En tiempos de mudanza, templanza. Así reza el dicho y algo parecido han debido de pensar en tres equipos del grupo AB de la Liga EBA que, tras un año complicado, han decidido apostar por la continuidad en la medida de lo posible. Hablamos de tres equipos gallegos, Baloncesto Narón, Chantada y FEDESA-Instituto Rosalía , cuya temporada 2015/2016 fue, en mayor o menor medida, complicada. El premio gordo se lo llevaron los lucenses, que atravesaron toda clase de vicisitudes en 2016, tal y como nos contaba su entrenador Alberto Gómez. Aunque con menos problemas en forma de lesiones y salidas inesperadas, no le fueron muy bien las cosas tampoco a un Rosalía que se pasó toda la temporada peleando por eludir el descenso, lastrado por un enorme déficit reboteador, del que salieron con la llegada de Swords, salvando la categoría en las últimas jornadas. Por su parte Baloncesto Narón vio como las lesiones y la salida de Rowell Graham le impedían mantener la buena línea inicial, alejándose paulatinamente de las plazas de honor que había ocupado en las primeras jornadas.

samu-barros
Samu Barros seguirá siendo una de las jóvenes promesas a seguir de cerca en Baloncesto Narón (imagen Facebook Baloncesto Narón)

En una categoría tan complicada, le toca a estos tres proyectos reconstruirse de cara a una temporada que será más larga (cuatro jornadas más) y quizás más igualada tras el ascenso a LEB Plata de los dos primeros de la temporada pasada. Esta reconstrucción se hará en todos los casos partiendo de un elemento común, la continuidad del bloque nacional, en la medida de lo posible, que contrasta con los cambios en el banquillo de dos de ellos, el de Chantada, que pasa a manos de Alberto Fafián, y Fedesa, del que se hará cargo Ángel Castro. Por su parte Baloncesto Narón seguirá contando con Pablo Rodríguez tras su buen trabajo en su primera temporada.

Chantada

La temporada pasada acabaron compitiendo con una plantilla muy corta tras las bajas de Carlos Noguerol, Mikel Esnaola y Octavio Cabrera. Ficharon a Adrian Mike, el coach Alberto Vázquez se volvió a calzar las botas, más los minutos que tuvieron David Serantes y Marcos Vázquez, sirvieron para completar la rotación que integraban, en esencia, seis jugadores de los cuales cinco seguirán en el equipo: se trata de Jacobo de Benito, Miguel García Granado, Manu Sánchez Marcos García y David Guerra. Los datos hablan por sí solos de la importancia de estos cinco jugadores: entre todos ellos sumaron el 58% de los minutos del equpo, anotaron el 59% de los puntos del equipo y capturaron el 57% de los rebotes, sumando así el 61% de la valoración total acumulada por los 14 jugadores que dispusieron de minutos. Este año les tocará asumir la responsabilidad de nuevo desde el minuto 1 del primer partidos, con la colaboración del base Miguel Ángel Caballero, todo un seguro que procede de Venta de Baños, Abel Cortés y un Filip Knezevic del que se espera que sea un jugador determinante en la pintura

Baloncesto Narón

En un equipo en el que los extranjeros atraían mucha atención, hasta tal punto que dos de ellos ya han dado el salto a LEB Plata (Rowell Graham apenas necesitó media docena de partidos para hacerse acreedor de un sitio en Valladolid, mientras que Brantley Osborne será el sustituto de Joel Almeida en Xuven), el bloque de jugadores nacionales es el protagonista en esta pretemporada. Contar de nuevo con Samu Barros es un lujo, un jugador cuya progresión hay que seguir de cerca tras una temporada 15/16 a un altísimo nivel, y estará perfectamenten acompañado por Alberto Seco, el capitán con el que compartirá la manija del juego. Junto a ellos otros tres jóvenes que refrendan la apuesta de Narón: Jorge Aller, Alejandro García y un Dani García que con apenas 21 años fue capaz de hacerse un hueco en un juego interior muy potente, demostrando que está en el buen camino.

FEDESA-Instituto Rosalía

Decíamos que Swords fue una de las claves del buen tramo final del equipo, fundamental a a la hora de mejorar una faceta reboteadora que lastraba los resultados. La renovación del americano era un deseo que en tanto no se materializa se ve compensado por la continuidad del otro refuerzo invernal que ayudó en la mejora de los resultados, Darío Suárez. El ex Marín esta temporada será de la partida desde el inicio, como también estarán los otros dos motores del equipo, Pablo Posse y Antón Bouzán, así como Santi Lorenzo, Alfonso Mallo y Jorge Fernández. Un bloque pues muy continuista, apoyado por jugadores de la cantera, y al que a buen seguro se intentará reforzar con la necesaria fortaleza interior que permita pasar menos apuros que el año pasado.

Anuncios