Fernando Buendía (A Coruña, 1980) regresó esta temporada a los banquillos de Liga EBA en su segundo año con Calvo Basket Xiria. Un entrenador formado en el Básquet Coruña, donde permaneció 10 años y pasó por muchas categorías (EBA incluida) antes de dar el salto al baloncesto femenino, volver al conjunto naranja para dirigir el filial de EBA y finalmente asentarse en Carballo para dirigir a Escola Basket Xiria.

Zona de Básquet – Te formaste como entrenador en el Básquet Coruña. Varias clasificaciones para Campeonatos de España, seleccionador gallego en diferentes categorías, responsable de cantera… e incluso diste el paso más avanzado al dirigir al filial en EBA en dos ocasiones diferentes. ¿Qué supone para ti en tu formación como entrenador tu paso por BC y qué momentos tienes grabados en la retina?

Fer Buendía – Sí, Coruña es mi ciudad y Básquet Coruña, sin duda, el club donde me formé. Empecé en el Colegio Calasanz cuando recibí una llamada de Villamarín para empezar a entrenar, me acuerdo de mi primer entreno y la cantidad de ejercicios sin sentido que hice, y por supuesto me acuerdo y acordaré siempre de esos niños, con algunos fui coincidiendo en el futuro. Al poco tiempo de entrenar allí, Nacho Rama me ofreció el Cadete de Liga Gallega de Básquet Coruña y ahí inicié mi camino en el club, donde, como bien decís, hice un poco de todo. Fueron muchos años, y claro que guardo muchos momentos en mi retina, sería difícil quedarme sólo con unos pocos, y además de momentos, guardo personas. Parece que nos quedamos con los éxitos deportivos, sin duda jugar Campeonatos de España estuvo muy bien, o el ascenso a EBA con chicos de Coruña, pero para los entrenadores creo que con el paso del tiempo otras cosas son más importantes: sentir el cariño de un jugador o una familia, creo, a la larga es algo mucho más reconfortante.

ZdB – Has pasado sin problemas de baloncesto masculino al femenino, y viceversa. Aunque todo es baloncesto, ¿hay características diferentes o no las notas?

FB – Baloncesto es baloncesto. Me molestan bastante las etiquetas de “este es entrenador de femenino o este es de masculino”, luego es evidente que hay diferencias, pero también hay diferencias cada año en función del grupo que entrenes. En mis inicios ya había llevado niñas, y bueno, cuando decidí salir de Básquet Coruña, surgió la opción de Maristas y, con un primer equipo lleno de chicas de la casa y con la oportunidad de volver a entrenar a niñas que había entrenado de peques, no lo dudé. Luego al salir de Ensino, pasó al revés, me llamó Básquet Coruña, que tenía un pequeño problema en un EBA en el que jugaban chicos a los que tenía mucho cariño y creí que era oportuno intentar ayudar. Han surgido proyectos y me he embarcado en ellos, pero sin pensar si eran masculinos o femeninos.

ZdB – Tu primera experiencia en EBA fue en la 2012/13 con el filial de BC y vaya nombres que tenías: Carlos Noguerol y Edu Gatell (unas jornadas), actuales jugadores de LEB Oro, Javi Lucas, Darío Suárez, João Grosso, Rubén Rey… ¿Cómo fue ese año? ¿Veías a alguno de ellos en ese momento que te dijeras: este va a ser Pro seguro?

