El Unión Financiera Baloncesto Oviedo se impone (65-69) por primera vez en el Pazo Paco Paz a un Ourense Provincia Termal al que le bastaron 10 minutos buenos para poner contra las cuerdas al mermado equipo de Marco

Sin Fernando Fernández, lesionado en el calentamiento, y con Miso disponible sólo durante medio partido (también con problemas físicos), el OCB al menos pudo contar de nuevo con Marín y Cabanas para completar la rotación, aunque el combo aragonés apenas estuvo cinco minutos en pista para dar descanso a un Bassas que cada partido acaba agotado. Esta situación no es exclusiva del base catalán, pues con apenas siete jugadores jugando con continuidad, el equipo acaba sufriendo excesivo desgaste.

El partido tuvo en su primera mitad claro color visitante, salvo en los primeros minutos y en el tramo anterior al descanso en el que los de Gonzalo mejoraron mucho con Rivero y Rejón en pista, logrando recortar la primera gran ventaja del Unión Financiera, para irse al vestuario apenas 6 abajo, menos de la mitad de la desventaja que habían llegado a acumular.

En el arranque del tercero COB volvió a salir mal como había hecho en el segundo, con lo que el Unión Financiera consiguió la máxima ventaja del partido, 15. Sin embargo, el acierto final de Kapelan, que se prorrogó durante el inicio del último parcial, llevó a un parcial de 13-0 que ponía un marcador muy igualado. El equipo de Marco sufría para construir el juego, con dificultades para pasar de medio campo en una ocasión (sancionado por no hacerlo en ocho segundos) y con un error de Trist que se quedó en la zona más de 3”, regalando preciosas posesiones a los de Gonzalo.

La solidez en el rebote del Unión Financiera fue una de las claves de su victoria, pues así llegaron muchos puntos, anotados en segundas y terceras oportunidades. Con los dos equipos muy desacertados desde el perímetro, el juego interior se convirtió en la clave y ahí emergió un Trist irregular pero productivo (19 puntos en 13 tiros de campo y 5 TL, 6 rebotes y 24 de valoración, MVP y máximo anotador del partido) y un Cabanas en su mejor versión (10 puntos, 6 rebotes, 15 valoración). Hearst asumió bastantes tiros, con acierto decreciente (12 puntos), y un par de triples de Víctor en los que volvió a aparecer la capacidad para dar un pase extra y conseguir posiciones claras, fueron determinantes en el ataque de los de Marco.

Por su parte en Ourense Provincia Termal vimos algunas de las características propias de un equipo condicionado por su especial situación. Con jugadores aún muy jóvenes e irregulares, como un Salash que no acaban de dar un paso adelante respecto al año pasado, son Rejón y Rivero los que intentan dotar al equipo de consistencia. Kapelan es el gran anotador del equipo y cuando entra en racha resulta muy difícil de parar, siendo además un jugador que ayuda en la dirección con relativa solvencia. Por dentro, Rowley no es el de Coruña aunque es capaz de hacer buenos números. Especial mención para Barreiro, que realizó una gran actuación y fue el MVP y máximo anotador de su equipo (empatado en este apartado con Kapelan) con 18 de valoración y 16 puntos.

Anuncios