Si hablamos de Félix Bañobre, tal vez su nombre no resuene entre el gran público, y sin embargo el gallego es un coach reconocido en el mundillo del baloncesto y muy apreciado en sus afirmaciones por sus colegas entrenadores. Su trayectoria es larga y reconocida, con múltiples etapas en diferentes ámbitos, que abarcan desde la máxima competición hasta estar más alejado de los focos y dedicado a la formación. Ahora, Bañobre (1970, As Pontes) se encuentra en la ProB alemana dirigiendo a Rist Wedel.

Zona de Básquet – En la 2015/16, tras no salir el proyecto en el que estabas en España, emprendiste una nueva aventura: la alemana, yéndote a Erfurt, equipo vinculado de un club más potente como Gotha. ¿Por qué esta elección?

Félix Bañobre – Simplemente hablando con mi amigo y agente quería cambiar de aires y probarme una vez más sobre mi capacidad como entrenador. Aprender, adaptarme, entender las culturas y diferentes tipos de baloncesto. Me considero una persona aventurera con una inquietud constante de aprendizaje en todos los ámbitos. Me comentó que Gotha tenía un proyecto interesante y necesitaban ayuda en el primer equipo y en la categoría de formación. Tuve un par de entrevistas con el Manager y el primer entrenador, llegamos a un acuerdo y así ha sido. El trabajo consistía en ayudante del primer equipo, entrenador del segundo equipo y ayudar a perfilar la estructura del club. El primer equipo jugaba en la ProA (comparable a LEB Oro) y el segundo, en 1 Regionalliga (EBA).

ZdB – A nivel de resultados, esa temporada fue buena, pero culturalmente, a nivel deportivo, etc., ¿supuso un cambio respecto a lo que estabas acostumbrado en cuanto a organización, seriedad y profesionalización de un club modesto?

FB – La temporada fue bien a nivel deportivo. La adaptación llevó más tiempo de lo esperado, pero me he encontrado en un ambiente muy bueno y amable que ha ayudado. Era mi primera vez en Alemania trabajando y son muy estrictos a nivel burocrático y muy civilizados. Gotha se encuentra en la parte este de Alemania y hay una gran diferencia entre la parte este y la oeste. Por ejemplo, en la este apenas hablan inglés, pero en el entorno que trabajaba todos hablaban inglés (los entrenadores eran americanos), o sea, fuera del entorno baloncestístico me he tenido que adaptar al idioma muy rápido. Gotha es un equipo que quería estructurarse y consolidarse como uno de los grandes, y la profesionalización era de nivel top, ya que tenía uno de los sponsors más grandes de Alemania, lo cual ayudaba mucho. Sí, el nivel “cultura de Baloncesto” era su debilidad, pero para eso me habían contratado, para saber y aprender un poco más y crecer.

ZdB – Tenías en tus filas esa temporada a Gerard Gomila, un jugador internacional por España en categorías de formación (Mundial 3×3 U18), que tras una buena temporada en Prat, aprovechó su pasaporte alemán para emigrar. ¿Cómo fue su año?

FB – Gerard es un encanto de persona. Yo lo conocía como jugador. Él tenía ganas de probarse y le vino la oportunidad en Gotha y firmó.

A parte de Gerard, tenía a un jugador americano llamado Bryan Wanamaker, el hermano de Brad Wanamaker (actual jugador de Fenerbahçe y que jugaba de aquella en el Brose Bamberg).

Tanto Gerard como Bryan hacían una línea exterior muy buena. Disfruté entrenándolos.

ZdB – La buena temporada realizada con Erfurt hizo que un club modesto pero histórico como Rist Wedel se fijara en ti. Tras una buena 16/17, cumples ahora tu segunda temporada ahí. ¿Cómo te encuentras en el Rist Wedel?

FB – Firmé por tres años, y este ha sido mi segundo. Aquí se está bien. Es modesto, pero tradicional de costumbres baloncestísticas; además, es el séptimo club más grande de Alemania y el más antiguo (50 años). Unos 800 niños forman las categorías base.

Wedel se encuentra a las afueras de Hamburgo y se nota una gran diferencia entre la parte este y la parte oeste, como antes os comentaba. Aquí estoy cómodo y me tratan muy bien.

ZdB – El equipo está en la ProB (equivalente a la  Plata española). ¿Cuál es el objetivo del club?

FB – Rist Wedel es un club modesto. Está vinculado a un gran club como Hamburg Towers, que milita en la ProA. Está todo preparado para que asciendan la temporada que viene a todos los niveles (económica, instalaciones, entorno…).