FB – El año EBA fue muy bueno en lo deportivo, nos lo pasamos bien entrenando y creo que hicimos un baloncesto muy atractivo, pero fue muy duro en lo personal, fue el año que perdimos a Oumar, con una enfermedad que además se alargó bastante. En relación a la pregunta, una vez ascendimos a EBA el club incorporó a Óscar Lata como responsable de cantera, y ahí se decidió que el EBA tuviese tres jugadores becados que pudieran reforzar el Oro. Las apuestas, sin duda, fueron acertadas: se fichó a Noguerol de Chantada y con una apuesta clara porque fuera un 1; se fichó a Gatell desde Primera Catalana; y Óscar conocía a João, que jugaba en un pueblecito de Portugal (era un portento físico, pero en su pueblo jugaba de interior y defendía casi siempre en zona). Edu en diciembre ya dio el salto a LEB y a un gran nivel; Carlos tuvo muchísima importancia ese año y creo que fue importante para él; y con João hubo que ir poco a poco trabajando muchas cosas de táctica individual. Me alegro mucho de los éxitos de los tres, dos juegan en Oro y otro en primera portuguesa; en especial me alegro por Carlos porque ya le conocía de antes, y es un tipo muy trabajador y que se está ganando a pulso cada cosa buena que le pase. Los otros tres que nombras son casos distintos, Rubén era su segundo año sénior y fue el de asentamiento al 4 titular, tuvo muchos minutos y los aprovechó bien. Darío Suárez era el año que dejaba el primer equipo y apostaba más por los estudios y su vida profesional; vino a ayudarnos, a subir el nivel de los entrenamientos y creo que ayudó mucho a Nogue. El caso de Javi Lucas fue distinto, nosotros estábamos sin grandes, sin Edu y sin Oumar, y él no jugaba en ese momento en el Oro y se planteó que no estuviera parado y ganase confianza con nosotros; su dinámica semanal era con Oro, entrenaba un día y jugaba, pero encajó muy bien en el grupo (es muy buena gente y eso ayudó).

ZdB – En el verano de 2017 fichaste por el Durán Maquinaria Ensino (Lugo, LF2), y hablabas de que al fin dabas el paso a un equipo profesional pudiendo aparcar motivos laborales. Al poco saliste, pero el baloncesto siempre vuelve y cogiste al filial del Leyma Coruña en puestos de descenso y lo situaste en la mitad de la tabla. ¿Cómo fue esa vuelta a EBA? ¿Te vale la experiencia acumulada de esos meses para aplicarla ahora?

FB – Fiché en Lugo, pero más que aparcar mi vida laboral, fue compaginándolo. Pero en noviembre decidí salir, tengo claro qué líneas rojas no se deben pasar, al menos tengo claras las mías, y tengo claro quién debe mandar en un vestuario, y creo que en un ejercicio de dignidad tomé la decisión correcta para todas las partes, quizás perdí una buena oportunidad en lo personal, pero como creo mucho en el camino y en los procesos, era lo adecuado, uno debe ser honesto con su discurso. En cuanto a la vuelta a EBA, el equipo necesitaba un revulsivo anímico y lo conseguimos, fuimos capaces de sumar gente durante la semana y las cosas fueron saliendo. Eran muchos chicos que ya conocía y apreciaba y fue fácil. Ahora aunque repetimos personas, es distinto, está claro que toda experiencia suma, pero no puedes aplicar un copiar y pegar, cada situación es distinta. Pero bueno era la primea vez que no acababa la temporada en un sitio aunque fuera por decisión personal, y era la primera vez que cogía un equipo a mitad de año. Sin duda, experiencias que sirven en mi camino como entrenador.

ZdB – La 2018/19 bajas un escalón y llegas a Carballo, siendo Marcos Díaz y Arturo Ferraces dos figuras básicas para que recalaras en Escola Basket Xiria. ¿Cómo se gestó esa incorporación?

FB – Yo soy una persona de club y de involucrarme mucho en los proyectos. Salvo en mi fichaje por el Ensino (que decidí salir), nunca salí de un sitio para fichar en otro. La primera vez que salí de Coruña consideraba que era un fin de ciclo y apareció Maristas; el año pasado fue algo similar, una vez acabada la temporada en el EBA la primera idea era dar continuidad al mismo, hablamos y por mi parte hubiera estado, pero luego Coruña decidió que no era un buen momento para salir en EBA y en ese momento yo decido que entonces prefiero no seguir, no por la categoría en sí, pero sí por intentar dar estabilidad al proyecto de equipo filial (además sabía que iba a ser papá y eso reducía mi tiempo). Ahí apareció Marcos, que ya me había llamado otros años y ya era una persona que respetaba muchísimo. En otras ocasiones le había dicho que no, pero esta vez decidí escucharle. Si soy sincero le escuché un poco por respeto, pero en mi cabeza no contemplaba la opción de fichar. En ese momento me apetecía más entrenar en base de nuevo, de hecho venía de decir que no a Coruña en Nacional, pero me fueron conquistando su ilusión y sus ganas de hacer cosas, su idea de un proyecto global. Y decidí embarcarme. Luego ya inicié trato con Arturo y sólo puedo hablar bien de los dos, lo hacen fácil todo, sobre todo intentar ver la parte positiva de las cosas. Muchas veces cuando no estoy contento por cómo jugamos son ellos los que animan y tiran del carro, al final son gente de básquet y se nota. Al final también tenemos un acuerdo de colaboración con Básquet Coruña, somos su equipo vinculado, así que digamos que con este proyecto podemos ayudar de forma global al básquet de Carballo y también de Coruña.

