Os presentamos la segunda entrega de los mejores jugadores Sub-22 de la Liga EBA, tras traeros hace dos semanas la primera descripción que hacia hincapie en los jugadores exteriores. Es ahora turno de los jugadores interiores Sub-22 (de 1994 a 1997) en una combinación de calidad, estadísticas, características físicas y posible proyección futura, intentando resaltar los siete interiores más destacados para un futuro Leb a corto plazo.

José Miguel Pérez (1996, 202cm, Santo Domingo Betanzos; 15.2pt, 10.9re, 1.6ta)

El hispano-dominicano se ha centrado este año en explotar todo su potencial en el basket, y ha sido de las noticias más positivas en una temporada donde su equipo se ha visto abocado al descenso. Sus condiciones físicas lo hacen especial. Debe seguir trabajando sus fundamentos técnicos para convertirse en un combo forward poderoso y no sería descabellado probarlo en la posición de tres alto, a un estilo Miquel Salvó en Leb Plata.

Su buena potencia física y su capacidad de salto le hacen tener un instinto para el rebote, con largos brazos es un jugador intimidante y con movilidad para realizar desplazamientos en defensa. Puede poner en balón en el suelo y es capaz de tirar de tres. En ataque le faltan movimientos, aunque las jugadas de continuación y por encima del aro le hacen sumar puntos. Debe mejorar su selección de tiro, así como sus pérdidas (3.2 ppp) e ir mejorando en los fundamentos globales de concepción del juego.

Para conocerle en profundidad:


Filip Bundovic (204cm, 1994, Estudiantes B; 15.7pt, 6.4re).

De esos movimientos extraños que a veces ocurren. El internacional croata en categorías inferiores cambió la primera división alemana (MBC con medias de 5.7pt y 2.2re) por el segundo equipo del Estudiantes que necesitaba refuerzos. La posibilidad de entrenar con el primer equipo le atrajo y quien sabe si podía repetirse un caso como el de Creus de la pasada campaña.

En el EBA ha sido una de las piezas claves, desenvolviéndose en la posición de cuatro, siendo un jugador móvil, al que le falta algo de potencia, que poco a poco va ganando en rango de tiro (su tiro de tres está por pulir), pero que sabe hacerse su sitio en la pintura, causar peligro por ambos lados, y postear en la zona. Sin duda, es un jugador de categoría superior.


Carlos Poyatos (207Cm, 1994, Grupo Juaneda Miramar; 14.4pt, 7.1re, 1.1ta).

Ya ha debutado en Leb Oro y es una de las esperanzas futuras del Palma Air Europa. Para saber más de él, y saber de su potencial tras resaltar estadísticamente en el Grupo C, le preguntamos a los expertos en las islas Baleares @zonarookie sobre él y nos comentan:

De Carlos Poyatos os puedo contar que en EBA su físico le permite dominar la categoría cuando está centrado. Es un 2’07m que con su agilidad y coordinación hacen que pueda hacer mucho daño jugando de fuera-dentro contra los pivots de la categoría y si le meten el 4 les lleva al poste bajo y por altura consigue ver canasta con facilidad. Creemos que es un 4 y que debe orientarse hacia esa posición, aunque no es descartable que pueda llegar a jugar de alero alto. Tiene buen tiro corta distancia (5 metros) y puede meter de media distancia o incluso de 6’75 aunque no es fiable desde el triple.

Tiene buenos recursos, aunque siempre finaliza con mano izquierda, utilizando su mano derecha prácticamente nada, lo que le supone una limitación ante contrarios físicos igualados. Debe mejorar la toma de decisiones y mentalmente, además de trabajar en cuanto a fuerza y piernas, sobre todo capacidad de salto, ya que intimida muy poco para su altura y su envergadura, lo que le provoca que se empequeñezca con pívots más duros que él.

En resumen es un jugador con muchas posibilidades que debe centrarse mentalmente y entender que debe trabajar ciertos aspectos para llegar a categorías que le permitan tener una condición de jugador profesional. Es un jugador que por aptitudes hay que apostar, un 2’07 con esa capacidad de echar el balón al suelo y esa movilidad hay pocos, pero tiene esos condicionantes que he mencionado anteriormente que son indicativos del largo camino a recorrer. En cuanto a sus posibilidades creemos que podría llegar a jugar en Oro pero debe pasar algunas etapas todavía.

Nos gustaría verle pegarse en Plata para valorar mejor ya que la liga EBA de este año encuentro que tiene un nivel bastante bajo y con jugadores de muy pocos centímetros por lo que solo por físico ha podido hacer muy buenos números”.


Placide Nakidjim (205Cm, 1994, Globalcaja Quintanar ; 5.5pt, 9.4re, 2.4ta).

El interior chadiano, ha sido decisivo en su equipo en el puesto de cinco. Tras llegar a España de la mano del Estudiantes de Lugo, fue reclutado por el Real Madrid, donde le descartaron tras brillar en Eba y pasó a Estudiantes. De ahí dio el salto a Plata al Xuven, pero dejó al equipo a mediados de la temporada pasada. Este año se ha consolidado en la categoría dominándola estadísticamente.

Se trata de un interior puro, muy potente, ideal para jugar cerca del aro, y situaciones de pick and roll, aunque apenas usa su mano zurda. En defensa es un valladar, siendo el dueño de los rebotes y un jugador muy intimidante. En Eba es un jugador determinante por su físico, debe mejorar su rango de tiro, ya que a medida que suba de categoría se irá encontrando con rivales más poderosos físicamente y con más altura, pero esta claro que la Eba se le queda algo pequeña.

