Tras la Copa LEB Plata, hoy llega la segunda final de la temporada a las competiciones FEB: la Copa Princesa, que disputarán esta noche, a partir de las 21:00, Quesos Cerrato Palencia y Club Melilla Baloncesto.

Ambos equipos han sido, con diferencia, los más sólidos de lo que llevamos de temporada y por eso apenas han cedido dos derrotas los palentinos y cinco los melillenses, lo que les permite tener amplio margen en la liga sobre sus perseguidores en la liga regular. Ese firme caminar les llevó a clasificarse para la Copa Princesa, en la que los dos ya saben lo que es ser campeones (Palencia es el vigente campeón y Melilla lo ha sido tres veces, la última en 2010).

La final se celebra un mes después de que ambos equipos se enfrentaran en el último partido de la primera vuelta, con victoria de Melilla en la pista de Palencia 80-83 en un partido resuelto en la prórroga y que suponía la segunda derrota del año para el Quesos Cerrato, ambas en su pista, tras haber caído ante Breogán en su debut doméstico. Ese no ha sido el único enfrentamiento de estos equipos, pues en pretemporada Palencia se impuso por 69 a 65 a Melilla.

Dos estilos de juego muy diferentes, frente a frente. La exigencia defensiva de Palencia, que roba y castiga cada pérdida del rival con contras fulminantes, frente a un Melilla que es letal desde el perímetro y que puede buscar a sus interiores para hacer daño a Palencia con ataques dentro fuera, donde quizás más sufren los de Sergio García, quien tendrá que buscar un antídoto efectivo para las defensas zonales de Alcoba, una de las mejores armas de un Melilla que no quiere que Palencia revalide título.

El juego de uno y otro es muy distinto, pero ambos equipos tienen algo en común, plantillas rebosantes de calidad: el trío interior de Palencia no perdona en la pintura, mientras que Blanch empuja al equipo al son que marca un Dani Rodríguez al que en sus mejores noches nadie puede parar en el 1×1. Melilla por su parte tiene a un Sonseca que parece ir ganando protagonismo, con unos Manzano y Edwards con su versatilidad que se suman a la fiesta apoyados por un perímetro en el que son protagonistas el siempre elegante Zengotita y un Suka que se multiplica para hacerlo bien en todas partes.

Banco de datos

Aunque en casa Quesos Cerrato Palencia no tiene el expediente inmaculado que presenta a domicilio, es el segundo mejor equipo local de la liga, con sólo las dos derrotas citadas en nueve partidos. Por su parte, Club Melilla Baloncesto presente un balance correcto a domicilio, con seis victorias en diez partidos, habiendo logrado una de sus victorias en el escenario de esta final, el Marta Domínguez de Palencia.

Se enfrentan el segundo y el tercer mejor ataque de la liga (Melilla promedia 81.1 pt, por 79.8 de Palencia), con una elevadísima eficiencia ofensiva de los de Alcoba (114 pt cada 100 posesiones, 1º), y un buen dato de Palencia (108 pt/100 pos, 4º).

Si Melilla destaca en lo ofensivo, Palencia es el líder en el aspecto defensivo, con la mejor eficiencia defensiva de la liga (95 pt recibidos cada 100 posesiones), mientras que Melilla se queda atrás por muy poco (99 pt, 3º), lo que se traduce en que sean los dos equipos que menos puntos encajan por partido (69.4 Palencia por 70.9 de Melilla).

Melilla presenta el mejor porcentaje de acierto en tiros de dos (55.1%), muy superior al de Palencia, que apenas llega al 49% (el sexto peor de la liga). También lidera Melilla en acierto exterior, con un 40.3%, dejando también atrás a Palencia (35.1%, 6º).

Palencia es el equipo que más tira de dos (44 por partido), y el segundo que más anota (22), superando por poco a Melilla (21 T2 anotados por partido). La selección de tiro exterior de Melilla es excelente, como hemos visto por su porcentaje, lo que conjuga con que tira poco desde el perímetro (5º que menos lo hace, con 22 por partido, anotando 9). Aún menos se prodiga Palencia por la línea de tres, con apenas 19 intentos por partido (2º que menos), anotando apenas 7 por partido, superando sólo a Peñas Huesca.

En cuanto a la capacidad reboteadora, ambos equipos están entre los más fuertes de la categoría: Palencia se hace con 35.7 por partido y es 2º, pero es que Melilla logra 33.6 y es 5º. Destacan especialmente en el defensivo (1º y 3º con 25 y 24 por partido), con números algo menos llamativos en el ofensivo (10.5 y 9.4, 6º y 8º respectivamente). En cuanto a las tasas reboteadoras ambos equipos se encuentran en porcentajes similares en el aro propio (70%) pero la diferencia en el aro contrario es ligeramente favorable a Melilla (32.8% frente a 31.5).

