En zonaocb.com queremos rendir un pequeño homenaje a los jugadores que han destacado en la temporada 2014/2015 de la LEB Oro y que nos han hecho disfrutar de grandes momentos de baloncesto.

Por eso hemos elaborado cinco quintetos diferentes en los que damos cabida a los veteranos que siguen dominando la competición, las jóvenes promesas, los jugadores que más han progresado, los mejores debutantes y por supuesto a los MVP.

alvaro muñoz

QUINTETO IDEAL

Uriz: La gran temporada de Valladolid le ha situado en una posición inmejorable para acceder a la ACB, pero ya señalamos a mediados de temporada que las puertas de la máxima categoría se le deberían haber abierto antes. En sus cinco temporadas en LEB Oro siempre ha rendido a buen nivel, mostrando una gran regularidad. Destaca por capacidad anotadora tanto en penetración como desde el perímetro, aunque por encima de todo es un gran asistente, el mejor de la liga por segunda temporada consecutiva. Omnipresente en el juego, a su capacidad de dirección ha añadido este año una notable mejoría en defensa.

Estadísticas: en liga regular, 10,6 puntos y 5,2 asistencias para 14,7 de valoración; en playoff, 11,3 puntos y 2,8 asistencias para 11,3 de valoración

Llorca: Es capaz de destacar en un Breogán plagado de grandes jugadores. Fue el exterior más destacado de la Liga Regular, gracias a la polivalencia que ha demostrado a lo largo del año. Es un gran defensor, muy intenso y rápido, que resulta imparable en transiciones y penetraciones. En ataque estático aporta también tiro exterior lo que sumado a su capacidad reboteadora le convierten en un jugador que también apunta a ACB.

Estadísticas: en liga regular, 12,4 puntos y 4,6 rebotes para 16,3 de valoración; en playoff, 16,9 puntos y 3,6 rebotes para 16,6 de valoración

Muñoz: En su segundo año en Oviedo ha acentuado las virtudes mostradas en el primero, en especial su capacidad reboteadora y la capacidad para anotar desde la pintura. Es un jugador muy versátil, capaz de ayudar al base a subir el balón, anotar desde el perímetro, penetrar e incluso pelear en el poste alto con jugadores con bastantes más centrímetros que él. Ha demostrado además una gran capacidad física, siendo uno de los jugadores con más minutos disputados a lo largo de la temporada.

Estadísticas: en liga regular, 12,3 puntos y 4,6 rebotes para 12,9 de valoración.

Coppenrath: En su octava temporada en LEB oro ha conseguido en Burgos su sexto ascenso a ACB, los últimos cinco de forma consecutiva. Es capaz de lograr grandes números pese a realizar un trabajo fundamental en favor del equipo y de que en un equipo tan completo como Burgos sus minutos en pista son menos de lo que tendría en casi cualquier otro equipo. Pívot muy clásico, rebotea y anota con facilidad desde la pintura y se aleja de la zona para ser clave en el pick and roll.

Estadísticas: en liga regular, 11,6 puntos y 6,6 rebotes para 16,5 de valoración.

Guillén: poco se puede decir que no hayamos repetido mil veces. El mejor jugador de la liga. Al contrario que Coppenrath, dispone de muchos minutos por partido, pero lo hace como objeto de todas las atenciones defensivas del rival, lo que no impide que logre cada año unos números espectaculares que, por otra parte, no explican más que una pequeña parte de lo que aporta a la competición.

Estadísticas: en liga regular, 16,4 puntos y 6,4 rebotes para 20,4 de valoración.


Debutantes

Kudlacek: Llegó en noviembre para cubrir las necesidades en la dirección de Clavijo, tras los problemas de Ogirri y la lesión de Arévalo. Ha sido clave en la reacción del equipo gracias a su excelente rendimiento en la dirección y a su capacidad anotadora en penetración. Gran asistente, su gran punto débil es el tiro exterior, aunque también tiene margen de mejora en el aspecto defensivo.

Estadísticas: en liga regular, 11,4 puntos y 4,8 asistencias para 14,6 de valoración.

Brizuela: en Peñas Huesca ha compartido la condición de comboguard con otro jugador interesantísimo como Josep Pérez. Capaz de dirigir al equipo, es sobre todo un jugador de grandes rachas anotadoras, muy difíciles de cortar, siendo pura dinamita. Cedido por Estudiantes, donde ha vuelto ya para ayudar al equipo en ACB.

