Turno para hablar con uno de esos entrenadores que hacen lo más difícil; conseguir sobresalir siendo de casa y llegar a poder dirigir el equipo de su tierra. Pero para ello, hay que tener en cuenta su amplio bagaje, sus más de 150 partidos en LEB como entrenador ayudante en Navarra, su labor formativa en la federación territorial y cómo cogió el toro por los cuernos la pasada temporada cuando podía haber pasado de largo a la perfección. A pesar del buen juego, el resultado no fue el deseado, quedándose a un paso de los playoffs (por average) cuando había plantilla para ello, pero la confianza en el plantel y en el entrenador sigue intacta y hasta siete de los once jugadores que conforman la plantilla repiten. Por si todavía queda algún despistado, obviamente nuestro protagonista de hoy es Xabi Jiménez (1982).

Zona de Básquet – Empecemos por la pasada temporada. A diez días, más o menos, de empezar la LEB Plata coges el equipo porque el club decide prescindir de David Mangas por “pérdida de confianza”. Entonces se te presentó una oportunidad que terminaste aceptando cuando podías haberlo no hecho y seguir como entrenador ayudante. ¿Qué piensas en ese momento? ¿Qué te lleva a asumir el desafío? ¿Pensaste alguna vez que sería así?

Xabi Jiménez – ​La salida de David la pasada temporada fue un reflejo de la presión que había en el entorno del club con aspiraciones de ascenso, y es algo que va implícito en la profesión y más en el baloncesto profesional.

Lo habitual en estos casos es que el entrenador ayudante se haga cargo del equipo hasta la llegada de un nuevo entrenador y era lo que yo esperaba. Me sorprende la directiva dándome la oportunidad de hacerme cargo del equipo hasta el final de temporada, confiando en alguien de la casa. La apuesta firme de la directiva y el querer devolver esa confianza con ilusión y trabajo es lo que me lleva a hacerme cargo del equipo.

ZdB – Aunque cada entrenador tiene su librillo, en cierta medida al formar parte del cuerpo técnico seguro que pusiste tu opinión. Transcurre la temporada y el primer objetivo se consiguió, clasificándoos para el grupo de ascenso. ¿Cómo fue esa primera fase?

XJ – Lo más complejo fue el intentar instaurar un estilo de juego propio con la pretemporada prácticamente concluida. Al final el instaurar hábitos y normas lleva un tiempo, y nos costó “arrancar” un poquito más que al resto. Una vez empezamos a tener claras las ideas de juego, con el trabajo del día a día la maquinaria empezó a funcionar. Encadenamos siete victorias consecutivas (superando a buenos rivales) que nos llevaron a la parte alta de la clasificación del grupo.

ZdB – Luego llegó una de las decepciones de la temporada: vuestra no clasificación para los playoffs. Lucentum, Real Murcia y Navarra eran, en teoría, los más fuertes, y solo el average os apartó de luchar por el ascenso. Has hecho autocrítica (algo que tristemente no se suele ver mucho), ¿pero qué os faltó en ese momento?

XJ – Quedar fuera de unos playoffs de ascenso con un average de menos 0 es ciertamente doloroso. El sistema de competición arrastrando resultados de la primera fase hizo que nos acordásemos entonces de derrotas que obtuvimos y echamos en falta la pretemporada que no tuvimos.

A modo de autocrítica tenemos para analizar varios aspectos.

  • Con este sistema de competición hay que estar preparado desde el inicio de la temporada porque no sabes qué partidos van a servir.
  • La plantilla estaba algo por debajo del nivel físico de la categoría (jugadores con buen 1×1, muchos jugadores por encima del aro).
  • Si se quiere ascender en categorías LEB tienes que ser capaz de vencer en más partidos decisivos contra rivales de entidad.

ZdB – La continuidad del bloque es algo importante, y a pesar de no alcanzar el objetivo habéis renovado muchas piezas (hasta siete). ¿Una muestra de la confianza en estos jugadores y en su trabajo?

