El Real Madrid arrebata el liderato de la Conferencia Centro al Gran Canaria, que en la séptima jornada de competición encajaba ante Náutico de Tenerife y en el histórico pabellón de la Avenida de Anaga la primera derrota. Pero el Madrid comparte liderazgo con Alcobendas y Gran Canaria, que le igualan a resultados, seis victorias y una derrota, y se sitúan en segundo y tercer puesto, respectivamente, por la diferencia entre los puntos a favor y los puntos en contra.

Si en un derbi perdía Gran Canaria la imbatibilidad, también un derbi daba el primer puesto de la tabla al Madrid, que ganaba en casa a Movistar Estudiantes, al que asfixió con una intensa defensa. Un partido que se resolvió en la pintura y que reunió en la Ciudad Deportiva de Valdebebas a un puñado de talentos, destacando el duelo anotador entre el local Mario Nakic (26 puntos) y el colegial Adams Sola (25).

Alcobendas ganaba a un Casvi que pagaba con la derrota un mal tercer cuarto, en el que encajó 28 puntos y solo anotó seis, un tanteo que daba a los granates una renta imposible de superar por los de Villaviciosa de Odón, aunque no dejaron de intentarlo.

En un partido intenso e igualado entre dos de los históricos clubes canarios, Gran Canaria perdía su imbatibilidad ante Náutico en el fortín del equipo tinerfeño, donde los de Santi Lucena están invictos. Un trabajado triunfo de los nautas, que tuvieron un alto nivel de acierto en el tiro, potenciando el balance defensivo con especial atención en el rebote.

Por detrás del trio de cabeza, se sitúa Guadalajara Basket, que esta jornada ganaba a Quintanar. Los alcarreños suman cinco victorias, aunque tienen un partido pendiente que disputarán en casa ante Estudio el próximo domingo. Ante Quintanar, Guadalajara se sobreponía una jornada más a bajas en la plantilla y el partido no fue fácil, porque tras una buena primera parte, los alcarreños tuvieron que sufrir en la segunda, aunque al final aguantaron el tirón visitante y se llevaron el partido.

A base de triples ganaba Rivas a Conejero y es que casi la mitad de los puntos que los madrileños endosaron a los de Lanzarote llegaron desde más allá del 6.75. El cuarto equipo canario, el recién ascendido CB Aridane, vencía en un intenso partido con remontada incluida en la cancha de Zentro Basket, su primera victoria fuera de La Palma.

Pozuelo se imponía a Estudio lastrado por un mal primer cuarto. Un choque que enfrentaba a dos equipos situados en la parte baja de la tabla con solo una victoria y los dos obligados a sumar para no quedarse atrás. Y Liceo ganaba anotando más de 100 puntos a Daimiel, que con esta nueva derrota se sitúa en la penúltima plaza de la clasificación con un solo triunfo en siete partidos, los mismos resultados que el colista, Estudio, aunque los madrileños tienen un partido pendiente por jugar.

Los mejores de la jornada

En actuaciones individuales, el jugador más destacado y por tanto MVP de la séptima jornada fue Alberto Arias, de CB Pozuelo, con 29 puntos, 5 rebotes, 1 asistencia y 37 de valoración; el máximo anotador, Juho Gummerus, de Novum Energy Liceo Francés, con 31 puntos; el máximo reboteador, Raúl Lázaro, de Lujisa Guadalajara Basket, con 15 rebotes, y el mejor asistente, Andrés Rico, también de Liceo, que repartió 9 asistencias.

Los partidos

El Madrid se impuso al Estu con una asfixiante defensa

El primer duelo de canteras ACB en Liga EBA esta temporada se decantó en la primera mitad del partido a favor del Real Madrid, que con una asfixiante defensa dificultó cualquier maniobra en ataque de Movistar Estudiantes.

Con 51-35 al descanso, el Estu se vio obligado a nadar contracorriente. En una notable segunda mitad, rozó la remontada (79-73 a falta de 4.44 min.), pero terminó cayendo por 98-79 ante un Madrid que encadena su sexta victoria consecutiva y desbanca a Gran Canaria del liderato del Grupo B.

Según la Federación de Baloncesto de Madrid (FBM) el partido “reunía toneladas de talento sobre la pista, aunque también había ausencias destacadas, como la del estudiantil Héctor Alderete”.