El objetivo es formar una estructura sólida desde el primer equipo hasta categorías de base. Rist Wedel es/será el segundo equipo Sénior, donde los jóvenes talentos podrán formarse y aprender en una liga como la ProB.

El objetivo de Hamburgo Towers es tener un equipo en la BBL de la zona norte de Alemania, ya que no hay ningún equipo que compita ahora mismo en la primera categoría. Por otra parte, el objetivo de Rist Wedel es mantenerse en la ProB, trabajando con los jóvenes con futuro y formándolos para el primer equipo.

ZdB – Tras tres años allí, ¿has notado una metodología diferente entre lo que ellos están acostumbrados a lo que tú has implementado, o has buscado una combinación de ambos?

FB – Hay que tener en cuenta un poco la historia y cómo ha cambiado la cultura debido a la historia del país. A partir de ahí ves cómo hasta en el deporte ha afectado. El estilo es muy “americanizado” (muy físico y simple BD), es difícil ver un juego rápido o de movimiento de balón. Pero se están dando cuenta poco a poco y se nota que quieren mejorar en estos aspectos. La sociedad, debido a su historia también, es muy civilizada, y la interactuación entre gobierno y ciudadano es muy estricta a nivel burocrático, aunque se ayudan mutuamente mucho. Entonces te encuentras a futuros jugadores que, cuando llegan a una cierta edad en la que tienen que decidir, ponen otras prioridades antes que el baloncesto. Esto, ellos lo saben, lo ven y quieren evolucionar. Despertar más interés, y lo que hacen es buscar el know-how, en el cual ahí entramos los entrenadores extranjeros.

Lo que sí sé, y por experiencia, es que no se debe entrar “rompiendo moldes” desde un principio, hay que estudiar el lugar, el ambiente, el club, ligas, jugadores… y después intentar mejorar implementando un estilo que encaje con la evolución que estamos viendo en el baloncesto hoy en día.

En el norte de Europa hay instalaciones, economía y desde luego producto para trabajar. Les hace falta el know-how, que lo están consiguiendo a pasos agigantados. Hay que tener en cuenta que los jóvenes tienen, a priori, una obligación (estudios), luego cuando crecen se encuentran con un gran abanico de posibilidades en la vida profesional y personal que pueden intervenir a la hora de tomar una decisión en el momento en el que escogen qué rumbo tomar. Me he encontrado con chavales que al llegar a hacer su Abitur (Selectividad) deciden tomarse un año sabático a nivel de estudios y se centran en el baloncesto, para ver si lo pueden alcanzar; otros deciden tomarse ese año para trabajar y entrenar; y otros directamente entran en la universidad. Desde luego todo es compatible, pero el nivel de exigencia laboral, en especial en Alemania, es muy grande, y me he encontrado una cosa que si se diferencia con España: si trabajas y eres bueno, ganas más y te cuidan.

ZdB – Si buscamos un nombre propio en la plantilla es el de Damián Cortés, un joven valor gallego U22, anotador destacado, y que lleva contigo ya cuatro años. Cuéntanos un poco más de él y dinos si crees que es jugador de LEB Oro.

FB – A Damián lo conocí en mi etapa de Sant-Iago, en Coruña. Él decidió cambiar de equipo, estaba formándose en el Básquet Coruña, y le pasó una de estas cosas que pasan con los chavales, cuando ven que algunos amigos se cambian, o piensan que en otro lugar pueden mejorar… Ahí lo conocí.

Me he llevado una gran sorpresa por su condición atlética y el talento escondido que tenía. Y me asombró la facilidad que tiene al jugar baloncesto. Además, es un chico alegre, feliz, con ideas claras, con actitud, leal, y muy amigo de sus amigos. Damián me ha despertado un interés que hizo que, como con otros que estaban en Sant-Iago, me dedicara a entrenarlo y a enfocarlo para que pudiera ser un jugador profesional. Yo sabía de aquella que si le acompaña su dedicación y la suerte, puede llegar. Es de esos chavales que ves que piden a gritos su mejora. Solo deciros que en esa etapa era el único que podía con Jonny [Jonathan Barreiro].

Cuando llegué a Ferrol después de mi etapa en Dinamarca, le llamé para saber si quería formar parte del equipo y no lo dudó, ya que iba a entrar en su primer año Sénior. Desde aquella ha venido valientemente conmigo a Alemania a seguir formándose, y jugando cada vez mejor en ligas profesionales muy competitivas.