Estadísticas: en liga regular, 12,1 puntos y 2,5 asistencias para 9,9 de valoración.

McDowell: uno de los grandes fichajes de la temporada, Palencia notó demasiado su ausencia en la parte final de la liga regular. Llegó procedente de la liga australiana, como Carlson, y mostró una rápida adaptación, convirtiéndose en el máximo anotador del equipo. Uno de los jugadores más elegantes de la categoría, es un gran tirador y se maneja con habilidad en la pintura. Dentro del gran nivel que mostró en los playoff, deja para el recuerdo un gran último minuto de partido en el tercero ante Breogán, en el que anotó dos canastas decisivas para llegar a la prórroga.

Estadísticas: en liga regular, 11,1 puntos y 3,7 rebotes para 11,3 de valoración; en playoff, 15 puntos y 5,7 rebotes para 15,7 de valoración.

Glover: el mejor debutante de la temporada, imponente en la anotación desde el primer minuto de la liga, ha sido uno de los jugadores más importantes de Palma, un recién ascendido que ha dispuesto de un quinteto de lujo. Buen defensor y fuerte en el rebote, su rendimiento bajó mucho en los playoffs, en los que participó tras haber estado ausente durante un par de semanas en los que se especuló con su salida definitiva del equipo.

Estadísticas: en liga regular, 15,3 puntos y 4,7 rebotes para 13,7 de valoración; en playoff, 9 puntos y 2,5 rebotes para 3 de valoración.

McGhee: llegó a Breogán a finales de diciembre y su incorporación supuso que el juego interior del histórico club gallego se conviertiera en el más fuerte de la categoría. A diferencia de sus compañeros no se trata de un jugador caracterizado por la movilidad, sino que maneja el partido desde el poste bajo, donde se muestra casi imparable a menos de tres metros del aro. En defensa resulta difícil de superar, siendo uno de los jugadores que mejor se imponen en el rebote. Tiene su talón de aquiles en los tiros libres, lo que le convierte en un blanco ideal para las faltas en momentos de marcador ajustado.

Estadísticas: en liga regular, 11,1 puntos y 7,4 rebotes para 13,4 de valoración; en playoff, 9,7 puntos y 7 rebotes para 12,9 de valoración.


Jóvenes

Bassas (1992): en su segundo año en la LEB Oro ha dado un enorme paso adelante, supliendo con solvencia la baja en Oviedo CB del mejor base del año anterior, Fran Cárdenas. Imparable en penetración, buen tirador exterior y gran asistente.

Estadísticas: en liga regular, 9,9 puntos y 4,8 asistencias para 13,6 de valoración.

Abalde (1995): aunque ha disputado muchos minutos ya con el Joventut, ha sido el mejor jugador de su equipo, el descendido Prat, lo que le ha llevado a ser un habitual en los quintetos ideales de la jornada. Su altura le permite destacar en el rebote y su elegancia le hace ser importante en ataque.

Estadísticas: en liga regular, 12,7 puntos y 4,5 rebotes para 11,3 de valoración.

Vicedo (1994): su fortaleza en el rebote es el complemento perfecto para un jugador muy preciso en el tiro exterior. Su versatilidad le hace ser un jugador muy peligroso. Esencial para el funcionamiento de Peñas Huesca, en cuanto ha finalizado la LEB Oro ha vuelto a jugar en ACB. Al igual que Brizuela, ha sido recuperado por Estudiantes una vez finalizada la temporada.

Estadísticas: en liga regular, 12,6 puntos y 4,6 rebotes para 11,3 de valoración.

Fieler (1992): Destaca por su capacidad atlética y por su versatilidad, que le permite destacar tanto cuando juega abierto como lo hace bajo el aro, donde rebotea con facilidad y defiende con inteligencia. Su progresión durante la temporada le ha llevado a destacar en un equipo muy coral y en un puesto en el que hay mucho talento en la LEB Oro.

Estadísticas: en liga regular, 8,1 puntos y 4 rebotes para 8,9 de valoración; en playoff, 11,4 puntos y 5,4 rebotes para 11,9 de valoración.

Guerra (1992): Otro jugador cedido por Estudiantes, en este caso a Força Lleida, donde se ha convertido en uno de los pilares fundamentales del semifinalista del playoff y, junto a Javi Múgica, una de las mejores parejas interiores de la liga. Su altura y su movilidad le convierten en un bastión en defensa y en un peligro en ataque en cada balón que hubiera por encima del aro.

