Probablemente una de nuestras debilidades, no solo por los éxitos que cosecha en forma de nominaciones y estadísticas, sino también por su exquisita amabilidad y disponibilidad. Hablamos del tinerfeño Jacobo Díaz (1996), uno de los jóvenes españoles que desarrolla su juego en la NCAA a la par que estudia una carrera (podéis consultar la lista de los NCAA españoles vía Gonzalo Bedia). Nuestro protagonista, ex canterano de Estudiantes y con pasado en la CBA canaria, es un talento a tener en cuenta y que debería gozar de más protagonismo en España, ya que en esta pretemporada universitaria Jacobo Díaz fue reconocido por las publicaciones más prestigiosas como uno de los 10 mejores jugadores de toda la NCAA-DII. Aprovechamos para charlar con él tras sus partidos contra NCAAs-DI como Kentucky.

Zona de Básquet – Muy buenas, Jacobo. ¡Gracias por atendernos una vez más! 

Jacobo Díaz – En primer lugar quiero daros las gracias por hacerme esta entrevista y por la labor que hacéis siguiendo a los jugadores jóvenes que no tenemos muchos medios donde poder contar nuestras experiencias…

ZdB – Empieza una nueva temporada y podemos decir que la primera fue de acoplamiento, la segunda, de explosión y la tercera, de consolidación (a pesar de los problemas físicos). Esta cuarta y última, ¿cómo la definirías?

JD – Esta es mi última temporada en la universidad y tengo gran responsabilidad, porque además de Sénior soy capitán del equipo y en un programa como IUP, las expectativas todos los años son de ganar la conferencia y optar al mayor número de victorias posibles, lo cual es complicado, dado que todos los años hay jugadores nuevos, Freshman, que hay que acomodar en el equipo y conseguir que jueguen con nuestros sistemas. Por tanto, este año mi posición es de liderazgo y de conseguir que con los buenos jugadores con los que contamos podamos hacer algo bonito y llegar lo más lejos posible en marzo. Personalmente ya he demostrado estos últimos años de lo que soy capaz y este año es el momento de dar un paso adelante con todo el equipo.

ZdB – En esta pretemporada has recibido muchas nominaciones de los medios más importantes (incluso de la propia NCAA) y prácticamente en la mayoría de ellos te sitúan como uno de los 10 mejores de la NCAA-DII. ¿Cómo te sientes al recibir tanto galardón? ¿Hay responsabilidad?

JD – Obviamente esto es un trabajo continuo de los últimos tres años y me siento muy agradecido de que en EEUU puedan ver el potencial que tengo y se vea reconocido en todas estas “proyecciones” (mejor que nominaciones) a lo que va a ser la temporada, sin olvidar que esto se consigue con el buen equipo y el buen programa en el que me encuentro, que hace que mis buenas actuaciones se hagan más notables. No es lo mismo hacer mis números con un equipo que se encuentre en mitad de tabla, que con uno como IUP que siempre se encuentra en la zona alta y por tanto no solo es mérito personal, sino que también mis compañeros me han aupado a conseguir estas nominaciones de pretemporada. Me siento muy agradecido a todos ellos y a mi coach, por toda la confianza que ha depositado en mí desde mi incorporación al programa. Todo ello me ha llevado a donde estoy en este momento.

ZdB – ¿A nivel grupal, el objetivo del equipo es conseguir el título de conferencia? ¿Ves factible aspirar a ganar la NCAA-DII o depende de muchos factores?

JD – Como es lógico, ganar el título de la NCAA II sería un sueño, pero siendo realistas ello depende de muchos factores, o sea, es una larga temporada, con muchos partidos en pocos meses y dependemos del equipo y de las  lesiones, y como es lógico, también de los otros equipos; sin embargo, somos una muy buena universidad DII y como se ha venido demostrando en los últimos 10 años con nuestro entrenador Joe Lombardi, se nos exige lo máximo y llevamos tres años ganando la Conferencia Oeste y no aspiramos a nada menos que llegar a March Madness. Se trata de un trabajo duro y debemos estar unidos, pero este equipo no solo puede ganar la conferencia, sino dar muchos problemas al resto de los equipos una vez que entremos en el mes de marzo.

ZdB – En el equipo hay otros Séniors que llevan junto a ti el peso del equipo. ¿Cómo son y juegan Dante Lombardi y el pívot neerlandés Willem Brandjwijk? ¿Algún otro en el que nos debamos fijar?

