Hace dos años Hispagán UPB Gandía organizaba una de las Fases de Ascenso a LEB Plata, y se imponía a sus rivales para dar un salto que apenas duró una temporada, pues doce meses más tarde retornaban a EBA. El paso atrás no les hizo dudar y han vuelto para dominar su Conferencia y repetir como organizadores en busca de un nuevo ascenso de la mano de Víctor Rubio (Gandía, 1978), con quien hablamos antes de afrontar este reto.

Zona de Básquet – Objetivo conseguido: primer puesto y derecho a organizar la Fase de Ascenso. ¿Contentos por el logro conseguido?

Víctor Rubio – Muy contentos. No sé si alguna ciudad ha llegado a albergar dos Fases de Ascenso en su pabellón en la historia de la Liga EBA, pero lo que sí me atrevería a decir es que seguramente ninguna lo ha hecho con sólo un año de diferencia entre una y otra, y eso se resume en un gran premio y un gran orgullo para un club y una ciudad que respira baloncesto.

ZdB – La campaña se ha sumado con varias derrotas, en un grupo que es más duro de lo que la gente se cree, pero si es verdad que se ha llegado a este punto de la temporada dejando atrás esa irregularidad. Tú que los ves desde dentro, ¿cómo los encuentras?

VR – Este es un grupo siempre complicado del que suele ser habitual en los últimos años que alguno de sus equipos acabe ascendiendo. Nosotros no hemos tenido una temporada nada fácil, con bajas y ausencias muy largas y con una continua reconstrucción del equipo debido a ello, pero nunca hemos dejado de competir bien y de crecer en algunos aspectos del juego donde a principio de temporada no éramos tan sólidos. Se puede decir que tras todo lo superado, llegamos en un buen momento de madurez y seguridad a esta fase.

ZdB – Tú que ya tienes la experiencia de jugar Fases de Ascenso en Gandía, ¿crees que jugar como local puede ser un plus?

VR – He entrenado a este club en Liga EBA en cuatro temporadas diferentes y con distintos proyectos y jugadores en cada una de ellas. En las cuatro temporadas hemos llegado hasta el último partido para ascender (con formatos de playoffs a ida y vuelta, o bien en formato final four) y en cada una de ellas, los partidos en Gandía han sido claves para la eliminatoria. Este es un pabellón y una afición especial, y como tal, nos dan un plus que debemos aprovechar y disfrutar.

ZdB – El equipo tuvo un importante cambio, con la baja indefinida de Simeón, y la llegada de Mallou, además de la recuperación de Carlos Gil. ¿Ves ya consolidado el equilibrio interior-exterior en el equipo?

VR – Ese ha sido uno de los grandes problemas a superar por el equipo durante toda la temporada. Nos pasamos toda la primera vuelta jugando sin Gil ni Simeón, y haciendo encaje de bolillos para tapar sus dos ausencias. Pero como no hay mal que por bien no venga, eso supuso un proceso de maduración exprés para nuestros jóvenes que subían al primer equipo con un rol definido, y tuvieron que crecer a marchas forzadas para ayudar desde el principio. Hemos superado muchas situaciones complicadas, y eso nos ha hecho más fuertes. No hemos podido ser durante el año el equipo que queríamos haber sido, pero hemos sabido reinventarnos y no fallar a nuestra cita con esta nueva final four.

ZdB – Tienes por dentro dos rookies que están destacando mucho como Temple y Pope, a los que complementa la experiencia de Miller ¿Crees que puede pasar la factura la juventud de tu dupla rookie en partidos tan importantes?

VR – Sinceramente no lo creo. Son dos buenos jugadores que están ya muy adaptados al equipo y a la categoría y que han sabido gestionar muy bien sobre sus hombros la responsabilidad de liderar en parte este proyecto. Seguramente la figura de Miller es la mejor posible para tener al lado y adaptarte a un nuevo baloncesto en el que él ha sido una referencia en nuestras pistas en los últimos 15-20 años.

ZdB – Tus rivales son Villarrobledo, El Masnou y Marbella. ¿Cómo los ves?

VR – No suelo hablar de los equipos de las fases porque cada uno es diferente y todos hemos estudiado ya nuestras fortalezas y debilidades y no nos gusta dar información privilegiada respecto a nadie [risas]. Todos son grandes equipos y eso es lo que hace ideal este formato de competición.

De todas formas, quedamos 16º de los 108 equipos que empezaron la Liga EBA esta temporada, así que cualquiera de los rivales que nos hubiesen tocado habrían sido equipos de altísimo nivel.

ZdB – Tras el descenso de la temporada pasada, ¿si Gandía gana la fase, tiene capacidad para jugar en Plata el próximo curso?

VR – El club es sólido económica y socialmente. Ya hemos demostrado que podemos salir en Plata y ser un club que cumple con sus compromisos económicos y que tiene una estructura adecuada para la exigencia de la liga. Pero las dos veces que he ascendido con el equipo (2011 y 2016) hemos vuelto a descender la temporada siguiente, y eso merece un profundo análisis puesto que es evidente que necesitamos un plus grande en varios aspectos (en lo económico destinado a plantilla especialmente) si pretendemos de nuevo plantearnos esa posibilidad de ascender… aunque para ello primero hay que conseguirlo en la pista, y no va a ser nada fácil.

Anuncios