Desde que está aquí ha crecido y madurado como jugador, sabe perfectamente cómo estar en un entorno profesional: el ejemplo está que en el primer año en Erfurt, el Entrenador Jefe de Gotha, Chris Ensminger, y el Manager Bjorn Snater, cuando lo vieron no dudaron en subirlo para entrenar con el primer equipo, llegando incluso a estar convocado.

Luego al irme a Wedel, con la colaboración de Hamburge Towers, sucedió exactamente lo mismo: lo vio el primer entrenador, Hamed Attarchabi, y tampoco dudo en meterlo como becado.

El año pasado Damián estaba de becado y jugaba y entrenaba conmigo en ProB, y además entrenaba con el ProA y el 1 Regionalliga (Stade), y jugaba con la ProB y 1 Regionalliga. En esta última liga ha promediado 20 puntos por partido y casi ascienden. Tenía dos partidos por fin de semana (ProB y 1 Rego), y ya le llovieron ofertas de varios equipos alemanes.

Este año estaba conmigo y con el ProA entrenando, y ha hecho un año muy muy bueno, promediando puntos, defensa… Ahora está en el punto en el que tiene que decidir. Pienso que debe dar el salto y volar. Puede perfectamente, y está preparado, para jugar en LEB Oro. Lógicamente le ayudaré y le guiaré, como hago con todos los jugadores que entreno o he entrenado.

ZdB – Otros dos jugadores extranjeros parecen ser la clave del equip: Nino Celebic, que vive su primera experiencia extranjera y no parece haber sufrido problemas de adaptación, y Aurimas Adomaitis, que repite contigo y es un jugador que ya está acostumbrado a ser referencia. ¿Cómo les ves?

FB – A Nino es una gran suerte tenerlo con nosotros, el año pasado estaba a punto de fichar con el Hamburg Towers y al no ficharlo pues hablé con él. Se encontraba en Hamburgo viviendo con su hermano y hable con él para que pudiéramos ayudarnos mutuamente, yo le pongo a tono y él me ayuda con el equipo. Es un jugador de primer nivel de baloncesto europeo, y una excelente persona y gran compañero de equipo, el líder. Desde luego con su largo historial deportivo y con selecciones nacionales de Serbia, pues lógicamente ha roto la liga. Con su talento y su inteligencia en el juego, acompañados de su enorme capacidad física, pues no me sorprendería verlo en una de las mayores ligas de Europa. Además, se lo merece.

Aurimas ha repetido conmigo, como bien decís, y para mí este año ha explotado. Ha demostrado ser uno de los pívots dominantes de la liga. Ya me habían hablado de él en Gotha, donde pasó su primera etapa.

Nino, Aurimas y Damián han jugado y se han entendido muy bien. Tenéis que tener en cuenta que todos los equipos han fichado a americanos, y yo quería europeos. Y desde luego se ha notado. Marcamos una gran diferencia en el juego y en la liga.

ZdB – Otros jugadores alemanes también son importantes: Kiesse, Kittman, el ex NCAA Blessing… ¿Esperas aumentar en el futuro la cuota de protagonismo de los jugadores alemanes?

FB – Mario Blessing jugó el año pasado con Hamburg Towers, y este año decidió estudiar un Máster, aunque quería seguir en el baloncesto, pero a un nivel que pudiera ser menos exigente para atender a sus estudios (lo que os comentaba anteriormente sobre las decisiones de los jugadores jóvenes), decisión que respeto y que es totalmente lícita. Habló con nosotros para jugar y entrenar con Wedel, y no dudamos. Se nota su presencia y es un gran jugador. Lo que me ha sorprendido de él es su gran positivismo, que contagia hacia los demás. Aparte, su condición física le permite jugar de segundo base, y cuando Nino descansaba, él entraba, y entonces en ese puesto el rendimiento nunca bajaba.

Steffen Kiesse, al igual que Vincent Kittmann, habían dejado Hamburgo Towers porque habían encontrado un muy buen trabajo que les remunera muy muy bien. No dudaron, y como Mario, querían seguir con su pasión de jugar sin que no interviniese en sus trabajos. A nosotros en el equipo nos han ayudado muchísimo. Son grandes jugadores, eficaces, con experiencia. Y esto en momentos decisivos se ha notado.

Este ha sido su último año jugando, y colgarán las botas para dedicarse a sus trabajos y familias. Lógicamente son un nombre en Alemania.

