Bonito proyecto el que ha formado en Madrid el CB Zentro, con Fernando Reborio (1977) al frente del EBA y creando en pocos años un verdadero proyecto basado en la formación de jugadores. Con una buena marcha en EBA, hasta que todo quedó paralizado, y con un equipo muy joven, conversamos con él para saber más cosas de su equipo.

Como ya comentamos hace unos días, la pandemia mundial producida por el coronavirus ha supuesto un cambio radical en nuestra rutina. Creemos que al menos debemos dar salida a aquellos artículos que teníamos en proceso (siempre vamos cada semana con algo de antelación) y en esta ocasión agradecemos a Fernando sus respuestas, sobre todo cuando Madrid está siendo uno de las zonas más afectadas por el COVID-19. No hay preguntas sobre el futuro de las competiciones ante esta situación, pues la entrevista estaba pensada antes de que el país atravesara este delicado momento.

Zona de Básquet – CB Zentro es un club muy joven y tú fuiste uno de los fundadores en 2012. ¿Cómo nace el club y con qué idea lo hace?

FR – Efectivamente, pese a todo lo recorrido, aún seguimos siendo un club muy joven con apenas 7 años, aunque lo cierto es que el tiempo ha pasado muy rápido. Pues la realidad es que el proyecto llevaba algunos años gestándose, creo yo, casi de forma inconsciente, pero también confluyeron una serie de circunstancias en ese momento. Coincidíamos un grupo de entrenadores en similares circunstancias, con nuestros ciclos anteriores finalizados, y unidos por una manera de ver la formación y el baloncesto. En primer lugar fuimos con el proyecto a San Agustín, pero no les interesaba en ese momento. Después hablamos con algún club con el que estuvimos muy cerca de sacarlo adelante, pero en el último momento se echaron atrás, así que teniéndolo todo preparado, decidimos seguir adelante y lanzarnos a la piscina, un poco apresurado por los tiempos, pero aquí estamos.

ZdB – Desde fuera da la impresión de que el crecimiento del club fue paso a paso pero de forma inexorable en una línea totalmente ascendente y rozando varias veces el ascenso a EBA. ¿Cómo fueron esos primeros años?

FR – El proyecto se articuló fundamentalmente sobre la generación del 94, que era la que mejor conocíamos en ese momento. El objetivo era darles una continuidad en Sénior, en un sistema de trabajo, y ponerles a competir en el nivel más alto posible. Así que se puede decir que empezamos construyendo el proyecto desde el equipo Sénior. Eso sí, un Sénior muy muy joven, con muchos jugadores de primer año. Desde ahí, el objetivo fue ir consolidando año tras año nuestro proyecto de cantera. Efectivamente el crecimiento ha sido paulatino pero constante, consolidándonos en la parte alta del baloncesto de Madrid. Aun así, para nosotros, la competición nunca ha sido el objetivo en sí mismo, sino la progresión de nuestros jugadores. Esa ha sido siempre nuestra razón de ser.

ZdB – Tal vez la 17-18 fue la temporada en la que el club empezó a sonar con más fuerza fuera del ámbito baloncestístico de Madrid, logrando el campeonato de la liga U21 de Madrid y el ascenso desde Primera Nacional a EBA. ¿Fue el espaldarazo definitivo en forma de “publicidad” vencer a equipos tan potentes como la cantera de Estudiantes en la final?

FR – Creo que fue la consecuencia del trabajo que se había hecho durante todos los años anteriores. Algo que posiblemente necesitábamos para legitimarnos a nivel competitivo. Pero creo que en ese momento ya éramos reconocibles por nuestra filosofía y por el trabajo que se estaba realizando con algunos jugadores que ya empezaban a darnos frutos.

ZdB – Jugar en EBA supone a veces un cambio económico y deportivo que a determinados equipos, a veces, les cuesta conseguir. ¿Hubo que trabajar muy duro el verano de 2018?

FR – Sin duda, lo es. Nuestro deporte es el baloncesto. Desgraciadamente, no hay año tranquilo en materia económica. Cada año tenemos que aguzar el ingenio para conseguir financiación. Estructuralmente, dentro del club ya nos habíamos mentalizado de que el objetivo a corto plazo era llegar a EBA. Lo conseguimos tras nuestra tercera F4 creo que en cuatro años, así que de alguna manera ya lo teníamos preparado.

ZdB – La pasada temporada (18/19) el objetivo del primer equipo era la permanencia para conseguir una continuidad, algo que se logró. ¿Cómo fue como entrenar ese primer año en Ligas FEB?

FR – Considero que el primer año de un entrenador en una competición siempre es de aprendizaje. Muchas cosas nuevas. El hecho de que hubiera muchos equipos de Madrid lo hace un poco más fácil. A nivel deportivo, fue muy interesante. El salto de calidad de los jugadores es importante, la experiencia, la estructura del juego… Todo ello te hace enriquecer como entrenador y asumir nuevas rutinas. Sabíamos que teníamos un grupo de mucho talento, pero el reto era precisamente la adaptación. Es un liga que castiga mucho más todos los errores (del jugador, del entrenador, de la planificación…).

