Sigue Sáenz Horeca Araberri apostando por jugadores desconocidos que buscan hacerse un hueco en España. El que llega ahora es Milan Marković (Serbia / 1990 / 208 cm), que viene a disputarle minutos a Okoroh en la pintura, y que recala en Vitoria procedente del Doxa Lefkadas de la segunda división griega.

Se tiene constancia de él cuando empieza a jugar en el Spartak Subotica (11/12); en 2013, pasaría al Proleter Naftagas de la segunda división serbia, donde estaría una temporada y media, hasta fichar por el Beroe búlgaro en 2015 (11 pa, 8.5 pt, 4.5 re). El curso siguiente (15/16), no encontraría equipo hasta febrero, recalando en Macedonia (Gevgelija), donde sería titular (14.5 pt, 10.7 re). Ese rendimiento le hizo volver a la primera división de su país, al Napredak (16/17: de nuevo titular, 21 mi, 11.7 pt, 5.2 re). La pasada campaña, a pesar de haberse anunciado su acuerdo con el Tajfun esloveno, no llegó a debutar, recalando posteriormente en el Doxa Lefkladas, equipo griego de segunda división recién descendido, donde era el pívot de segunda unidad (14 mi, 7.3 pt, 4.3 re).

Realmente a Marković no es un jugador que conozcamos, pero en nuestro afán de desgranar a los debutantes en la competición, hemos indagado y preguntado por él. Nos han comentado que es un pívot veterano trotamundos y que sabe adaptarse a diferentes roles según necesita el equipo. Tiene un estilo de pívot de los de antes, buen tren superior, le gusta el juego físico, con movimientos sólidos de giro en poste bajo sin ser un virtuoso, fuerte y físico; continúa bien en situaciones de pick and roll y tiene imán para el rebote de ataque, siendo habitual que anote en segundas opciones para su equipo. En defensa, aporta solidez, saber estar y dureza, siendo un buen defensor en poste bajo y en las cercanías de canasta, no dudando en gastar faltas.

Mikel Ereño, entrenador ayudante de Araberri, apunta en la nota de prensa que se trata de un interior “con envergadura y buenas cualidades competitivas”. Además, explica que “tiene recursos ofensivos y defensivos y aporta energía”, y finaliza remarcando que es el jugador con mayor experiencia profesional del equipo, “ya que ha jugado en varias ligas europeas”.

Marković, 15 rojo – 11 puntos y 6 rebotes vs Iraklis

Nosotros nos hemos molestado en verlo un poco más allá de los highlights, pero siendo sinceros, es un jugador que siempre ha estado fuera de nuestro radar por lo que no lo conocemos. Sí que conocemos la A2 griega de ver a los Rashad Bell, Bubalo, Đorđević, Keydren Clark y compañía, y el nivel es inferior al de LEB Oro; además, es una liga donde se permite mucho el contacto, como las ligas típicas del Este. Visto el partido ante Iraklis (el vídeo anterior), uno de los mejores de la temporada de Marković, y sin poder entrar en valoraciones más allá de este partido, observamos un pívot fuerte, duro, que pone bloqueos por donde no pasa nadie y anota como finalizador; puede correr la transición para su tamaño (esos 208 cm pueden ser al alza), le gusta el contacto en defensa (3 faltas por partido en 14 mi), atrapa los rebotes de su zona (pero sufre en desplazamientos laterales) y se evapora cuando sale de su área de influencia.

Está claro que un proyecto como el de Araberri tiene que hacer apuestas de este tipo, pero Marković no es un jugador como Balaban o, por ejemplo, Đukanović en la 17/18 (que venía de ser el máximo anotador de Serbia), y siempre nos queda la duda de si no hay un ‘cinco’ nacional fuerte y duro para este puesto, o simplemente la ecuación es tan fácil como que no existe.

Anuncios