ZdB – Xiria se ve como un club diferente que apuesta por la cantera, por la promoción del baloncesto, con iniciativas como el Pequebasket. ¿Orgulloso de pertenecer a un club así?

FB – Muy orgulloso. El club hace un trabajo brutal en la zona y con una directiva que se involucra muchísimo. El Pequebasket es un evento brutal, el año pasado aluciné. Hay muchos niños pequeños, el problema viene luego, al final cuando van llegando a sénior casi todos los niños y niñas se van a estudiar fuera y no viven en el pueblo. A ver si con el EBA hacemos que la base de la pirámide sea aún más grande. De mi paso por Carballo sin duda me llevo el apreciar y valorar el trabajo desinteresado de los directivos, no sé si es por tenerles más cerca que en otros sitios, pero si tienen que hacer unos bocatas los hacen, y si tienen que llevar a un jugador que no tiene coche a entrenar, tambien.

ZdB – Esta campaña el club apostó por salir en EBA. ¿Cuál es el objetivo del equipo?

FB – Yo creo que el objetivo principal es consolidar el básquet como alternativa de ocio en la zona, que la gente esté orgullosa del equipo, que haya vínculo del equipo EBA con los niños. Luego a nivel deportivo creo que el objetivo es la permanencia, que Xiria se convierta en un clásico de EBA.

ZdB – Calvo Basket Xiria ha tenido un buen inicio. ¿Qué estilo de juego es el que quieres desarrollar en tu equipo?

FB – Estamos 3-3, si bien es cierto que venimos de un duro correctivo con Chantada*. Yo creo que con lo que tenemos debemos ser un equipo que corra mucho, muy solidario en ambos lados de la pista. Lo estamos trabajando, pero aún no estamos siendo capaces de aplicarlo, al menos no con regularidad.

* La entrevista fue realizada tras la finalización de la J6.

ZdB – Has apostado por la continuidad (hasta ocho jugadores siguen del pasado curso) y por tener una amplia rotación con hasta catorce jugadores ya utilizados. ¿Te beneficia tener esa plantilla tan larga para mantener el ritmo de los partidos?

FB – Bueno, aquí se dio la oportunidad de seguir a todos los chicos que tenían ficha A el año pasado, al final los que se han ido lo han hecho por temas de estudios (Hermida está en Lugo y More, en Primera Catalana). La idea era que los de aquí, los que estaban, pudieran jugar EBA. Íbamos a ser 13 con la llegada de los cuatro de Narón (que ya habían estado en Coruña) y con Ali, y luego nos enteramos de que Miguel venía a estudiar a Coruña (un chico del 2001, muy buen chaval), así que optamos por ser catorce y tener volumen. Esto nos ayuda mucho a tener siempre gente para entrenar, somos catorce más júniors, así que siempre somos bastantes en pista. Está claro que nos perjudica a los entrenadores a la hora de pensar en convocatorias, pero al final siempre hay lesiones, para la semana jugamos en León, jornada 7*, y sólo en una jornada un jugador se quedó fuera por decisión técnica, el resto han sido lesiones o enfermedades. En cuanto al ritmo lo intentamos, pero bueno a veces necesitamos rotar de otra manera, a veces en función de las características de un equipo es más fácil que un chico juegue más o menos minutos.

* La entrevista fue realizada tras la finalización de la J6.

ZdB – Hablemos ahora de tres jugadores renovados. Manu Rey ya jugó con el equipo en EBA en la 07/08. Luego está Pedro Rusell (U22), más asentando como base. Y por último, Jovan Vukašinović (¿destacará además de dar solidez bajo los aros?).