Con el Madrid “más fuerte por dentro” y el Estu “más orientado al juego exterior” comenzó el partido. “La presión defensiva del Madrid, siempre encima del balón, hacía mucho daño a Estudiantes”, que al final del primer cuarto estaba a 10, 28-18, de su eterno rival.

Parcial de 3-0 para el Madrid al comienzo del segundo “con la experiencia de sus dos senior (Javier Salsón y Maxi Solé) en pista”, mientras el Estu “tenía que emplearse a fondo para conseguir cada canasta”. La entrada en cancha del israelí Gilad Levy (2.10) “aportó más centímetros” a los del Ramiro, pero no sirvió de mucho porque los blancos conservaron la renta de 10 puntos, que en “un estirón final” se amplió hasta el 51-35 con el que se llegó al descanso.

En el tercero, siguió mandando el Madrid “pero no con una distancia insalvable para un Estu que salió del vestuario en busca de la remontada”. Mediado el cuarto, los colegiales habían recortado la diferencia (58-45). Un triple de Nacho Arroyo “rompió” la barrera de los diez (69-62) y se llegó al final del periodo con 73-64 en el marcador.

Pero no pudo ser, porque en los diez últimos minutos, Maxi Solé tiró de oficio y Amar Sylla de físico “para mantener la ventaja del Madrid”. Adams Sola lideró el último intento de remontada (78-71 mediado el cuarto y 79-73 con 4.44 min. por jugar) “concediendo al partido un plus de emoción” hasta que la puntería del equipo local lo sentenció con el definitivo 98-79.


Casvi pagó con la derrota su mal tercer cuarto ante Alcobendas

NCS Alcobendas se impuso a Eurocolegio Casvi (83-62), que pagó con la derrota un mal tercer cuarto en el que encajó 28 puntos y solo anotó seis. El partido, disputado el miércoles 7, cerró la séptima jornada de competición en la Conferencia Centro, que ha cambiado de líder al perder Gran Canaria y ganar sus inmediatos perseguidores, Real Madrid y Alcobendas, que le igualan a resultados -6 victorias y 1 derrota- pero le superan en la tabla por la combinación de puntos a favor y puntos en contra.

Alcobendas rompió el partido en el tercer cuarto al anotar 28 puntos y dejar en solo seis a Casvi, que hasta entonces había plantado cara a uno de los mejores conjuntos del Grupo B, segundo en la clasificación tras esta victoria.

Igualado fue el primer cuarto, que se apuntó Alcobendas por 17 a 14, pero Casvi apretó en el segundo y con un parcial de 16-20 llegó al descanso +1, 33-34, máxima igualdad en la cancha. Pero Alcobendas salió cono una apisonadora del vestuario, subió las defensas y efectivo en ataque endosó 28 puntos a un Casvi que no supo como frenar a los de Jose Antonio Ramírez, que al final del tercer cuarto mandaban en el marcador por 61-40.

Igualados fueron los últimos diez minutos de partido (parcial de 22-22), pero la renta acumulada por Alcobendas fue insalvable para los de Jose Antonio Sánchez, que acabaron cayendo por 83-62.


Náutico endosó a Gran Canaria la primera derrota

En un derbi intenso e igualado, Náutico de Tenerife se impuso a Gran Canaria (96-89), que encajó la primera derrota de la temporada. Los de Santi Lucena cortaron la racha de imbatibilidad del filial del GranCa con un trabajado triunfo “marcado por la igualdad”, dice la crónica del Club nauta, que destaca como el equipo “sigue intratable en su cancha”. Los tinerfeños mantuvieron un alto nivel de acierto en el tiro, “potenciando el balance defensivo con especial atención en los rebotes”.

Con un inicio intenso y rápidas transiciones, Gran Canaria impuso su ritmo, pero Náutico demostró el motivo de sus buenos números en casa “manteniendo el pulso al líder del Grupo B” y llegando al final del primer cuarto a solo cinco abajo (24-29). Gran Canaria arrancó con fuerza en el segundo y se fue de ocho pero Náutico “se reencontró con su mejor baloncesto” y dio la vuelta al partido con acierto en el tiro tanto interior como exterior y “una buena defensa que neutralizaba las virtudes de los amarillos en el rebote”, marchándose al vestuario con una ligera ventaja (49-46).

Igualdad tras el descanso, pero Gran Canaria anotó tres triples consecutivos y amplió la renta, cerrando el tercer cuarto con 70-75 a su favor. Emoción en el último cuarto. Ni tinerfeños ni grancanarios conseguían una amplia ventaja. Acierto interior de Náutico, atento al rebote, y a la zaga el GranCa, que acabó cediendo en los minutos finales ante el equipo local que por 96-89 sumaba el cuarto triunfo en su cancha.