ZdB – Imaginamos que estaréis muy contentos por cómo está transcurriendo esta campaña, ¿no? ¿Esperabais estar tan arriba a pesar incluso de las lesiones o ausencias que habéis tenido?

FR – Desde luego, estamos contentos. Es para estarlo. Pero somos ambiciosos y nunca nos hemos puesto un objetivo más allá de cada partido. No nos conformamos. Creo mucho en este grupo y en sus posibilidades. Tenemos que mejorar alguna cosa que nos hace no estar a nuestro mejor nivel siempre, este es el verdadero objetivo. Tenemos la suerte de trabajar con un grupo de 14/15 jugadores que están al nivel. Es cierto que hemos tenido alguna baja y alguna ausencia, pero también alguna incorporación no prevista. Y en este sentido, el trabajo de los júniors ha sido fantástico durante toda la temporada, poniéndonos muchas veces al nivel con su compromiso y entusiasmo.

ZdB – La verdad es que Zentro es de los equipos más físicos de la categoría, muy buen reboteador y con ideas claras de un juego rápido y directo, aunque a veces lleve implícitamente algo de precipitación. ¿Esa es la idea de juego a desarrollar?

FR – Sí. Queremos jugar rápido, muy directo y dejando a los jugadores que reconozcan situaciones y tomen decisiones en el campo. Es parte de su proceso de formación. Evidentemente, el estilo y la falta de experiencia nos hacen precipitarnos en ocasiones, pero creo que es algo en lo que estamos mejorando, especialmente en las últimas semanas.

ZdB – Para nosotros, la sorpresa y el jugador que nos tiene encandilados es el belga Vicent Gielen: esa movilidad, esa envergadura o capacidad de leer la jugada…

FR – Me gusta poner en valor fundamentalmente al equipo más que destacar individualidades. Obviamente hay jugadores que por su propia proyección o su rol pueden estar llamando la atención. A Vincent lo conocíamos ya, sabíamos que en su mejor versión es un jugador de otro nivel, pero venía de un año extraño en Bélgica y queríamos ver cómo se adaptaba. Todo ha sido mucho más rápido de lo esperado y explotó prácticamente desde pretemporada. Su nivel de trabajo y de implicación es extraordinario. Es un chico especial.

ZdB – Otro pilar que sigue es el tirador sueco Erik Persson (43% T3, más de dos anotados por partido). ¿Puede ser algo más que un tirador?

FR – Erik es un extraordinario tirador desde hace mucho. Ya en júnior lo era. Sin embargo, para nosotros, el mérito de su temporada es precisamente todo lo demás. Su evolución en defensa, por ejemplo, es espectacular desde que llegó. Juega pick & roll, defiende 1×1, lee el juego como un base (puede jugar perfectamente de ‘uno’), pasa muy bien, finaliza con ambas manos… Se ha convertido en un jugador muy completo.

ZdB – Un fijo de nuestra sección de mejores U22 de la semana es Pedro García, un alero potente con gran capacidad de rebote y que está a gran nivel tras prácticamente un año en blanco por lesión. ¿Cómo ves a Pedro para jugar en categorías superiores?

FR – Creo que es indudable que tiene proyección para jugar más arriba. No tengo ninguna duda de que lo hará. Su forma de trabajar, su mentalidad, su humildad, su honestidad, su voluntad… Es el jugador perfecto para un entrenador, que hace que el proceso merezca la pena. Su proceso de recuperación de la lesión ha sido absolutamente revelador. Estamos realmente felices de verle no sólo al nivel anterior de la lesión, sino mejor, porque no ha desaprovechado ningún segundo. Llegará al máximo nivel que él se crea que puede hacerlo.

ZdB – Guillermo Bastante, que no lo estaba haciendo mal en Plata aunque tal vez le faltó algo de continuidad, regresaba al equipo a finales de enero. ¿Qué supone para el equipo su vuelta?

FR – Hemos estado en contacto permanente con Guille y conocíamos su situación. Yo creo que lo ha hecho bien. La experiencia le ha servido para madurar en su juego y conocer otros entornos, quizá menos cómodos. Sin duda, ha sido positivo. Sí que le ha faltado algo de continuidad para demostrar que tiene sitio en la liga, imagino que la situación del equipo tampoco le ayudó. Para nuestro equipo, su regreso es una gran noticia: entiende el juego y el estilo como nadie, nos aporta cosas que no teníamos y está muy comprometido con el proyecto… Sin duda será una ayuda muy valiosa.

ZdB – Son varios años a tu lado pero imaginamos que una parte importante de la buena marcha es responsabilidad de Dani Molina, todo un lujo de entrenador asistente que se desvive por el baloncesto.