La intención, desde luego, es aumentar el protagonismo de los alemanes en el juego, empezando con los más jóvenes, pero llevará un cierto tiempo. Tienen que entender más el juego y adaptarse más a ellos técnica y tácticamente, físicamente ya lo están.

ZdB – La ProB alemana es la equivalente a la LEB Plata en España. ¿Cómo es el nivel de la competición?

FB – La ProB es comparable a la LEB Plata, quizás los equipos de arriba están mejor preparados, pero pasa igual en España: cuanto más presupuesto, más fuerte es la plantilla. ¿La diferencia? Aquí necesitan entender el juego un poco mejor.

ZdB – ¿Cómo es el juego de tu equipo? ¿Rápido y dinámico con una dura defensa, como te hemos leído en algún medio con otro equipo?

FB – Partimos desde la base de que cada entrenador tiene “su forma o filosofía” en base de lo que se haya preparado, estudiado y desde luego de su experiencia.

Sé perfectamente que viniendo a un país extranjero, cultura totalmente diferente a nivel social y deportivo, pues no podía venir “rompiendo moldes”, pero sí ir poco a poco equilibrando entre los cuatro puntos principales que debes tener en cuenta al formar el estilo de juego del equipo, tanto en defensa como en ataque: los básicos tec-tac, los perfiles de jugadores, el estilo de la liga y tu filosofía. Combinar estos cuatro puntos es la clave. Aquí está la parte “ingeniería” que tenemos los entrenadores para equilibrar los cuatro puntos.

Al llegar he notado una liga con un estilo muy “americanizado”, con muchos extranjeros americanos: bloqueos directos, tiradores en las esquinas, físico y los básicos tec-tac “encasillados” hacia ese estilo. Y los equipos fichan y entrenan para tener a los mejores para ese estilo.

Nosotros hemos combinado estilos, uno basado en el movimiento rápido de la bola basado en el pase tanto a toda/media cancha, y otro un poco más estructurado. Si uno no funciona, jugamos de la otra forma. O también combinando, o lo que te pide el partido en sí. Nos está yendo muy bien a pesar de que hemos tenido que entrenar e interiorizar mucho los básicos tec-tac.

ZdB – Durante tu infancia, viviste en Inglaterra muchos años antes de volver a Galicia. En Alemania todo el mundo habla inglés, aunque no les suele gustar hacerlo. ¿Después de tres años, hablas ya en alemán o es inglés el idioma predominante?

FB – Me defiendo, en mi contrato está la parte de aprender alemán. En Gotha ha costado, porque fuera del entorno no habla casi nadie inglés, aquí en la parte oeste el inglés lo domina absolutamente todo el mundo, desde los más pequeños hasta los más ancianos. Es increíble, lo hablan como si fuera su lengua materna. Pero sí que son un país orgulloso de su idioma, y si les vienes hablándoles en alemán, te lo agradecen mucho.

ZdB – ¿Cómo es la estructura de entrenamientos?

FB – Como he comentado anteriormente, la ProB es una liga que se diferencia por los presupuestos y por los equipos de cantera de un club BBL. Digamos que los grandes equipos son 100% profesionales, entrenos específicos, mañana y tarde, shoot arounds y walk through día de partido, 1000 espectadores… Luego te encuentras con los equipos de menos presupuesto, que la mayoría son semi-amateurs. Y finalmente te encuentras a los farm teams, los equipos de cantera de los clubs de BBL, donde ya los clubs organizan ellos mismos entre los más jóvenes, los becados… Estos mismos equipos están muy profesionalizados con sus instalaciones, y dedicados a formar exclusivamente a sus canteras.

ZdB – ¿Cuál es la rutina de entrenamientos? ¿Qué parte/tiempo dedicas a la defensa y al ataque? ¿Cómo manejas la disciplina en el equipo?

FB – Buff… unas preguntas muy complejas que intentaré resumir. Para mí hay que dar un equilibrio tanto a la defensa como al ataque, pero al llegar a Wedel y ver cómo estaba formado el equipo, la liga, etcétera, he tenido que inclinar el balance más hacia el ataque que en defensa, para poder entrenar luego la defensa bien. La toma de decisiones y los básicos estaban un poco más bajos del nivel que esperaba. Por lo tanto, el estudio que he tenido que hacer tenía que ser muy acertado para poder enfocar el trabajo que teníamos que hacer, porque tenía el tiempo limitado para su progresión y alcanzar el punto de partida para poder entrenar con un plan adecuado para comenzar la liga. O sea, que la pretemporada ha sido un “doble trabajo”.