Al final del partido, Santi Lucena señalaba la importancia de “sacar el mayor número de triunfos en la primera vuelta, para centrarnos en otros objetivos de cara a la segunda”, y añadía que el próximo fin de semana (ante el madrileño Estudio) esperaban “romper la racha” y ganar a domicilio, porque fuera de casa aún no han conseguido ganar.


Guadalajara sumó ante Quintanar la quinta

Lujisa Guadalajara Basket sumó su quinta victoria de la temporada al imponerse en un derbi regional a Basket Quintanar (75-67), que pagó muy caro un mal primer cuarto en el que solo anotó seis puntos por 24 del rival. Una jornada más los de Marino Rodríguez se sobrepusieron “a su falta de fondo de armario”, pero después de “una primera parte sensacional, tuvieron que sufrir tras el paso por vestuarios”, según GuadaTV. En los primeros 20 minutos, los morados “lo bordaron”. No solo en ataque, con 43 puntos anotados, sino sobre todo en defensa, dejando a su rival en 19 tantos.

La renta de 24 puntos a favor al descanso (43-19) “invitaba al optimismo”, pero tras el paso por vestuarios, Guada acusó las bajas y el cansancio encajando un parcial de 8-24 en el tercer cuarto, que acabó con 51-43 en el marcador. Guadalajara Basket tuvo “la entereza suficiente para aguantar el tirón visitante, taponar la hemorragia defensiva y recuperar el acierto ofensivo para terminar celebrando la victoria por 75-67”.

El partido contra Quintanar fue el primero de los tres que disputa esta semana Guadalajara Basket, que el viernes 9 visita a Movistar Estudiantes, su rival en la octava jornada, y el domingo 11 recibe en el San José a CD Estudio, un encuentro aplazado correspondiente a la quinta jornada.

Guadalajara vs Quintanar (Foto Guadalajara)
GUADALAJARA BASKET

Rivas derrotó a Lanzarote Conejero a triples

En partido adelantado al jueves, Aloe Plus Lanzarote Conejero encajó ante Uros de Rivas por un abultado 95 a 65 la quinta derrota consecutiva de la temporada. Según Lanzarote Deportiva casi la mitad de los puntos del equipo madrileño llegaron desde la línea de triples, “una de las armas del Uros de Rivas para machacar una y otra vez el sistema defensivo del Conejero”, que se mantuvo en el partido hasta el tercer cuarto, porque en el último solo anotó 10 puntos por 30 de los de Juanjo Simón.

Desde el comienzo se vio por donde iba a discurrir el encuentro, y es que hasta cinco triples anotó Rivas en el primer cuarto, que acabó con 27-23. Conejero se acercó en los primeros minutos del segundo, pero dos triples de Pablo Mariñán “echaban por la borda la reacción de los visitantes” que se atascaron en ataque en los compases finales y perdieron “infinidad de balones”, permitiendo que Rivas ampliara la renta y se fuera al vestuario con 50-37 a su favor.

Tras el descanso se vieron los mejores minutos de Conejero. Un rebote ofensivo de Richard Nguema y una posterior canasta del base recortó la diferencia a menos de 10 puntos (52-44). Pero Rivas aprovechó los despistes defensivos de los insulares, impidiendo que se acercaran en el marcador. Con una canasta sobre la bocina del ex jugador madridista Acoydan McCarthy y 65-55 en el marcador acabó el tercer cuarto, un tanteo que permitía a Conejero seguir en el partido. Pero el ataque de Lanzarote Conejero desapareció en el último cuarto. Rivas siguió jugando en equipo, abriendo poco a poco brecha en el marcador. Un triple de Alejandro Zamora amplió por encima de los 20 puntos (83-61) la renta de los madrileños, que acabaron ganando por un rotundo 95-65.


Aridane firmó ante Zentro la primera a domicilio

Importante victoria, la primera a domicilio, del CB Aridane, que se impuso a Zentro Basket Madrid por 83-87 en un encuentro muy competido y a rachas.

Zentro mandó en la cancha en la primera mitad del partido, 27-20 a su favor al final del primer cuarto y 50-43 al descanso. Tras el paso por vestuarios, Aridane subió las defensas, recortó distancia y llegó al final del tercer cuarto a 1, 68-67. Diez minutos por delante y todo por decidir. Mediado el cuarto, +4, 74-78, para el equipo palmero, que supo conservar la renta y sentenciar el partido con el 83-87 definitivo.