Una de las grandes diferencias entre ambos equipos está en el ritmo de juego de uno y otro: mientras que Palencia juega a un alto ritmo de 73.8 posesiones por partido, el cuarto más elevado de la liga, Melilla se encuentra en el extremo opuesto, cuarto más lento, con 71 posesiones por partido.

Los protagonistas: las primeras unidades de ambos finalistas

Quesos Cerrato Palencia

La configuración de la plantilla, con dos jugadores de similar nivel en casi cada puesto, y la alta rotación impuesta tanto por Fisac primero como por Sergio García después, nos dejan un reparto de minutos bastante equitativo. Así, por ejemplo Dani Rodríguez sólo ha disputado 20′ más que Dani Pérez, McCarron ha salido en el quinteto inicial en casi todos los partidos, pero se ve superado en minutos en pista por Joan Tomás (que se enfrenta al equipo del que llegó este verano) y Blanch. En el interior las cosas están más claras, con Barnes como único cinco hasta la llegada de Okoye, que ocupa la plaza de Vicens, el único cuatro con pocos minutos, frente a Urko y Fakuade, con el vasco por delante del ex Força Lleida.

  1. Dani Rodríguez: Promedia 22′, 11.1 pt, 1.2 rb, 1.9 as y 7.2 val.

  2. McCarron: Promedia 20′, 7.4 pt, 2.8 rb, 1.1 as y 6.8 val.

  3. Blanch: Promedia 24′, 11.5 pt, 3.4 rb, 1.6 as y 12.4 val.

  4. Otegui: Promedia 25′, 8.6 pt, 6 rb, 1.9 as y 12.1 val.

  5. Barnes: Promedia 27′, 11.9 pt, 7.8 rb, 0.6 as y 16.7.

Esta primera unidad sólo permanece en pista el 58% de los minutos disputados hasta ahora. Entre los cinco suman el 63% de los puntos, el 59% de los rebotes, el 55% de las asistencias y 64% de la valoración de su equipo.

Club Melilla Baloncesto

Quizás tenga aún más nombres en su plantilla que el Quesos Cerrato, pero también la diferencia entre su primera y segunda unidad está más claramente definida, salvo en las posiciones exteriores, donde la baja por sanción de Pablo Almazán en el último partido le hizo ser adelantado en minutos disputados por un Asier Zengotitabengoa que es el máximo anotador de su equipo. Veremos como afecta en el futuro la reciente llegada de Jorge Sanz para competir en el uno con Josep Franch al que le da más relevos Suka que el otro base, el local Pelayo Larraona.

  1. Franch: Promedia 26′, 6.7 pt, 2.7 rb, 3.1 as y 7.2 val.

  2. Suka: Promedia 27′, 11.6, 2.8 rb, 3.9 as y 12.4 val.

  3. Pablo Almazán: Promedia 24′, 8.2 pt, 3.4 rb, 2.4 as y 10.2 val.

  4. Edwards: Promedia 25′, 9.9, 6.3 rb, 0.8 as y 13.7 val.

  5. Sonseca: Promedia 24′, 11.4 pt, 6.6 rb, 1.3 as y 14.9 val.

Los cinco acumulan el 62% de los minutos disputados hasta ahora. Entre los cinco suman el 58% de los puntos (porcentaje lastrado por la consideración de Zengotita como segunda unidad), el 64% de los rebotes, el 75% de las asistencias y el 64% de la valoración de su equipo.

La opinión del experto

Para saber qué nos podemos encontrar en el partido de esta noche, hemos hablado con Gonzalo García de Vitoria, entrenador de Ourense Provincia Termal, campeón precisamente con Melilla en 2010 y quien comentará la final en FEBtv:

Mientras que Palencia son un bloque, no hay dependencia de nadie y defensivamente es un equipo muy consistente, con muy pocas fisuras, Melilla creo que es más talentoso individualmente, tienen jugadores determinantes en esta competición. A pesar de ese talento ofensivo, también tienen muchos jugadores con una capacidad física muy importante para tener un nivel defensivo muy fiable.

El nivel de acierto va a ser clave, especialmente en el tiro de 3 puntos. En un partido con jugadores de tanto nivel, si un equipo domina la línea de 3 puntos y el rebote, puede tener una ventaja que al final sea decisiva. Otro factor será como afrontar la tensión del inicio y del final del partido, aunque ambas plantillas tienen jugadores con mucha experiencia en partidos importantes.

Es complicado acertar a la hora de dar un favorito, pues Palencia juega en casa y desde que existe este formato nadie ha perdido una final en su casa (en LEB Oro), pero Melilla ya ganó en la 1ª vuelta y tiene la mejor plantilla de la liga”.

Si la semana pasada disfrutamos de un gran espectáculo con la Copa LEB Plata, estamos seguros que esta noche no será menos y Quesos Cerrato Palencia y Club Melilla Baloncesto convertirán en una fiesta del baloncesto LEB la final de la Copa Princesa. Sólo queda disfrutarla.

Anuncios