En cuanto llegamos a ese punto de partida, pues todo iba más rodado, acorde al planning preparado. Muchas horas de trabajo específico y grupal. La satisfacción ha sido doblemente gratificante. Empezamos siendo uno de los equipos con menor presupuesto de la liga, ganando a los equipos de mayor presupuesto y 100% profesionalizados (nosotros somos un equipo de cantera).

Si  entramos en detalles, pues era muy importante la mejora de los básicos para que los jugadores pudieran tener esa agilidad que necesita a la toma de decisión y selección. Esto nos ha facilitado mucho tanto a la defensa como al ataque.

Acerca de la disciplina, pues para mí es fácil. Parto de la base de que hay cinco puntos fundamentales: el club, las reglas internas de compromiso, los valores internos del equipo, el respeto en todos los ámbitos y siempre tener en cuenta que manejas a personas (no a robots) en un grupo heterogéneo. A partir de ahí se identifica a todos los diferentes líderes que aparezcan (los veteranos, el silencioso, el de la pista, vestuario, el promesa…). Y saber “guiarlos” desde un segundo lugar. Me ha ido muy bien hasta ahora porque uno de mis principios está basado en la comunicación.

ZdB – ¿Actualmente, qué papel juegan en tu manera de entrenar los entrenadores asistentes, y cómo se reparten el trabajo?

FB – Para mí, si quieres un entrenador asistente leal y fiel, primero tienes que demostrárselo a ellos. Esta es la clave. Me he encontrado a muchos entrenadores que “usan/queman” a sus asistentes, y eso te lleva al fracaso en base del miedo o mala relación. Hay dos tipos de entrenadores principales: los que no dan nada y esperan a que se les dé primero o ganárselos para que puedan confiar en ti, y los que primero dan y muestran su lealtad y fidelidad para ganarse la confianza.

Yo soy de los segundos. No hay nada mejor que una relación sana que mala. Lógicamente, en base de nuestras experiencias, sabes a primeras cómo son las personas con quien vas a compartir muchas horas de trabajo y depositar confianza. A mí siempre me ha funcionado muy bien. Es importante que estén cómodos y se encuentran felices para aprender, aconsejar, ayudar…

Imaginaos, justamente hace unas semanas, al haber cumplido el objetivo de la temporada, le dejé a mi asistente dirigir y tomar las decisiones un partido entero. Yo fui su asistente. Ganamos. Fue mi pequeño premio al gran trabajo que había hecho durante toda la temporada.

Al ser primer entrenador, eres el único responsable de la dirección del equipo en todos los ámbitos. Por eso, a mi lado intento que mis asistentes sean los que más me cuestionan a la hora de preparar entrenamientos y partidos. He tenido mucha suerte, hasta ahora, con los asistentes.

ZdB – ¿Qué entrenadores tomarías como tus referentes?

FB – Hay muchos, porque en cada uno veo cosas diferentes que aprovecho para mi libro personal. Pasando desde mis inicios con Javier Lorenzo, a Ángel Navarro en mi etapa de Ferrol; Ricardo Hevia me ha marcado mucho también. Después están los más grandes como Aíto. He tenido el privilegio de estar con Jaume Ponsarnau. De los que más me han ayudado y orientado, Xavi García y Ricard Casas, ¡incombustibles y genios!

Lo que también hago mucho es ver vídeos y escuchar entrevistas, leer libros, a los más grandes como Phil Jackson, Popovic, Željko Obradović… Luego está un apartado que tengo que es aprender de los que están al día a día, nombres desconocidos, pero tienen siempre algo especial y me encanta escucharlos para coger alguna cosita. ¡Eso es mágico!

ZdB – Como entrenador español, con Aíto llegando a implantar modelo en el Alba, ¿notas en Alemania esa admiración-respeto hacia el entrenador español?

FB – Sí y no. Con la llegada de Aíto y el estilo que ha implementado en la BBL y en la cantera pues va a dar un golpe de efecto a toda Alemania, ya por el nombre y respeto que da Aíto y que Alba ahora está en la primera posición de la liga ganando a los grandes de Alemania.

Aquí ya admiraban a Aíto, y ahora mucho más porque lo está demostrando. Sabe perfectamente donde está la clave para la mejora del baloncesto alemán, y habrá una era post-Aíto seguro, como la hay en España.

ZdB – Has vivido en diferentes épocas LEB oro, LEB Plata, EBA… Dicen que las Ligas FEB están resurgiendo, pero nosotros lo que observamos es que esa mejora es muy lenta y se busca más la subsistencia que el proyecto. ¿Antes era así, o no quieres opinar al estar al tanto?

