Sin tiempo para parar, ya que el martes nos espera otra jornada de LEB Oro, mañana hablaremos con detalle de todos los partidos, pero hoy es turno de hablar unos minutos de los dos rookies. Son solo tres jornadas y ni mucho menos nada es definitivo, ni un mal comienzo (hay cuatro equipos con cero victorias) es reflejo de lo que puede pasar a final de temporada, pero es de justicia destacar a estos dos equipos. Cada año, un equipo que llega desde Plata suele sorprender, TAU Castelló el año pasado, hace dos Palma Air Europa, hace tres el OCB…

Pero este año los candidatos parecen claramente dos. En una liga tan igualada hay dos equipos que tienen claro su sino: luchar del minuto 1 al 40. Son Marín Peixegalego y Sáenz Horeca Araberri. Ambos suman en su casillero dos victorias y una derrota, pero la imagen dista mucho del equipo que sube novato, con miedo a la adaptación a la nueva liga. Al revés, son equipos complejos que siempre tienen un cuchillo entre los dientes.

29747937850_9accf4e793_z.jpg
Tim Derksen promedia más de 26 puntos por partido (foto Club Peixegalego)

En Marín, Javi Llorente ha demostrado que es un gran técnico, cosas que todos los que veíamos a su equipo en Plata lo sabíamos. La combinación de la plantilla ha sido perfecta. Cuatro jugadores llevan el peso de los minutos, pero no os confiéis porque en Huesca, se vio que la segunda unidad con Adón y Ferreiro están para jugar. Victoria de mérito contra Melilla, derrota cara contra Coruña donde lucharon hasta el final y victoria en Huesca tras dos prórrogas. Cuatro jugadores por encima de los 30 minutos, Simeón recupera sensaciones, Miso exhibe muñeca y visión de juego a partes iguales (18pt, 5.7as), Múgica es el gladiador que cose todo y el rookie Derksen sorprende a quienes no lo conocían, anotando sin parar (26.3pt) pero ojo a sus porcentajes espectaculares de tiro. A todo ello falta que entre en la rueda un jugador de la calidad de Cain, que entró en la tercera jornada al recibir el transfer. Cuidado con este equipo, que además como local es muy incómodo de ganar.

29548445064_33711ba198_z.jpg
Cvetinovic-Rowley, dupla interior de Araberri (foto Leire Arberas)

Araberri fue el último para todo, para entrar en la liga, para fichar, para cerrar plantilla y ahí está. Arturo Álvarez ha mentalizado a sus jugadores, se ha movido en los últimos coletazos del mercado a la perfección y ha ido sumando un equipo que sabe anotar en estático con mucha facilidad. En defensa Rowley crece desde el centro, buscan presiones determinadas o juguetean con las defensas zonales. De esta manera llevan dos victorias: la primera ante un TAU Castelló que se vio sorprendido y ayer ante un Melilla que, en fase de rodaje, les llevó hasta la prórroga. La derrota fue ante un GBC más “equipo” pero donde los vitorianos siempre estuvieron cerca. Basan su poderío en un bloque de jugadores clave: el griego Papantoniou deja destellos aunque debe buscar regularidad y sobriedad, Berhanesmekel te anota desde donde quieras y Zaid Hearst es feliz en plan “microondas” recordando sus tiempos de estrella en Quinnipiac. Por dentro Rowley da presencia física y responde al juego de pick and roll, mientras Cvetinović tiene barra libre para meter puntos. Con un Óscar Alvarado de sexto hombre, pero muy importante como hombre orquesta (5 asistencias de promedio), y un bloque de jugadores como Lorenzo que se dejan la vida (jueguen uno o diez minutos), este equipo se llevará más victorias seguro.

Solo llevamos tres jornadas, no se deben lanzar campanas al vuelo, pero vamos avisando…

Anuncios