FR – Como os he comentado antes, creo en los equipos. Por lo tanto la responsabilidad de que todo marche bien, en el EBA o en el club, es de todo el equipo. Desde luego la labor de Dani es fundamental: lo vive, lo disfruta, está siempre preparado para hablar o trabajar en baloncesto. No es sólo lo que aporta al EBA, sino a la estructura. Pero no sólo él, también el resto del staff: preparador físico, fisio, ayudantes… Contamos con un gran equipo de trabajo.

ZdB – Uno de los refuerzos estrella ha sido la llegada al club de un campeón del mundo como el asturiano Jorge Lorenzo. ¿Qué ha supuesto su llegada a la estructura ya formada?

FR – Un salto de calidad. Es lo que pretendíamos. No sólo por lo que nos aporta en toda la parte tecnológica y audiovisual, sino por su manera de entender el baloncesto, por su experiencia y conocimiento. Su labor en el equipo de Primera Nacional está siendo extraordinaria.

ZdB – Nada de esto sería posible sin todos los equipos que vienen detrás, varios jugadores vuestros ya han llamado la atención con corta edad (Okada o Doumbia, por citar dos ejemplos) e incluso tenéis un equipo en Primera Nacional. Háblanos de esa base.

FR – Actualmente tenemos 10 equipos, desde infantil (el primer paso) hasta el primer equipo (Liga EBA). En general, hay algo transversal en todos los equipos y para todos los jugadores: el trabajo individual. Le damos mucha importancia. Todos los equipos le dedican un tiempo importante de la semana, bien sea en la dinámica del propio equipo o en coordinaciones con otros equipos. Además, desde hace tres años hemos iniciado nuestro programa de Academia Internacional. Todos los chicos que están en el programa tienen su plan específico de preparación física y técnico/táctica. En este programa especial también tenemos a algunos chicos que no son de fuera y que al trabajo general de todo el mundo le suman su parte específica. Existen distintos tipos de beca para estos programas.

ZdB – Está claro que el perfil de jugador que quiere Zentro es claro: hambre y ganas de mejorar. Actualmente parece que hay una moda de basketball schools, pero no queremos saber las diferencias de Zentro respecto a otras entidades, sino qué es lo que puede ofrecer al jugador en forma de plan integral para su mejoría.

FR – Nuestro reto es ser capaces de mejorar tanto física como técnicamente, al mismo tiempo que ayudamos al desarrollo personal del jugador (académico cuando corresponda, pero también psicológico y mental). El secreto es el trabajo. Nosotros sólo prometemos eso, trabajo y una cosa que nos parece fundamental: coherencia. No nos gustan las prisas. Nuestro trabajo siempre es con un enfoque de medio y largo plazo.

ZdB – También queremos preguntarte por las instalaciones que tenéis a vuestra disposición y por el programa semanal habitual del equipo EBA en cuanto a entrenamientos grupales, sesiones específicas…

FR – Tenemos la suerte de disponer de la pista del Polideportivo Municipal Antonio Díaz Miguel, que nos parece una de las mejores de Madrid. Estamos además muy agradecidos a ellos, por la relación y la implicación que han tenido siempre con el club.

Una semana tipo del EBA suele ser con entrenamiento los lunes, martes y miércoles por la mañana, descanso el jueves y sesión de vídeo y entrenamiento el viernes por la tarde. Cada sesión de pista va unida a una sesión de físico también. Los sábados hacemos una sesión de tiro por la mañana previa al partido. Casi todos los jugadores, realizan además una, dos o tres sesiones individuales adicionales.

ZdB – Otro motivo de satisfacción es ver cómo jugadores NBA como Willy Hernangómez, u otros de categorías superiores, os escogen para sus respectivos entrenamientos individuales. ¿Un plus para seguir en este camino?

FR – Nos gusta trabajar y lo intentamos hacer de la manera más seria posible. Creo que eso lo perciben los jugadores que entrenan con nosotros y desde luego que resulta halagador que jugadores de nivel elijan hacerlo con nosotros o sumarse a nuestros entrenos. Pero esto es mérito, sobre todo, de los entrenadores que entrenan con nosotros.

ZdB – Seguir con el trabajo actual, buscar una ampliación de la estructura hacia el baloncesto femenino… ¿Cuál es la idea del club?

FR – Crecer no es objetivo en sí mismo. Nuestra idea es mantener nuestra filosofía y, si se puede, ponerla en práctica con el mayor número de personas posibles. En este sentido, nos gusta considerarnos un Zentro Integral de Baloncesto y, por lo tanto, en el futuro nos gustaría que estuviera abierto a cualquier persona que quiera dedicarse o disfrutar del baloncesto, siempre que comparta nuestra idea de trabajo y exigencia. En consecuencia, el femenino sí está en nuestros planteamientos de futuro a corto plazo. Pero como con cualquier otro paso que hemos dado, queremos prepararnos para hacerlo bien, sin condicionar el futuro por precipitarnos.

ZdB – Muchas gracias por tus respuestas y por tu tiempo, Fernando.

FR – Muchas gracias a vosotros por brindarnos este espacio y, sobre todo, por la labor que estáis haciendo por el baloncesto y para el conocimiento y seguimiento de las Ligas FEB. Os debemos mucho.