XJ – Al trabajo en el día a día y a la predisposición al trabajo de los jugadores y del staff la temporada pasada no se le puede poner ningún pero. La verdad es que el ambiente de trabajo era muy bueno y nos ayudó a progresar y a evolucionar durante la temporada. Por supuesto que confío en ellos, pero es importante intentar este año no empezar de cero, instaurar rápido nuestras normas de juego y no tirar a la basura los nueve meses de trabajo de la temporada pasada.

Es importante que los jugadores apuesten por el proyecto y no tomen otros caminos. Hoy en día con el movimiento que hay en el mercado, los proyectos son anuales. Es necesario que haya proyectos con recorrido a medio-largo plazo que apuesten por los jugadores y estabilicen la situación.

ZdB – En una competición donde el nacional empieza a ser tan importante, y en contra de la tendencia de esta competición, apostáis por él (también porque, en cierto modo, podéis). ¿Le das mucha importancia a este factor?

XJ – Nosotros apostamos por el jugador nacional, pero es cierto que también el jugador nacional está apostando por nosotros. Algunas de las claves en el funcionamiento de los equipos son la cohesión del vestuario y la predisposición al trabajo. No hay ningún problema en tener jugadores con ganas de trabajar sean de la nacionalidad que sean, pero si no apostamos nosotros por el producto nacional, ¿quién lo va a hacer?

ZdB – Un nombre propio es Edu Hernández-Sonseca, que demostró el curso pasado ser un ‘cinco’ diferencial. ¿Cómo es tener un jugador de esta calidad en el equipo?

XJ – La mayor ventaja de contar con Edu es que en el día a día ayuda continuamente a la evolución del equipo, del entrenador y de los jugadores (sobre todo los jóvenes). Edu probablemente sea el mejor pívot “puro” de la categoría, pero donde le sacamos partido realmente es entre semana.

ZdB – La veteranía sigue. Por Iñaki Narros parece que no pasan los años y la solidez que ofrece Adrián García es de destacar. ¿Cómo es el papel de estos veteranos en el equipo?

XJ – Una de nuestras principales apuestas es la de crear un grupo de trabajo en el que jugadores como Iñaki, Adrián y Edu ayuden a que el grupo crezca a un mayor ritmo, pero sobre todo consiguen que la evolución de los jugadores jóvenes vaya a una velocidad mucho mayor y el crecimiento de estos sea continuo. Marcan un elemento diferencial en la categoría en cuanto a conocimiento del juego, pero ayudan a que el nivel medio del grupo crezca durante el año y puedas aspirar a cotas más altas según va avanzando la temporada.

ZdB – La renovación de José Alberto Jiménez es todo un puntazo. Un jugador ya listo para Oro y al que se le puede poner estatus de estrella de la liga. ¿Le veremos brillar aún más?

XJ – José es un jugador joven, con proyección, que ha apostado por Navarra para seguir con su formación como jugador. Como os comentaba antes, el día a día es óptimo para el crecimiento de este tipo de jugador. Va a seguir creciendo seguro y seguiremos disfrutando de su evolución desde el trabajo diario, para ver si consigue ser el jugador más completo posible.

ZdB – Los otros tres jugadores que siguen han progresado en su juego ya la temporada pasada. Iago Estévez está ya en ese punto preparado para ser un jugador importante; Pablo Yárnoz es el mejor ejemplo de que los jugadores navarros pueden llegar y quedarse; y Rodri Gómez es un joven que siempre nos ha gustado y con mucho potencial (¿estallará esta temporada?).

XJ – Un jugador como Iago es un lujo para esta categoría, con un rol muy definido y secundando a Edu a la perfección, es el pívot suplente que todo entrenador quiere tener.

Pablo lleva demostrando año tras año cuál es su lugar en la plantilla y en la categoría. Es quién más conoce el precio de los minutos, pero con su defensa y su pundonor consigue promediar 20 minutos año tras año, venga quien venga a competir por su puesto. Yo le doy especial importancia a que el “ejemplo” para el resto de navarros sea un jugador de sus características.

Rodri ha tenido su primera experiencia profesional fuera de casa y ha crecido mucho en conocimiento del juego. Es capaz de anotar desde fuera y de jugar por encima del aro, esperamos que su crecimiento nos ayude, pero siempre desde el trabajo diario.

