Título sugerente para nuestro artículo de hoy. La LEB Plata es una competición muy interesante y con mucha igualdad entre los equipos, pero se encuentra perdida entre dos mundos diferentes: el amateur y el profesional. Tal vez sus condiciones no sean las mejores, pero es un lugar ideal para que muchos jugadores tengan espacio y minutos para evolucionar.

La norma que obliga a tener dos cupos en todo momento en pista hace que la mayoría de los equipos busquen tener una pareja de bases nacionales, lo cual ayuda a ser un importante vivero de jugadores. Pienso en unas declaraciones recientes de Natxo Lezkano, que en el podcast de su club (Unicaja Banco Oviedo) comentaba que debemos olvidar las posiciones definidas de los jugadores en el baloncesto moderno como respuesta a la pregunta de su gusto por jugar preferentemente con dos bases a la vez en la cancha, algo que cada vez vemos más en todos los equipos y categorías.

Se reúnen, entonces, las dos condiciones del título del artículo: ser base nacional (o poder hacerlo en esa posición) y destacar en la LEB Plata.

Muchos jugadores que reúnen estas condiciones pueden estar a las puertas de la próxima LEB Oro. Que lo logren depende de muchos factores: que su agencia de representación se mueva bien, que sus características llamen la atención de su futuro entrenador, estar en el momento adecuado, tener el rol que busque el director deportivo de turno… Un mundo complejo y complicado de descifrar para hacer una quiniela de candidatos y acertar.

A continuación, vamos a exponer una lista de nombres de bases nacionales que nos han llamado la atención, empezando por el grupo de bases que está a un enorme nivel.

Dídac Cuevas (Tizona Universidad de Burgos). Fundamental para su entrenador. Tras hacerse un hueco en Oro con Melilla, Cuevas bajó la pasada temporada un peldaño para jugar cerca de casa con el filial del Barça. Este curso fue atraído por el proyecto del Tizona, que busca recuperar la categoría. Base muy dinámico, letal en transición, peligroso desde el triple y con dominio del P&R. Está en un momento de madurez óptimo.

Gerard Blat (Bueno Arenas Albacete Basket). Ha vuelto a España tras una temporada en Islandia destacando. Se trata de un base combo con una capacidad para el uno contra uno y el desborde fuera de lo común. Ha mejorado en la dirección del juego y el control del tempo de partido, por lo que es un jugador que puede jugar perfectamente en Oro, como ya hizo, y con un rol más allá de desatascador de partidos.

Dani Manchón (Clínica Ponferrada CDP). Otro que está en un momento de madurez óptimo. A pesar de que comparte muchos minutos de juego con el otro base, Jorge Martínez, Manchón puede jugar de ‘uno’ a la perfección con su buen manejo de balón, excelente tiro tras bote y alta capacidad defensiva. Un cupo muy interesante.

Víctor Aguilar (FC Cartagena CB). Ya le destacamos el curso pasado y sigue este año llamando la atención en las filas del Cartagena. Con un bote bajo y excelente dominio del balón, muy cómodo en la transición, sigue confirmando su progresión en el tiro exterior y es hora de que tenga una oportunidad.

Alberto Cabrera (Teknei Bizkaia Zornotza). El reciente MVP de la Copa LEB Plata apostó por quedarse un año más en Zornotza y ha acertado de pleno. Hablamos de un base imaginativo con cualidades especiales para el juego, capaz de romper dinámicas, muy peligroso desde el triple y que ha progresado en aspectos tan importantes como el control del partido. Su actuación copera deja claro que debe ser un hombre a valorar el próximo verano por los equipos de Oro.


Pasamos ahora a otro perfil de bases totalmente diferentes. Hablamos de bases U22 a los cuales se les debe dar una oportunidad, pero que necesitarían minutos de juego mientras maduran y conviven con ese factor tan clave en Oro como es la inexperiencia. Cabe recordar, como publicamos recientemente, que la LEB Plata es una liga donde abundan los jugadores jóvenes.

Guillem Ferrando (Valencia BC B). Ya ha tenido presencia en el equipo ACB. El internacional español es el prototipo de base director asistente que tanto se veía antes en el baloncesto clásico. Con un alto IQ, la madurez en su tiro pondrá su límite, que ya es ahora mismo muy alto.

Toni Naspler (Zentro Basket Madrid). Con el jugador del Manresa, cedido en el Zentro, me cuesta ser imparcial. Naspler ha destacado desde muy joven y perfectamente podría haberse quedado en el camino, pero en el momento actual es un base con una planta y envergadura ideal, con una habilidad para asistir fuera de lo común y capacidad para quebrar a sus rivales, siendo un pulpo atrás con sus largos brazos. Aún es muy joven y tiene que pulir defectos, como su tiro exterior o las pérdidas, pero se ve claramente una mejora en este sentido en su estancia en el club madrileño.

Rafa García (Herbalife Gran Canaria). Un luchador que ya ha conseguido ser MVP de la jornada. El granadino es un jugador muy maduro para su edad, teniendo que ver la cara menos amable de este deporte y continuando su camino en vez de desistir. Se fue muy joven de su casa para debutar en EBA con Mieres, en un proyecto de escuela de baloncesto que había en Asturias. Posteriormente recaló en el Obradoiro, pero dos lesiones de rodilla detuvieron su proyección. Sin embargo, el equipo ACB no lo dudó y la pasada temporada le dejó un hueco en su plantel, donde lo hizo de forma digna. Base de buen físico, juega para sus compañeros y es muy vertical. A pesar de que otra lesión le ha privado de jugar durante meses, en su regreso con el filial amarillo ha vuelto a demostrar todo el baloncesto que tiene.