FB – Este tema es de una gran diversidad de opiniones. Hay muchos puntos para tener en cuenta, aunque el primero, lógicamente, es el económico.

Si partimos de ahí, pues yo tengo una gran admiración hacia esos clubs que les cuesta conseguir patrocinio y con lo poco que tienen siguen con “el proyecto”. También están las falsas promesas o engaños que se pueden encontrar de sponsors que no pagan al final y es muy duro estar varios meses sin cobrar.

Los clubs hoy en día se han visto arriesgar muy poco, y pagan poco. Recuerdo en mi época de asistente, tenía contrato profesional. Hoy en día un entrenador LEB Oro / LEB Plata puede que sea profesional, pero los demás como asistentes o entrenadores de cantera tienen que entrenar a uno o dos equipos de base o tener un trabajo adicional para vivir. Este es puramente un cambio social de valores. Nos hemos tenido que adaptar al “hoy en día”.

También te encuentras que los clubs priorizan que los jugadores sean de la casa o que vivan cerca, porque ahorran gastos adicionales como pisos, comidas… O que los jugadores fichados de fuera convivan en un mismo piso. Esto también ha hecho que muchos jugadores jueguen en ligas menores a su calidad o que dejen de jugar o busquen en el extranjero. Los clubs hoy en día fichan más con lupa, y todo depende del reparto de los salarios (que no lo entiendo a veces)… Te puedes encontrar de todo, por ejemplo: pagamos más a un americano que nos meta 20 puntos por partido y que no sabes si ganas o no, en vez de traer a dos o tres jugadores que sean de Cataluña, Madrid o Andalucía y te dan la misma calidad; o al revés, traes a tres-cuatro jugadores y les damos un salario mínimo y les metemos en un piso porque no hay más dinero; o como he comentado, metemos a tal jugador “de la cantera” aunque no haya llegado al nivel aún requerido porque nos sale gratis o le pagamos el bus. Y muchos más variables… Esto es hasta donde hemos llegado y tenemos que convivir con ello porque no hay más de donde sacar. Y lógicamente los entrenadores, o lo aceptamos y fichas, o no lo aceptamos y no fichas, con todas sus consecuencias. Está difícil hoy en día.

Pero por otro lado ves la parte positiva: sigue habiendo esa hambre de los jugadores jóvenes, y en especial de los locales, porque tienen más facilidad de fichar. Aquí veo una gran labor de las Federaciones Regionales al hacer los Campeonatos de Selecciones Regionales, para que así también los clubs grandes y la FEB puedan ver si hay alguna joven promesa que les pueda interesar. Lógicamente, otra vez más, es un tema económico y los grandes, o los que tienen facilidades de becar a los jóvenes, parten con ventaja siempre.

ZdB – ¿En la larga carrera de un entrenador, hay un momento en el que se debería parar y orientarse hacia el baloncesto de formación, como si de un reset se tratase?

FB – Yo creo que todos los entrenadores estamos preparados y debemos entrenar cantera. No creo en los resets, sí más en la preparación de uno mismo. Imagínate, un Aíto que ha estado “descansando” de la máxima categoría ha estado ayudando en la cantera del Estudiantes. O un Pedro Martínez que ha estado entrenando a un equipo de cantera mientras estaba sin un equipo, o un Pepu Hernández todo un campeón del Mundo… Esto es un enorme ejemplo. Algunos dicen que ha sido un reset, para mí es seguir con baloncesto a cualquier nivel. Todo entrenador ha entrenado o debería entrenar en la cantera. Todos tenemos aspiraciones como entrenadores a ser Entrenador Jefe de los Lakers, por ejemplo, pero no podemos descuidar que debemos entrenar a los niños que quieren ser profesionales y tienen un sueño que quieren cumplir, y si podemos aportar nuestro granito de arena, lo deberíamos hacer.

ZdB – ¿Qué factores crees que son más importantes a la hora de motivar un grupo de jóvenes jugadores?

FB – Primero que sean ellos mismos. Luego para mí hay dos ámbitos generales donde enfocar su motivación: emociones y básicos tec-tac. Si un joven está feliz, disfruta, tiene ilusión, dedicado… entonces su mejora a nivel técnico viene sola. No hay mejor motivación para un grupo de jóvenes jugadores que estar feliz.