FB – Manu es el capitán y es, con Rubén, el único que pasa de los 23 años. Es un excelente tirador y un buen veterano, la pena es que por motivos laborales no podemos contar siempre con él. Tenemos que adaptarnos un poco a su situación laboral, supongo que pasará en todos los equipos.

Pedro, como decís, es U22, y estamos acabando su reconversión al 1. Es su segunda temporada al 1 y pensamos que lo puede hacer muy bien, es un jugador muy explosivo y que entrena muy bien. Debe ganar confianza en su tiro exterior.

Jovan está muy afincado en Carballo, trabaja con las escuelas del club y lo quieren un montón. Empezó el año algo irregular, pero le vimos muy bien contra Zamora y en Gijón lo estaba haciendo muy bien, y justó ahí se lesionó. A ver si somos capaces de recuperarle cuanto antes y que nos dé su mejor versión.

ZdB – Los refuerzos han sido pocos, pero viejos conocidos tuyos, jugadores con hambre y que aportan algo diferencial. ¿En tónica general buscabas ese perfil?

FB – La idea siempre fue hacer un equipo con talento joven de la zona y un fichaje, y así hemos procedido. Los que han venido son chicos de Coruña, que ya habían jugado con sus compañeros.

ZdB – El inicio de curso de Alioune Senghor ha sido bestial (15.9 pt, 10.3 re). Ya son seis años en EBA y siempre le vemos preparado para saltar a LEB, pero le falta ese pequeño empujón. ¿Fortalezas y debilidades, además de su sonrisa perenne?

FB – Lo de la sonrisa es verdad [risas]. Ali está muy bien, es capaz de anotar cerca del aro y también de media y larga distancia. En EBA puede hacer el 4 y el 5, sin duda, pero para saltar a LEBs ya debería ser un 4. A parte de estar con nosotros entrena con el Oro de Coruña, como os decía estamos vinculados y para él es una oportunidad. Fortalezas tiene muchas, para mí su mejora pasa por mejorar su juego sin balón, mejorar tácticamente y acortar los tiempos de toma de decisión en el juego. Ojalá este año se salga y para el año no esté aquí y esté en ligas superiores, sería la señal de que lo ha hecho bien y que le hemos ayudado, y de eso se trata.

ZdB – Desde el descendido Narón han llegado cuatro jugadores importantes: Rubén Rey es uno de los interiores top del Grupo AB año tras año, Pablo López-Pizarro tiene puntos en sus manos, el físico de Martín Bello, la versatilidad de Asier Comendeiro. ¿Contento de volver a tenerles bajo tu mando?

FB – Sin duda, contento. Rubén lleva años destacando, eso hace que las defensas se estén centrando en él y aún no está en los números de otros años, pero está mejor en tareas defensivas, por ejemplo. Asier es un jugador muy versátil, nos está dando mucho por la semana y está mejorado en su toma de decisiones; le falta hacer un buen partido para ganar confianza, porque en el día a día nos da muchísimas cosas. Martín es un excelente tirador y tiene muy buen físico; estamos trabajando con él para que sume también desde la defensa y el rebote y para que sea muy agresivo con bote. Tiene muy buenas condiciones. El inicio de Pablo ha sido muy bueno (9.2 ptos y 5.4 rebotes jugando al 1-2) y nos da mucho equilibrio tanto de juego como emocional, pero la Ley de Murphy es así y cuando mejor estaba se ha lesionado, así que toca recuperarle y una oportunidad para sus compañeros de mejorar y asumir*.

ZdB – Vida laboral, paternidad, y además dirigir a un equipo EBA. Entrenamientos requiere scouting, tecnificación y mucho más. ¿Cómo se consigue llegar a todo cuando los días solo tienen 24 horas?