Para concerle en profundidad:


Terrence Bieshaar (208Cm, 1997, Arenys Basquet; 12.4pt, 8re).

El pivot holandés internacional por este país en categorías inferiores, llego de pequeño a Cataluña y tras pasar por el Barcelona recaló en el Joventut, en cuya órbita sigue. Este año ha debutado en Leb Oro y ha adelantado en la rotación a un Bauzá que sigue buscando su sitio.

Se trata de un interior fuerte, muy activo, grande, que sabe ocupar bien su espacio, y se aprovecha en la zona de ello. Sin miedo a competir, en sus minutos Leb se ha visto que le da igual quien sea el rival. Debe perfilar su fisonomía para ser más atlético y mejorar su movilidad. En ataque se maneja bien en el poste, y sabe aprovechar las continuaciones, aunque debe mejorar los conceptos del juego global para ser más decisivo (3.1 pérdidas), y su selección de tiro para aspirar a niveles más altos. En defensa aunque protege bien su aro, lo pasa mal ante jugadores técnicos rápidos, y debe mejorar sus desplazamientos para jugar a la velocidad de las competiciones Leb. Por su juventud, sus ganas, y su físico, un proyecto más de la Penya a seguir sin duda.

Para conocerle en profundidad:


Simon Birgander (209cm, 1997, CB Clavijo B; 7.1pt, 8.9re, 3.6ta).

Tras la mala experiencia de Raducan, Clavijo se puso a buscar centímetros que formarán la otra parte del triángulo básico del equipo junto a los ya mencionados Gago y Staselis. Y de la segunda división de Suecia llegó Birgander, quien allí destacaba en valoración por su capacidad para los rebotes y tapones. Sin necesidad de adaptación, empezó a brillar e incluso a obtener minutos de valor en Leb Oro con el equipo grande.

@alean11 nos lo describe para zonaocb: “Un jugador que ahora mismo no tiene techo, cuesta ponerle un tope. Desde su llegada al equipo y en los once partidos que ha disputado con el equipo de Liga EBA el Clavijo tiene un balance de 8 victorias y 3 derrotas lo que habla en claro del impacto de este interior en el equipo. A día de hoy no es un gran jugador de poste bajo, sus puntos vienen de balones doblado y jugando bien sin balón. En el momento en el que pueda jugar 1c1 en poste bajo tendrá mucho nivel y su crecimiento será el que él quiera. Junto a su escasez ofensiva se une el peso, es un jugador muy liviano, de todos modos estamos hablando de un pívot que no llega a los 20 años lo que le da una gran margen de mejora. En defensa lo primero que llama la atención es su promedio de tapones por partido, este año en liga EBA 4 por partido. Su mejor actuación este año fue el triple doble frente a Universidad de Valladolid en el que hizo 10 puntos 15 rebotes y 10 TAPONES. En definitiva un jugador con un grandísimo potencial y que esta temporada en LEB Oro ya ha dejado muestras de su gran talento. Sinceramente, un diamante en bruto el que tenemos en Logroño con él y que por ahora continuará en la capital riojana”.


Jordan Djounourou (209, 1997, AD Torrelodones; 11.9pt, 10.2re, 1.9ta).

De los jugadores con más proyección de esta lista, una gran agencia de representación como BeoBasket lleva su carrera, y este año se ha presentado al draft de la NBA, aunque probablemente se eche para atrás. Es un jugador que ha crecido a base de trabajo, buenos entrenadores, jugar minutos y aprender al lado de todo un veterano como Salsón.

Buen físico y envergadura, es móvil para su tamaño, sabe bajar el balón para subirlo, es capaz de postear y correr en transición, se maneja bien en el pick and roll y en el 1×1, y tiene la cualidad de saber asistir. Debe mejorar su concentración, ser más explosivo, y seguir progresando en su tiro de media distancia. En defensa es muy intimidante, y su buena movilidad le ayuda, aunque sufre ante rivales de su altura si son más fuertes, o ante jugadores pequeños más rápidos, pero tiene la predisposición a mejorar esos conceptos defensivos que le faltan.

Para conocerle mejor:


Tras estos quince sub-22 que hemos resaltados hay varios jugadores que podían haber entrado en esta lista perfectamente. En los bases, es el caso del rápido Carlos Calvo (178cm, 1994, Azuqueca), el potente Mike Torres (188cm, 1994, CB Villarobledo), el combo lucense Roberto Abuín (190cm, 1995) ya recuperado de su lesión, Bernat Camarasa (184cm, 1995) que aportó estabilidad a la dirección del Pozo Sotón BVM2012, el debutante en ACB con el Valencia Miguel Martínez (183cm, 1995), la promesa bosnia del Plasencia Sandro Gacic (198cm, 1996), o el crecimiento de David Avila (182cm, 1985).

En las alas podemos destacar al antiguo mvp de la Minicopa Albert Real (189cm, 1997), el asturiano Jose Antonio López, potente alero (190cm, 1996), el escolta tirador del Valencia BC Adria Duch (190cm, 1995), o la pujanza de Alberto Artiles (192cm, 1997),

Es en los jugadores interiores, a semejanza de lo que sucede en las selecciones españolas de formación, donde se observa un déficit claro de jugadores nacionales. Otros pivots que destacan son la fuerza africana del Gran Canaria Mohamed Barro (204cm, 1995), la potencia del congoleño Mukendi (203cm, 1996, Estudiantes de Lugo), o la explosividad del interior del filial del Andorra Wally Niang (206cm, 1996), entre otros.


Imagen :www.cbclavijo.es

Anuncios