ZdB – Momento ahora para analizar a tus cuatro refuerzos. Empezamos por Lamonte Thomas, un base excelente en el juego de bloqueo directo y a campo abierto. ¿Qué esperas de él?

XJ – Lamonte es el elegido para el puesto de base titular. Está llamado a ser una de las piedras angulares del proyecto. Tiene un talento especial para asistir, es muy vertical y juega bien situaciones de bloqueo directo. Si conseguimos sacarle partido a todo esto para añadirlo a nuestro juego y que entre en el ambiente de trabajo del resto del grupo seguro que nos ayuda mucho.

ZdB – Fichar a Jorge Lafuente es sinónimo de fichar a un multiusos que actúe de “pegamento”.

XJ – Jorge es un jugador importante dentro de las Ligas LEB. Desde que salió de Huesca no ha dejado de crecer como jugador y siempre ha sumado en los minutos en pista en todos los equipos que ha estado. Es un jugador contrastado, con un buen conocimiento del juego y que representa unos valores en pista con los que el club está muy identificado.

ZdB – Un jugador que nos encanta, y que en EBA fue de los mejores, es Albert Real. Por composición de plantilla parece que será el base reserva, aunque alternará ‘uno’ y ‘dos’. ¿Dónde va a jugar y qué puede aportar?

XJ – Albert es un jugador muy vertical, capaz de anotar desde fuera; ofensivamente lleva un crecimiento continuo los últimos años jugando al 1 y al 2, pero lo más importante es que es capaz de aportar mucha dureza en defensa. Desde su año en Martorell, donde tuvo una progresión importante durante la temporada, ha seguido sumando y creemos que es el complemento perfecto para Lamonte.

ZdB – El más desconocido de todos es Charlie Wilson. El interior estadounidense será el jugador que aporte físico y explosividad. ¿Qué nos cuentas sobre él?

XJ – Charlie es un jugador muy móvil, que cambia muchos tiros en defensa por su capacidad de jugar por encima del aro. Ofensivamente destaca por ser un interior capaz de correr la pista y por su buena mano a media distancia. Viene a sumar en estas facetas, mejorando la plantilla en estos aspectos que echamos en falta el año pasado.

ZdB – Sabemos que a los entrenadores no os gusta mucho hablar de objetivos, siendo primero hacer un equipo y demás, pero la pregunta es obligada: ¿es el ascenso a Oro el objetivo?

XJ – Nuestro objetivo es el encajar las piezas nuevas en el bloque que hemos renovado del año pasado, dar la suficiente importancia al inicio de liga e instaurar una buena metodología de trabajo desde el primer día. Es la apuesta que hemos hecho y si somos capaces de llevarla a cabo los resultados nos deberían acompañar.

ZdB – Mucho tiempo en LEB como entrenador ayudante y ahora de principal. ¿Qué ha cambiado?

XJ – Tengo la suerte de disfrutar mucho cada vez que piso la pista. He coincidido con muy buenos entrenadores y he podido aprender de todos los entrenadores con los que he tenido la suerte de coincidir. Estando de ayudante al final dependes del rol que te asigne el entrenador principal en su metodología de trabajo, mientras que como principal eres tú el que marcas esas pautas. En el día a día es similar y el buen funcionamiento del staff es clave para facilitar ese ambiente de aprendizaje continuo y mejora profesional de todos.

ZdB – ¿Consideras que al entrenador “de la casa” se le exige más o se mira con una lupa más grande que al que viene de fuera?

XJ – Estamos disputando la LEB Plata en un club histórico como es Basket Navarra, con la responsabilidad que ello conlleva. Cualquier persona que esté dentro de la estructura de la primera plantilla va a tener una gran exigencia.

Mi planteamiento es disfrutar de cada segundo en pista e intentar crear un ambiente de trabajo que favorezca la mejora individual y del grupo desde la responsabilidad individual que debe de asumir cada componente del mismo.

ZdB – ¿Están ya cerrados tus entrenadores ayudantes o todavía es pronto para saberlo?

XJ – Deberá de comunicarlos en club cuando le parezca oportuno, pero os puedo decir que son de mi total confianza.

