Se aproxima el inicio del playoff, que en poco más de 48 horas pondrá a prueba el estado de forma de los mejores equipos de la liga, salvo Quesos Cerrato Palencia. Entre ellos está el Unión Financiera Baloncesto Oviedo, que parece llegar en un gran momento, con tres victorias en las últimas jornadas y varios de sus jugadores transmitiendo las mejores sensaciones del año. ¿Sólo sensaciones? En ZonaOCB somos más de números y gráficos y por eso vamos a comprobar como han evolucionado algunas estadísticas individuales de los pupilos de Carles Marco.

Las estadísticas que hemos analizado son la anotación y la valoración, aunque en algún caso que consideramos necesario hemos añadido los minutos disputados por partido. No lo haremos para todos los jugadores, pues la escasa participación de alguno de ellos y el hecho de que en algunos casos las variaciones experimentadas sean a nuestro juicio irrelevantes nos lleva a intentar simplificar en la medida de lo posible.

Bases

Empezamos por la dirección del equipo. Tras la fugaz presencia de Crosgile, y con el apoyo de Miso, al que analizaremos más adelante, la manija le ha correspondido a Ferrán Bassas y, en mucha menor medida a Javi Marín, cuya baja durante la primera mitad de la temporada y su escasa presencia en pista hace díficil valorar la evolución de sus números: ha disputado 16 partidos en los que ha promediado entre cuatro y seis minutos en pista, anotando menos de un punto por partido y valorando negativo (unas décimas).

Nos centramos por tanto en Bassas , cuya progresión, como podemos ver, ha sido evidente. Con muchos minutos en pista, más de 30 por partido, su producción anotadora ha ido subiendo y, en paralelo, su valoración media también se ha incrementado con el paso de los partidos, aprovechando sus excelentes números en las asistencias (recordamos, récord histórico de la liga) y también en el rebote:

Bassas


Exteriores

En el resto de puestos exteriores la plantilla se ha caracterizado este año por la versatilidad de los jugadores que la integran, con casi todos ellos jugando con bastante libertad de movimientos. No podemos pasar por alto otra cuestión fundamental: la jerarquía de Swing durante la primera vuelta y la necesidad de que sus compañeros dieran un paso al frente desde el momento en que se produjo su salida tras la jornada 16. Ese paso ha sido evidente y los gráficos que acompañamos lo atestiguan.

Hearst había llegado en la jornada seis y no se ha perdido un partido desde entonces. Tras un gran comienzo, su peor momento llegó en las últimas apariciones de Swing y en el primer partido sin este (cuando Hearst llevaba entre 9 y 11 partidos). Después consiguió recuperar su sitio (como podemos comprobar en el número de minutos por partido), aumentando también sus capacidad anotadora y la valoración obtenida por partido:

Hearst

Aún mayor, mejor y más constante ha sido el avance experimentado por Andrés Miso, cuyos minutos en pista han sido cada vez más desde su llegada en la jornada 9, como también lo han sido los puntos anotados y la valoración por partido. No quedan dudas sobre su adaptación a una competición que no conocía y en la que ha demostrado que es un jugador con jerarquía para dominar los partidos desde cualquiera de las tres posiciones exteriores:

Miso

En tercer lugar hacemos referencia a Víctor Pérez, el único exterior con una presencia constante a lo largo de la temporada, motivo por el cual no incluimos los minutos en pista en el gráfico. Empezó muy bien la temporada, aportando en muchas facetas en las que no es un especialista, pero a medida que Swing acaparaba protagonismo, el sevillano fue decayendo en sus números. En la segunda vuelta, con altibajos, ha dado un paso al frente:

Víctor

Por último incorporamos un gráfico con datos de Diego Sánchez y Agustín Prieto, dos jugadores de la casa cuya importancia en el equipo ha ido decayendo a medida que avanzaba la liga. En este caso sólo incluimos este dato, el de la media de minutos en pista a medida que avanzaba la liga, sin tener en cuenta aquellos partidos en que estando disponibles, no llegaron a participar. Diego empezó jugando mucho en la posición de cuatro, donde le cuesta más rendir, sobre todo si lo hace no como una solución puntual, sino como un recurso recurrente. Agustín también fue perdiendo su sitio con el transcurso de los partidos:

Prieto y Sánchez 30J


Interiores

Finalizamos el repaso del 1×1 del OCB con los jugadores interiores, donde ha habido muchos menos cambios que en el perímetro: tan sólo la incorporación de Drew Windler en el último tercio de liga (aunque tampoco lo mostramos gráficamente al no haber tenido demasiados partidos -7-, tanto sus minutos en pista como la anotación y valoración han avanzado bastante desde que llegó a Oviedo hasta acabar en 10 minutos, 5.6 pt y 3.7 de valoración).

Resulta llamativo comprobar que los dos únicos jugadores cuyo rendimiento ha ido claramente a menos a lo largo de la liga comparten posición, pues son los dos alapivots: Fernando Fernández Noval y Kevin van Wijk.

El neerlandés regresó de Lugo y su comienzo de temporada estuvo marcado por un rendimiento muy diferente en función de que el partido se disputara en casa, donde estaba entre los mejores, y fuera, donde sufría más. Sin embargo, desde la jornada 10, apenas ha conseguido realizar media docena de partidos realmente buenos, por lo que sus números han caido de forma constante:

Kevin

Por su parte, Fernández Noval ha sido una de las incógnitas de la temporada. Procedente de Plata, tenía ante sí el reto de ser importante en Oro y, vista la evolución inicial, parecía que podía lograrlo. Sin tener demasiados minutos en pista, los aprovechaba bien para ir creciendo. Pero al igual que su compañero de posición, todo se torció desde que llegó diciembre. En su caso, además, ha habido varios partidos en los que no ha participado y otros muchos en los que su presencia en pista ha sido puramente testimonial:

Fernando

En la posición de cinco, Cabanas, al igual que Marín en la de uno, ha visto como su temporada quedaba marcada por la sucesión de lesiones musculares que le han aquejado. Poco a poco, y con alguna interrupción, ha ido entrando en el equipo para dar minutos a Trist e incluso para que este pasase con poca fortuna a la posición de cuatro. Pese a todo su evolución ha sido notable, gracias en buena medida a su capacidad reboteadora, que le ha hecho incrementar su valoración por partido de forma más rápida de lo que lo hacía la anotación que aportaba:

Cabanas

Cerramos con Trist, el center de referencia, con una evolución muy típica en los rookies: No le costó hacer buenos números desde el principio, pero a medida que avanzaba la liga su producción anotadora fue disminuyendo. El buen trabajo de los técnicos le ha convertido en el último tercio de liga en un jugador con muchos más recursos de los que tenía cuando llegó, con una mejor lectura del juego ofensivo del equipo y capaz de volver a sacar provecho de sus virtudes en el poste:

Trist

Anuncios