Pablo Marín (CB Morón). Ya ha debutado en ACB con el Real Betis. Apuesta personal de Eloy Ramírez en Morón, ha encontrado con el técnico ya cesado el entorno ideal para crecer en su juego tras una 20/21 de adaptación en Benicarló. Con excelente físico, es muy vertical y letal a campo abierto. Llamado a jugar en niveles superiores.

Jorge Mejías (Bueno Arenas Albacete Basket). Otro base joven que ha sorprendido desde la pasada temporada. Formado en la cantera del Real Madrid, donde era líder en la sombra, pasó un año en el baloncesto universitario americano y la temporada pasada recaló en Albacete, donde fue uno de los jugadores revelación a pesar de su juventud. Este curso repite en el mismo proyecto, que aspira al ascenso, pero ya como titular. Base de mucho ritmo, buen dominio del P&R, sin miedo al 1×1 y con una habilidad innata para rebotear. Un jugador que cuando tenga un tiro exterior consistente oiremos hablar de él sin duda.


Otro tipo de bases nacionales que tenemos en LEB Plata son aquellos que ya tenían su sitio en Oro y que han bajado un escalón para unirse a potentes proyectos ganadores. Hablamos de Agustí Sans, que está cuajando en Grupo Alega Cantabria CBT una excelente temporada, demostrando que la Plata se le queda pequeña, o la dupla de bases del Hereda Club Ourense Baloncesto que forman Javi Marín (en su función de capitán de la nave repartiendo juego) y Alberto Martín (recién incorporado y que ha llegado con una velocidad más desde Oro).

También están cualificados para jugar más arriba aquellos que ya han vivido una experiencia en Oro, pero que regresaron a Plata en busca de más minutos o por otras circunstancias. Berni García (Reina Yogur Clavijo CB) jugó hace dos cursos en Oro (Peñas y Cáceres), pero no encontró la continuidad en la categoría. También Dani de la Rúa pasó por Oro, desde donde descendió su Real Canoe NC, en el que permanece y con el que demuestra cada jornada que es un jugador que compite al mismo nivel en cualquiera de las LEB.

Aunque la temporada en El Ventero CBV no está siendo buena a nivel de resultados, Pol Bassas ejerce de guía y motor del equipo con su alta capacidad para asistir y buena toma de decisiones. No me quiero olvidar de dos bases que jugaron muy jóvenes en Oro y ahora se encuentran en proyectos ganadores y atraviesan un gran momento: Lucas Antúnez no tuvo protagonismo en Palencia, creció en Navarra y ha encontrado su sitio en Sant Antoni Ibiza Feeling, donde es el base referente, muy activo, con buen juego sin balón y muy peligroso desde fuera; y qué decir de la temporada de Álvaro Sanz en Decolor FG La Roda, donde está siendo letal a campo abierto y en el uno contra uno, pudiendo solo el tiro exterior generar alguna duda en un base que ha demostrado su capacidad.

En el grupo “perfil Ayoze Alonso” encontramos a esos bases que maduran en las Ligas FEB en su trayectoria y poco a poco van subiendo escalones acordes a su nivel. Un grupo variado en el que podemos citar a Javi Balastegui, base titular de ENERparking Basket Navarra y en trayectoria ascendente; a Raimon Carrasco, joven base de 23 años con una cabeza privilegiada para ver el baloncesto y hacer jugar a los demás, creciendo en CB Cornellà al lado de un exigente entrenador como Mateo Rubio; a Luis García, que suena en Melilla Sport Capital Enrique Soler con buen físico y habilidad para el pase; a Miguel Martínez (Safir Fruits Alginet), que en su vuelta a Plata ha demostrado un excelente nivel y un importante liderazgo; y a Xavi Hernández (Mi Arquitecto CB Benicarló), que parece que siempre tenía una función de ser un base “revoluciona partidos”, pero que esta temporada al lado de Adrià Alonso está mostrando su mejor versión y su capacidad para dirigir sin perder la frescura que siempre ofrece en ataque.

Pero hay muchos más bases nacionales como Carlos Hidalgo, al que las lesiones han cortado su progresión en Aquimisa Carbajosa Empresarial; Luis Ferrando, que ha ido de menos a más en Tizona; y el siempre activo Jorge Martínez (CDP). También más jóvenes de proyección como Isma Corraliza (La Roda), Alejandro Ortega (Valencia B), Alberto Moreno (Granca B), el eléctrico David Òrrit (Enrique Soler), Marc García (Zamora Enamora), Josep Peris (Carbajosa), Miguel de Pablo (Clavijo) y Lucas Muñoz (CB Marbella), así como veteranos de calidad que dominan la liga con su experiencia como Carles Marzo (Recambios Gaudí CB Mollet), Pitu Jiménez (Hestia Menorca), Adrián Fuentes (Marbella) y un Miki Ortega que destaca como siempre, aunque está muy integrado, hasta de forma laboral, en Damex UDEA Algeciras.

En definitiva, volvemos al título. Recordad estos nombres, porque muchos de ellos los veremos a corto plazo en el escalón de arriba.