El Pozo Sotón BVM prolonga su racha triunfal en Oñón tras imponerse a un Agustinos Leclerc al que hizo sufrir durante los 40 minutos para acabar llevándose una victoria ajustada, casi agónica, ante un entregado público. La figura de Bernat Camarasa emergió por encima de todos para decantar el partido a favor de los de Arturo Álvarez

bvm agustinos.png

Desde el principio quedó patente que el duelo entre Pozo Sotón BVM y Agustinos Leclerc era de altos vuelos. En un abrir y cerrar de ojos el marcador se situaba en un empate a siete con ambos equipos anotando todo lo que tiraban a canasta. En estos primeros compases vimos a un gran Diéguez, que penetraba como un cuchillo haciendo gala de un 1×1 de mucho nivel. También pudimos disfrutar de algún cara a cara entre dos jugadores llamados a jugar en categoría superior, Tim Dezelski y Dionte Ferguson. Con los locales cargándose de faltas con rapidez, los leoneses consiguieron abrir distancia en el marcador, aprovechando algunos fallos desde el 460 de Rod Gonçalves. Sergio Alonso entraba para encargarse de la dirección, compartiendo backcourt con Dieguez, y los de Adrián Álvarez parecían consolidar su crecimiento, hasta el 14-23. Sin embargo una canasta de Rod, un par de tiros libres de Luán y la desafortunada lesión de Sergio justo cuando Diéguez estaba descansando por primera vez, parecieron frenar la arrancada visitante. La confirmación de que el Pozo Sotón no se iba a marchar del partido con facilidad la puso de nuevo la pareja brasileña, con una jugada en la que Luan apuraba la posesión para que tras su tiro Rod lograra un rebote ofensivo que se tradujo en un 2+1 con el que se llegaba al final del primer cuarto con un igualado 21-23.

La racha anotadora de los locales no se detendría aún, pues en el inciio del segundo era de nuevo Luan el que lograba poner la igualdad en el marcador. Sin embargo, a raiz de un estratosférico mate de Ferguson los leoneses conseguían rehacerse, parando por completo el ataque de los de Arturo. Los interiores del Pozo Sotón pasaban minutos de desconexión, con lo que la fluidez ofensiva desaparecía. Esta situación supuso que apenas se anotaran 10 puntos en cinco minutos del segundo cuarto (25-29 para Agustinos Leclerc). Fue entonces cuando Camarasa dio el primer empujón a los suyos. El base, llegado a Mieres en el mercado invernal, anotó un triple que empataba a 29, al cual siguió una canasta de Rod Gonçalves que obligaba a Adrián Álvarez a parar el partido. Agustinos estaba sufriendo una hemorragia de pérdidas y su precisión en el tiro había desaparecido. Prueba de ello es que en este segundo cuarto apenas harían 10 puntos, quedándose en 33, siete por debajo de los 40 de un Pozo Sotón BVM en el que Tim Dezelski apenas aparecía con cuentagotas y al que Arturo hubo de sustituir cuando cometió la segunda falta.

A la vuelta de los vestuarios Agustinos salió con las cosas bastante claras. Había que hacer daño por dentro a un equipo local en el que Rod Gonçalves hacia estragos en el rebote, pero al que en defensa se le podía hacer sufrir. Dieguez primero y Ferguson después, llevaban el marcador hasta el 45-43. Un efectivo Sergio Martínez protagonizaba tanto el ataque visitante, como una falta técnica rápidamente compensada por los árbitros con otra señalada a Camarasa (seguida de otra a Rima por flopping y una antideportiva a un jugador del BVM, en unos minutos de intensa actividad arbitral). Agustinos había conseguido darle la vuelta al partido desde la pintura, logrando una ventaja de tres puntos al final del tercero (53-56) que hacía presagiar una infartante fase final del encuentro, como lo fue la última jugada del tercer cuarto en la que tanto Luan como Rod estuvieron cerca de colocar a los suyos a un solo punto.

El último parcial se inició con un intercambio de triples y de fallos por ambas partes, tras el cual la ventaja para Agustinos se mantenía inalterada (60-63). Sin embargo la caldera de Oñón se puso de inmediato al rojo vivo cuando Luan conseguía un triple que colocaba al Pozo Sotón 65-63, obligando a los visitantes a solicitar un tiempo muerto, del que no saldrían con un panorama mucho mejor, pues un mate en contraataque de Salsicha y un corte de balón de Camarasa parecían lanzar a los de Arturo Álvarez. No estaba sin embargo por la labor Jaime Diéguez de que el BVM siguiera invicto en casa, y con un triple y un robo sin tiempo para respirar ponía la primera piedra de una nueva remontada que culminaría él mismo con un nuevo triple (67-68). Las espadas en todo lo alto y el momento de que Camarasa, que ya había anunciado sus intenciones, culminara su noche de gloria. Falló un triple, pero Luán robó de inmediato el balón para dárselo de nuevo y que forzara un dos más uno con el que empatar el partido a 71. Aunque de nuevo Sergio Martínez anotaría fácil para el Agustinos, Camarasa apuntalaba a los suyos desde el perímetro (74-73). No era suficiente. Quería más. De inmediato, otro triple, un robo y una canasta espectacular en penetración. Era el 79-73 con el que se llegaba al último minuto y medio. Intentó Diéguez asumir la responsabilidad de los suyos, sin acierto desde el triple, y en medio de una sucesión interminable de faltas y tiros libres (alguna de ellas sin que diera tiempo ni a que se pusiera el balón en juego), se llegó al final del partido con 84-78, no sin que antes fuera descalificado Sergio Martínez por protestar unos pasos que le fueron señalados en uno de los últimos ataques.

En cuanto a los mejores del partido, las estadísticas no refrendan demasiado las sensaciones. El hombre del partido fue Camarasa, verdadero motor del Pozo Sotón que logró hacerse con una victoria de mucho mérito. Logró 23 puntos pero se quedó en una valoración de 18. A su lado, un gran Luan Pereira, que robó balones decisivos, anotó en los momentos en que más falta hacía y llevó bien el ritmo de los suyo (16 puntos, 13 de valoración). En la zona, Rod Gonçalves fue un baluarte en el rebote (capturó 13) y con 10 puntos alcanzó las dobles figuras en ambos apartados, hasta los 12 de valoración. Sin embargo, y pese a una actuación bastante lagunar, el jugador con mejor valoración en los locales fue Tim Dezelski (30 de valoración, 13 puntos y 9 rebotes).

En Agustinos Leclerc asumió el mando de operaciones desde el minuto 1 hasta el 40 Jaime Diéguez, al que los números si hacen justicia. MVP del partido (31), con 30 puntos y 5 rebotes. En los minutos finales intentó sin éxito rescatar a los suyos. Con una valoración muy cercana a la de Diéguez acabó Ferguson (27 créditos, 21 puntos y 8 rebotes), aunque sus números fueron mejores que su impacto en el juego. Nos quedamos también con la actuación de Sergio Martínez, decisivo cuando su equipo necesitaba efectividad bajo el aro (12 puntos, 5 rebotes) y también hizo un buen trabajo en la dirección Rubén Pérez Yanes.

Con esta victoria, el Pozo Sotón BVM sigue mirando hacia arriba, pues se sitúa empatado con el segundo clasificado (Hiled Queso Zamorano, que hoy juega contra Fundación Baloncesto León), y a dos victorias del líder, el propio Agustinos Leclerc, que debe seguir trabajando para confirmar esa primera posición global AA-AB que le permitiría albergar una fase final.

Anuncios