Sigue sin poder sumar triunfos a domicilio el Agustinos Eras E.Leclerc, que cayó por 75-60 en un partido que repitió guión respecto a lo visto en Valladolid, con los de Jareño dando la cara en la primera mitad, pero yendo cada vez a menos con el paso de los minutos, por lo que en la segunda mitad, los andaluces pudieron imponer su mayor acierto, aprovechando la irregularidad visitante. Mala segunda parte, que condena a los leoneses a sumar su segunda derrota del año.

De inicio, salió bien Agustinos, que tomó las primeras ventajas, siempre con un estrecho margen a favor, pero aguantando bien el empuje de Morón. Crook parecía empezar bien, anotando y sumando buenos minutos en la pintura, mientras que Medina y Mbamalu anotaban desde fuera, haciendo que esos primeros diez minutos acabaran con 17-20 a favor de los de Jareño. Los locales apretaban, y empezaban poco a poco a tomar el mando del juego, apoyados en un acertado Alejandro Marín y en Tyler Gaffaney, que comenzaba a destacar en el segundo cuarto, en el que Agustinos trataba de aguantar, cediendo solo la delantera en la recta final antes del descanso, al que se llegaba con un 38-36 que marcaba la igualdad que se veía sobre la pista.

Una igualdad que se iba a romper de salida en el tercer cuarto, cuando Morón daba un primer tirón en el marcador, estirando la diferencia a los nueve puntos a su favor con el 45-36, aprovechando el desacierto anotador de los leoneses, que tardaron más de cuatro minutos en encestar sus primeros puntos en la segunda parte. La dirección de juego de Libroia no funcionaba, y Crook tampoco conseguía imponerse dentro como al inicio de partido, por lo que las pérdidas de balón se sucedían, y solo Millaud pudo cortar esa mala racha, acertando desde la línea de tres para cortar el parcial en contra, e iniciar uno a favor de Agustinos, que reaccionaba para ponerse incluso un punto arriba, con el 47-48, en lo que parecía devolver el choque a la igualdad del primer tiempo. Pero fue solo un espejismo, pues un parcial de 8-1 en la recta final del cuarto dejaba el marcador en 55-49 y volvía a abrir un poco la brecha para Morón, que seguía teniendo en Marín y Gaffaney a sus mejores jugadores.

Los de Jareño trataron de apretar en defensa para que no se escapara el partido, pero no lograban regularidad en esta faceta, y tan pronto lograban agotar la posesión rival sin tiro, como se creaban huecos en la pintura que propiciaban canastas fáciles, por lo que la diferencia no terminaba de bajar, pero tampoco Morón lograba romper definitivamente el marcador a su favor.

Crook seguía sin aparecer, mostrándose muy fuera del partido, algo que demostró cometiendo una falta antideportiva que marcaría el punto de inflexión para que los locales se pudieran escapar. El inglés completaba una mala actuación con esta acción, que hizo que Jareño le sentara a falta de casi seis minutos, iniciando los andaluces la escapada que llevaba la diferencia a superar la decena de puntos, aprovechando el desacierto desde el triple de Agustinos, que solo lograba anotar con apariciones de Dieng y Lacunza por dentro, bagaje insuficiente para acortar distancias, haciendo que la recta final se jugara con todo decidido, quedando el marcador definitivo en 75-60 para Morón.

El 1×1 de Agustinos Eras

Mal partido para el equipo dirigido por Jareño, que se mostró muy irregular en defensa, y desacertado en el tiro, con un rendimiento de más a menos durante el encuentro.

Medina comenzó bien, pero tras el primer cuarto comenzó a diluirse, sin lograr imponer el ritmo de juego que le convenía a los suyos, ni aportar en la anotación.

Tampoco Libroia tuvo buena actuación, con muchas pérdidas de balón tras el descanso en ataque, pese a que en defensa rayó a buen nivel.

Mbamalu fue uno de los destacados en el arranque de partido, pero su aportación ofensiva desapareció tras el descanso, algo que el equipo echó de menos en la segunda mitad.

Millaud trató de sostener al equipo en el tercer cuarto, anotando desde el perímetro, pero el acierto en ese periodo no se mantuvo en los minutos finales, y en defensa no logró brillar tampoco.

Staselis mostró mejor cara que ante Zamora, sumando más minutos en pista, pero sin que su aportación se pueda destacar.

Lacunza volvió tras su ausencia en el partido anterior, y aportó buenas cosas cerca del aro, pero no tuvo gran acierto en el tiro exterior, haciendo además dos faltas muy rápido en el primer tiempo, lo que limitó algo sus minutos en pista.

Dieng fue el mejor de Agustinos en Morón, con mucho más acierto en ataque que ante Zamora, e imponiendo su físico por dentro en una pelea por el rebote que ganaron los locales. Muchos minutos para el senegalés, que tuvo que multiplicarse ante la poca aportación de Crook.

Sergio Martínez volvió a mostrar su regularidad. Su salida a pista en el tercer cuarto coincidió con la mejora de Agustinos, ajustando mejor la defensa, aunque en ataque no pudo brillar.

Por último, Crook no logró completar un buen partido. Tras su MVP la pasada semana, tuvo un comienzo prometedor de partido, pero poco a poco se fue saliendo del choque, con muchos errores en ataque y precipitación en defensa, acabando su actuación a casi seis minutos del final cuando Jareño le sentó tras una antideportiva que era su cuarta falta personal.

Ficha del partido

Aceitunas Fragata Morón – 75 (17+21+17+20): Javier Marín (6), José A. Jiménez (5), Alejandro Marín (16), Chagoyen (9), Okoroba (3) -cinco inicial- Rubén Gutiérrez (-), Gaffaney (16), Alejandro Rodríguez (12), De Assis (2), Cizmic (6).

Agustinos Eras E.Leclerc – 60 (20+16+13+11): Libroia (2), Medina (5), Mbamalu (9), Dieng (9), Sergio Martínez (5) -cinco inicial- Millaud (13), Staselis (2), Lacunza (9), Crook (6).

Árbitros: López Herrada y Planells Caicedo; sin eliminados por faltas personales.

Incidencias: Partido de la jornada 3 en la Liga LEB Plata disputado en el Pabellón Alameda de Morón de la Frontera (Sevilla).


Texto: @lsdpg | Imagen: Agustinos Eras

Anuncios