Fue un partido “a rachas” dice el entrenador ayudante de Zentro, Dani Molina, “con un ritmo anotador muy alto” por parte de ambos equipos, “lo que nos beneficiaba a nosotros porque Aridane tiene una plantilla más corta”. Los canarios anotaban en segundas oportunidades “o en opciones desde balón interior para jugar uno contra uno o para tiros abiertos de McDonald”, explica el técnico, quien añade que la segunda parte fue más o menos igual, “pero nuestro ritmo fue a menos”.

Se jugaron menos posesiones y en ese intercambio, con el partido mucho más parado, nos remontaron y nos ganaron”, precisa Molina, quien subraya que “siempre en los uno contra uno de McDonald y Raley Ross”. Del rival también destaca a Nouhoum Bocoum, “muy superior a nuestros interiores”, y de Zentro, a Erik Persson, Pavle Titic y a Guille Bastante, “salvando la papeleta”.

Con este triunfo CB Aridane suma tres victorias y cuatro derrotas, un resultado que le sitúa undécimo en la clasificación y le da “la tranquilidad y el premio al gran trabajo realizado por el equipo y cuerpo técnico”, según el club palmero.

Zentro vs Aridane (Foto Davinia Fuentes, ex jugadora del senior femenino de Aridane)
DAVINIA FUENTES

Dos tiros libres dieron a Pozuelo la victoria ante Estudio

Por un apretado 83-81 CB Pozuelo ganó a CD Estudio, en un partido igualado aunque siempre con los visitantes abajo en el marcador. Situados en la parte baja de la clasificación, con solo una victoria, los dos equipos estaban obligados a sumar para no quedarse atrás y fue Pozuelo el que se apuntó el positivo.

Muy serios atrás y dominando el rebote, los de Mariano Arasa empezaron mandando en la cancha y cerraron el primer cuarto con 25-18 a su favor y 45-39 al descanso. Parecida fue la segunda mitad, con parciales de 18-23 y 20-19, pero el partido se decidió desde la línea de Tiro Libre con poco más de 10 segundos por jugar y empate a 81 en el marcador.
Los dos lanzamientos convertidos sellaron la victoria para Pozuelo por un ajustado 83-81.

Fue un choque igualado, nos dice el entrenador de Estudio, Borja González de Mendoza, “todo el rato abajo en el marcador, pero sin irnos del partido”. “Ellos muy serios”, añade el técnico, y explica que en el último cuarto “nos ponemos tres arriba y balón (a falta de 2 minutos), pero no rematamos”. Con 16 segundos por jugar y empate a 81 en el marcador, una falta en un rebote “decidió, con dos tiros libres, el partido”, aunque el capitán de Estudio, Roi Álvarez, tuvo un triple para ganar, pero no entró.


Derrota clara del CB Daimiel ante Liceo

Autocares Rodríguez CB Daimiel cayó por 109 a 83 en la cancha del Novum Energy Liceo Francés -el Campus Sur de la Politécnica-, un rival previsiblemente directo por la permanencia. Comenzó mandando Liceo, que se llevó el primer cuarto con un 27-20, pero en el segundo reaccionaron los de Bernardo Rodríguez y con un parcial de 26-30 consiguieron llegar igualados al descanso, 53-50 en el luminoso.

Tras el paso por vestuarios, Liceo Francés mostró su mejor versión y muy superior amplió la diferencia a +14, 81-67, al final del tercer cuarto. Una diferencia que CB Daimiel no pudo recortar y ampliaron los de Jorge Lorenzo, que ganaron por un contundente 109-83.

Hasta el descanso, un partido bastante igualado, nos dice el entrenador de Liceo, Jorge Lorenzo, con “un ritmo de anotación alto por parte de los dos equipos”, sobre todo “en situaciones a todo campo, transiciones y muchos uno contra uno”, y “poca defensa”. En la segunda mitad, añade, Daimiel, que tenía menos rotación, “bajo el ritmo físico”, mientras que “nosotros continuamos con un ritmo alto de anotación”. Al final, añade, “bajaron los brazos y rompimos el partido hacia el minuto siete del tercer cuarto”, y a partir de ahí “jugamos mucho más fluidos porque ellos pusieron menos resistencia”.

Anuncios