ZdB – Siempre has estado al lado del club para que fuera el referente de la Comunidad Foral. El año pasado tuvieron minutos jugadores como Fuentes y Velasco, ¿pero es factible que otros navarros (además de los del primer equipo) tengan oportunidades, ayuden en los entrenamientos…?

XJ – Como bien decís, soy bastante partidario de que Basket Navarra sirva como plataforma para que los jugadores navarros que destacan sean capaces de tener su oportunidad en el primer equipo, eso sí, siempre como premio al trabajo. Desde la Federación Navarra se lleva años haciendo un buen trabajo para que los jugadores que destacan tengan medios para evolucionar y puedan completar el trabajo que han hecho en sus clubes, pudiendo entrenar con clubes como Megacalzado Ardoi y Valle de Egüés (de Liga EBA) o con el propio Basket Navarra.

ZdB – Cuando estás de entrenador principal la responsabilidad aumenta, ¿pero te da tiempo a seguir colaborando en proyectos como los talleres o la escuela de baloncesto?

XJ – El tiempo es el que es y, obviamente, la colaboración es menor, pero siempre me gusta seguir en contacto con proyectos de mejora que se llevan a cabo desde el club y desde la federación.

ZdB – ¿Has tenido alguna idea nueva para seguir fomentando y promocionando el baloncesto entre los más pequeños?

XJ – Ahora mismo hay que intentar promocionar el baloncesto desde Basket Navarra intentando que los más pequeños sientan identificación con los valores que intenta transmitir el club. Sí que sigo, y seguiré, colaborando tanto con la Federación Navarra como con otros clubes en promocionar el baloncesto en navarra.

ZdB – Son muchos años en Navarra, pero… ¿no hubo antes la posibilidad de coger el equipo?

XJ – Al final son once años los que llevo dentro de la estructura del club. En esta vida hay que tener en cuenta las situaciones personales puntuales; el año pasado llegamos a un acuerdo con el acercamiento que hubo por ambas partes y estoy encantado de seguir disfrutando este año.

ZdB – ¿Qué te ha aportado cada uno de los entrenadores del Basket Navarra con los que has estado de ayudante (Guripa, Lamúa, Frade, Prado y Mangas)?

XJ – Al final de todos he aprendido. Guripa será probablemente el entrenador más inteligente con el que he compartido banquillo y un gran gestor de grupo. Sergio Lamúa es el que tenía mayor facilidad a la hora de asumir riesgos y de hacer planteamientos novedosos. De Carlos Frade tengo que destacar su organización y control de todos los elementos en torno al equipo y su ímpetu con los jugadores. Joaquín Prado es una enciclopedia de baloncesto, tiene un conocimiento impresionante y me llamó especialmente la atención su talante y saber estar en todas las situaciones. David es una persona de diez, a nivel humano es increíble y de él puedo destacar la intensidad y ritmo en el día a día y su habilidad para sacar partido a todas las plantillas que ha tenido.

ZdB – ¿Qué hace falta para que salgan más jugadores navarros en LEB?

XJ – Como comentaba antes, se están dando pasos muy importantes desde Basket Navarra, desde la federación y se está trabajando bien en los clubes, con Valle de Egüés y Megacalzado Ardoi ganando importancia en EBA. Se están dando buenos pasos y hay que seguir trabajando.

ZdB – Sabemos que te gusta mucho el tema de la formación. ¿Crees que ha cambiado la visión sobre el entrenador de formación en los últimos años? ¿Cómo se puede fomentar la práctica del baloncesto entre los niños ahora que tienen tanta oferta y parte de ella sedentaria?

XJ – El entrenador de formación cada vez está más preparado. Hay una evolución increíble y los entrenadores tienen muchos recursos para crecer. Quizás se tenga menos en cuenta el ser un buen comunicador y ser capaz de transmitir emociones y enganchar a los niños, y a mí me parece muy importante.

Más que engancharlos al baloncesto, lo prioritario debe de ser transmitir valores y ser capaces entre todos de combatir el sedentarismo y promocionar los valores que el deporte lleva intrínsecos.

ZdB – ¿Un deseo para esta 19/20?

XJ – Seguir disfrutando del baloncesto cada segundo.