FB – Difícil, muy difícil. A veces te planteas si ha sido acertado seguir, porque además yo soy de los que me llevo las comeduras de tarro a casa, no desconecto, es algo que hago francamente mal, les digo a los jugadores que disfruten, que separen y yo muchas veces no lo hago. Un trabajo, un bebé precioso de 10 meses que me da mil alegrías pero requiere tiempo, y además me apetece estar con ella y verla crecer. Es difícil, siempre compaginé trabajo y entrenar, pero cada vez se complica más y más en una liga como EBA. Por si fuera poco, a mí me gusta también cuidar a mis amigos, tener mi vida social fuera del baloncesto, pasar momentos con ellos, y claro a veces no da para todo. Me encanta el básquet, me apasiona y le respeto mucho, pero bueno no está lejos el momento de replantearse las cosas. Al final no tienes tiempo durante la temporada para formarte, este año no soy capaz de ver mucho más básquet que la EBA; los días que entreno ya nada y el día de descanso me pongo a hacer el vídeo, y si lo veo es de fondo mientras doy un bibe [risas] Y ya sabes lo que dicen: “cuando no mejoras, empeoras”. Pero también soy consciente de que si puedo dedicarle tanto tiempo, es porque tengo una pareja que lo entiende y lo respeta, que nunca me ha hecho elegir. Estoy muy agradecido por ello.

ZdB – ¿Cuántos entrenamientos tenéis a lo largo de la semana? ¿Quiénes conforman el cuerpo técnico?

FB – Hacemos cuatro entrenos técnico-tácticos de grupo, luego hay dos sesiones de gimnasio, solemos hacer vídeo del rival y vídeo propio y a mayores tenemos una tecnificación voluntaria. Las cuatro sesiones de grupo las hacemos Héctor Méndez y yo (los dos siempre); el vídeo del rival, Héctor; el vídeo propio, yo; el gimnasio lo lleva Álex López; y la tecnificación voluntaria, Héctor (y yo, si tuviese esa hora libre en el trabajo, le ayudo), pero por la hora en la que tenemos pista muchos no pueden acudir. A mayores, Ali y Martín refuerzan los entrenos del EBA.

ZdB – ¿Como entrenador quién te ha marcado más (influencias, a quién sigues…?

FB – Es imposible quedarme con uno. Está claro que te quedas con los grandes, quién no se queda con cosas de Pops o Pedro Martinez. O incluso seguir a gente de otros deportes. He usado a Bielsa en vídeos de mejora, incluso me he fijado en deportes individuales. Pero me quiero quedar con la gente con la que he compartido pista o he ido a ver entrenar: con los Antonio, Rubi, Mariña, Héctor o Nacho. O gente de por aquí cerca a la que ido a ver, tanto gente que entrena en base como arriba, no sé, he cogido cosas de Lino viéndole en Uni, pero también me he quedado con cosas que le vi a Timi con su Cadete hace ya años, o a Jorge y Code en los antiguos cursos de iniciación. Creo que nos falta mucho eso en general, nos falta empatía con el de la lado, nos falta ir a ver entrenar a la gente y nos falta hablar de básquet, preguntar y escuchar más que hablar, no de si tal equipo fichó a menganito o de salsa rosa. Ahora que tengo menos tiempo, me arrepiento incluso de no haber dedicado más tiempo en ir a ver entrenar a la gente, no sé, ahora está muy de moda analizar vídeos en redes sociales, y a veces a 20 kilómetros tenemos un tío del que podemos aprender un montón y no vamos a verle o nos creemos mejores que él, y seguro que su día a día es mucho más similar al nuestro. También os digo que si hay una cuenta de Twitter que es obligatorio seguir es la de Darío Méndez. Te alegra el día. A ver si un día me puedo escapar a verle entrenar.

ZdB – Un club como Escola Basket Xiria llega a su 35º aniversario, algo que no es fácil. ¿Alguna celebración o acto conmemorativo? ¿Estará el EBA implicado en ello?

FB – Se ha hecho una camiseta homenaje y seguro que el club tiene preparada alguna sorpresa. Lo que ellos vean oportuno el equipo EBA lo va a secundar, estamos encantados con ellos y agradecidos por su trabajo. Siempre digo a los chicos que le debemos al básquet las cosas que nos da, cuando éramos pequeños hubo quien nos ayudó y nos ilusionó, pues ahora debemos nosotros ilusionar a esos niños del club.

ZdB – Gracias por tu tiempo, Fer. ¡Mucha suerte para la temporada!

FB – Gracias a vosotros por difundir tanto baloncesto.