JD – Este año somos tres Séniors los que volvemos a ser titulares en el equipo y somos los que tenemos que tirar del carro; y ello porque tenemos un Freshman que va a ser titular y varios transfers de otras universidades, de modo que somos nosotros los que tenemos que liderarlo no solo en puntos y rebotes, sino manteniendo al equipo unido durante toda la temporada, siendo capaces de demostrar que somos algo más que buenas actuaciones individuales. Will Brandwijk está jugando  increíble, como se ha demostrado en los últimos partidos, y está siendo una bestia y nos va a ayudar mucho más que el año pasado y va a ser vital, como lo es nuestro base Dante Lombardi, que ha de liderar al equipo en ataque y en defensa y nos ha de dar solvencia en ataque, sacándonos de apuros en momentos complicados, haciéndonos jugar como equipo. Otros jugadores en los que nos debemos fijar son, por ejemplo, Armoni Foster, que para mí es uno de los mejores Freshman que he visto en la conferencia en todos estos años, porque es muy buen lector de juego, alto para ser escolta, buen jugador de uno contra uno y nos va a dar balance en ataque y en defensa; también tenemos al húngaro  Marko Krivacevik, que creo va a ser un jugador que nos aporte mucho en la segunda parte de la temporada, dado que se está adaptando, pues viene de un año sin jugar transferido de DI (Universidad de Duquesne) y le está costando adaptarse, pero nos va a ayudar en el rebote y va a ser fundamental en las futuras rotaciones; por último, destacar a Malik Miller (Sophomore), que se está consolidando en su tercer año en el equipo y aportará su experiencia y su capacidad como defensor en uno contra uno.

ZdB – Hace unos días os enfrentasteis a equipos DI. Contra Morehead St ganasteis y te saliste (30 puntos y 19 rebotes), y luego caísteis en un partido entretenido contra Kentucky, una de las universidades más míticas de DI. ¿Cómo fue ese partido y enfrentarse a interiores como Washington, Travis o Richards? ¿Se notó mucho el cambio respecto a los rivales DII o depende mucho del DI que esté enfrente?

JD – Estos dos últimos partidos contra equipos DI nos han dado una buena percepción de nuestro nivel y de cómo nos encontramos con respecto a otras universidades. Comenzamos jugando y ganando contra Morehead State, y además de conseguir una actuación personal muy notoria nos encontramos enfrente a un equipo muy diferente de los que pueden ser top en nuestra división, de modo que fue un partido más igualado. Sin embargo, enfrentarse a Kentucky fue increíble, jugar frente a 20.000 personas y palpar la pasión que sienten por los colores del equipo de baloncesto de una universidad es algo que nunca había visto a ese nivel y me ha parecido increíble, y que en España desconocemos salvo por lo que podemos ver en las películas. Como decís, los jugadores interiores marcan la diferencia entre las universidades DI de nivel intermedio, como Morehead State o la nuestra, con las de nivel top como pueden ser Kentucky o Duke; la diferencia está en el físico de los interiores, dado que esas universidades reclutan a los mejores jugadores del país, que posiblemente participen al final de la temporada en el Draft de la NBA. Por tanto, la diferencia física es bastante considerable, como pude apreciar el día del partido; sin embargo, a nivel de equipo, les plantamos cara y les creamos dificultades hasta el minuto 35 aproximadamente, cuando el partido ya se rompió en su favor. Aun así, nos hemos sentido contentos de la experiencia y muy motivados, son momentos que cambian tu apreciación de las cosas y te hacen valorar más el equipo con el que compites.

ZdB – A lo mejor es pronto para preguntarte, pero la primavera llega enseguida… ¿Tienes ya planes una vez que te gradúes? ¿Salto al profesionalismo, vuelta a España?

JD – Obviamente terminar mis estudios y volver con dos carreras bajo el brazo hace que en parte se reduzca la presión, dado que siempre puedo volver a ellas y convertirme en un profesional al margen del baloncesto, pero yo quiero intentar dar el salto al profesionalismo, y desde luego jugar en España sería un sueño, pero no descarto jugar en cualquier sitio. Quiero comenzar mi carrera en buen equipo que cuente conmigo y me dé su confianza y a partir de ahí se irá escribiendo mi futuro como jugador profesional.

Anuncios