valores de la cantera que sumarán más minutos, pero sobre todo debe ser Wilson el que dé el paso adelante que se espera de él para minimizar esta baja.


Texto e imágenes @lsdpg

Anuncios