¿Cómo definimos que un joven esté feliz? Cuando él está satisfecho. Aquí es donde nosotros los entrenadores debemos saber o aprender para saber. Se trata de la felicidad del jugador y no de la nuestra.

ZdB – Cuando formaste parte de Sant-Yago tuviste a un jugador que está muy de moda y era pretendido en esa época por todos los grandes equipos: Jonathan Barreiro. ¿Cómo le ves ahora, tras superar lesiones, una temporada sin minutos y llegar ahora hasta ser internacional? ¿Y cómo se gestiona en un niño y en su entorno ese interés y esas expectativas tan altas?

FB – Jonny está feliz. Eso me hace feliz. Esto es la clave. Su capacidad de sacrificio es enorme y la ilusión que tiene es lo que le ha llevado a superar todos los obstáculos que ha tenido.

Tiene una gran suerte de tener los padres que tiene. Esto ha sido el punto más importante de la vida de Jonathan. Y es muy importante para cualquier niño. Un niño feliz, con ilusión y con un sueño, y con un apoyo de los padres, es admirable. Lo mío ha sido un granito de arena pequeñito.

ZdB – ¿Qué salta en ti cuando con tu trabajo, tu club de formación, con “la vida montada”, decides emprender de nuevo aventura enrolándote en la 13/14 en el Næstved danés, con todo el cambio que supone?

FB – Como he comentado anteriormente, soy un aventurero y necesito interiormente probarme constantemente y crecer. Tengo la necesidad imperiosa de estudiar, leer, aprender, arriesgar, formarme… Cuando mi agente me llama diciendo que había un equipo en Dinamarca interesado en ficharme, no lo dudé. Y no me arrepiento para nada. Una experiencia que me ha ayudado mucho y con la que aprendí mucho. Lo volvería a hacer.

ZdB – Allí tuviste de entrenadores ayudantes a Jorge Álvarez, entrenador este curso de Agustinos Eras (Plata), y a Joan Martínez (integrado en el CCE Sant Lluís). ¿Un motivo de satisfacción verlos crecer y darles esa oportunidad de ser profesionales?

FB – Speechless! [¡Sin palabras!] Jorge y Joan son especiales para mí y tengo una gran suerte de tenerlos como amigos. Ni os podéis imaginar lo que me han ayudado. Siempre tendré un agradecimiento eterno hacia ellos. Mantenemos el contacto a menudo y siempre intentamos ayudarnos. Nos alegramos mutuamente cuando cada uno tiene su éxito y satisfacción.

A Jorge le conocí en un Congreso que impartimos en Liderazgo Personal para entrenadores en Manresa. Un chico emocional, con sentimientos, leal al Baloncesto. Me impactó mucho. Además, es una de las personas que conozco que más sabe de Baloncesto. Increíble. Desde ahí empezamos a entablar una amistad, él por Asturias con su Oviedo y yo por Ferrol. Y cuando surgió la oportunidad de Dinamarca no dudé un instante en llamarlo. Tengo un entrañable recuerdo, de muchos: teníamos un partido un miércoles en casa contra el líder (Bakken Bears), y recuerdo cómo habíamos preparado la semana para tal partido (entrenos, plan, estrategia…), pues tuvimos que trabajar desde el salón de mi casa en vez de en la oficina porque Jorge había sufrido una lesión en la espalda y pasó toda la semana acostado en el suelo del salón. También recuerdo en un entrenamiento que lo teníamos todo preparado y de repente cuando nos reunimos todos los jugadores al principio del entreno, en vez de dar el speech inicial, le dije a Jorge “All yours” [Todo tuyo], y la cara de Jorge fue indescriptible. ¡Hizo su primer entreno profesional magistral!