Estadísticas: en liga regular, 12,1 puntos y 6,3 rebotes para 13,9 de valoración; en playoff, 9,4 puntos y 4,8 rebotes para 8,6 de valoración.


Veteranos

Rivero: En su segundo año en Ourense ha recuperado su mejor nivel tras dos temporadas algo más grises por problemas físicos. Fundamental en defensa y en el tiro exterior, es un gran director de juego.

Estadísticas: en liga regular, 11,6 puntos y 3,3 asistencias para 14,5 de valoración; en playoff, 9,1 puntos y 2,3 asistencias para 9,1 de valoración.

Montañez: Jugador decisivo en Valladolid donde ha demostrado un año más que se trata de un jugado muy completo, que puede asumir la responsabilidad anotadora al tiempo que ayuda en la dirección del juego. Junto con Uriz, Pino, Lucas y de la Fuente conforma el mejor quinteto nacional de la Liga.

Estadísticas: en liga regular, 11,4 puntos y 1,9 asistencias para 10,3 de valoración; en playoff, 10,2 puntos y 1,7 asistencias para 5,8 de valoración.

Bravo: el mejor jugador de la temporada en un irregular Melilla. Sigue siendo uno de los jugadores más peligrosos desde el perímetro.

Estadísticas: en liga regular, 12,5 puntos y 2,7 asistencias para 11,8 de valoración; en playoff, 6,5 puntos y 2 asistencias para 6,5 de valoración.

Rejón: Clave en la pintura de Ourense, donde convive con tres jugadores muy jóvenes que mejoran cada día a su lado. Es una delicia verle jugar de espaldas al aro o subir el balón como si fuera un base. Gran reboteador.

Estadísticas: en liga regular, 8,1 puntos y 6,4 rebotes para 12,3 de valoración; en playoff, 8,6 puntos y 3,6 rebotes para 11,6 de valoración.

Guillén.

Estadísticas: en liga regular, 16,4 puntos y 6,4 rebotes para 20,4 de valoración.


Progresión

Bassas.

Estadísticas: en liga regular, 9,9 puntos y 4,8 asistencias para 13,6 de valoración.

Almazán: Se ha recuperado tras un paso discreto por Lugo, para convertirse en la referencia absoluta de Navarra a partir de la marcha de Sonseca. Lo ha hecho todo bien: anotación, rebotes, defensa y sobre todo ha asumido el rol protagonista con absoluta madurez.

Estadísticas: en liga regular, 12,1 puntos y 4,4 rebotes para 13,6 de valoración; en playoff, 13 puntos y 6,5 rebotes para 17,5 de valoración.

Pino: Al igual que Almazán, ha dejado atrás la gris temporada anterior y se ha consolidado como el gran alero que apuntaba en Lleida. El gran juego de Valladolid no se explica sin la aportación tanto en defensa como en ataque de Pino, que combina clase con solidez defensiva. Muy rápido en las transiciones. Su desempeño en los playoffs ha sido inolvidable.

Estadísticas: en liga regular, 10,3 puntos y 4,1 rebotes para 9,9 de valoración; en playoff, 15,5 puntos y 4 rebotes para 12 de valoración.

Múgica: Su crecimiento se inició el año pasado en Peñas Huesca y se ha consolidado en este año mágico para Força Lleida. Fortísimo en el rebote, nos gusta especialmente por su movilidad y su inteligencia para buscar las ventajas sobre su defensor. El mejor ala-pívot nacional de la LEB Oro. Puso la guinda a su temporada con un partido histórico en Palma en la primera jornada del playoff .

Estadísticas: en liga regular, 8,9 puntos y 7,3 rebotes para 13,4 de valoración; en playoff, 9 puntos y 9,2 rebotes para 14 de valoración.

Moncasi: sólo hemos podido disfrutar de su juego en el último tercio de la temporada con Navarra, en el que ha mostrado un nivel altísimo de juego. Sin problemas físicos, ha dejado atrás la aparente indolencia inicial para ser un valladar en los rebotes y un puñal en ataque.

Estadísticas: en liga regular, 11,2 puntos y 5,6 rebotes para 12,8 de valoración; en playoff, 8,5 puntos y 7 rebotes para 10 de valoración.

Anuncios