A Joan le conocí en Elite Jove. Chaval enérgico, inteligente, sentido y con una gran intuición. Me gustó mucho cómo entrenaba y ante todo su lenguaje y cómo llevaba los entrenos con un conocimiento profundo del basket. Además de entrenador superior es INEF, y esto le da un plus. También empezamos a entablar una amistad, y cuando lo de Dinamarca no lo dudé y le llamé, y su primera respuesta fue “¡Voy! Pero no dominó el inglés, Félix”. Yo le dije “Joan, no te preocupes, el inglés lo coges con la marcha y en un par de meses ya lo estás hablando, no te preocupes porque vas a escuchar inglés por todos lados y el de baloncesto ya lo sabes porque es universal. No digas que no por el inglés”. Y Joan, valientemente, aceptó. Una anécdota simpática fue que en Næstved me llaman y me dicen que les gustaría que Joan también entrenara en la cantera, porque yo iba a ser el director deportivo de la cantera también, y que les gustaría entrevistarle para saber cómo era. Pues los dos nos encontrábamos en julio en Barcelona, y allá se fue Joan a hacer la entrevista con la directiva del Næstved. El mismo día que aterriza le fueron a buscar al aeropuerto y le entrevistaron en las oficinas del club. Joan se venía el día siguiente. Me llamaron por teléfono después de la entrevista y les pregunté cómo había ido, y me dicen textualmente “Creo que bien, pero no habla nada inglés, ha sido una entrevista muy rara por señas. No sé si será conveniente que pueda entrenar a los niños”. Les expliqué mi plan para Joan y la gran capacidad de aprendizaje que tenía, y que en un par de meses lo iba a dominar. Justo después, me llama él: “¡La entrevista ha ido perfecta!”. Y así fue. Acabó arrasando en Dinamarca. Así es Joan. Su inteligencia, valentía, espontaneidad, capacidad y talento que tiene para aprender y luego enseñar toda su sabiduría es enorme. Todo el mundo llevaría a Joan.

Tengo mucha suerte de tenerlos a mi lado porque son dos personas extraordinarias.

ZdB – Un aspecto muy importante en tu currículum es tu actividad formativa totalmente reconocible. ¿Cómo son esos veranos sin parar, reencontrándote con viejos amigos, dando clínics, ayudando a jugadores a progresar, viendo a los niños disfrutar con su pasión…?

FB – Llevo así 25 años y desde luego no pienso parar. Sé que soy una persona tremendamente altruista, quizás sea una virtud o valor, o es una inconveniencia, no lo sé, pero doy todo lo que tengo para que un joven pueda alcanzar su sueño. Si un niño me para en la calle y me pide que le enseñe a botar, me paro en ese mismo instante y le enseño. Así soy. No paro porque ellos no paran. Pero no solo a jugadores, también a entrenadores. Cualquiera en el mundo del Baloncesto.

Me pregunto: ¿por qué no ayudar y aportar en lo que le puedo dar? No me cuesta nada dar todo lo que sé para su mejora; debería ser así, y no caer en la trampa de “no te ayudo porque serás mejor que yo”, esto ya es un poco mediocre y anticuado, ¿no?

Cuando estaba formándome como entrenador, aprendí de aquellos (que he nombrado antes) que me han ayudado. He visto a muchas personas de cualquier índole en el baloncesto y vi cosas muy buenas y cosas muy malas. Por ejemplo, recuerdo un niño que jugaba en otro club que un día aparece en mi entreno y me pide que si le puedo enseñar a pasar con una mano porque está intentando aprender por si solo en su casa, pero necesitaba una orientación. Yo le pregunté por su entrenador y me responde que el entrenador le dice que tiene que jugar de pívot y que era una tontería aprender a pasar con una mano. Pues el niño tenía 15 años y medía 1.90. Lógicamente fui a hablar con el entrenador para comentarle lo que el niño me había dicho y su respuesta fue totalmente lo contrario de lo que esperaba, y además que no podía hablar con el niño, porque si no se iba ir del equipo a otro equipo mayor. Bueno, pues empecé a entrenar con el niño a solas en una pista descubierta por las noches. Ese niño ahora está jugando en LEB… y de base. Eso me ha marcado mucho hace años y creo que con esto lo digo todo.

ZdB – Creemos que los jugadores, desde cada vez más jóvenes, entran en una dinámica de expectativas, como con un aura que todo lo que rodea el baloncesto, como si fuera una lucha por detectar la mejor promesa antes con el impacto mediático que requiere… ¿Crees que el baloncesto de formación está perdiendo ese punto de vista de entrenar a baloncesto por diversión porque es lo mejor que haces en el día? Desde fuera, da la impresión que hay muchos jugadores de 18-20 años “quemados” ya de tanto entrenar, y como consecuencia, esa pérdida de ilusión.

FB – Me gusta una frase que ha comentado Xavi García: “Hemos destituido el pertenecer al encajar”.  Es una brillante frase sobre lo que ocurre realmente hoy en día.

La sociedad mundial está metida en una era tecnológica y económica de una gran incertidumbre, en la cual estamos sufriendo un gran cambio generacional y de valores. Los chavales hoy en día viven el presente y cada vez más con todas las redes sociales que existen han provocado que el reconocimiento sea primordial. Y todas las crisis y diferencias sociales (y nivel económico) también han provocado que estemos a 1000 por hora.

Vi una entrevista que le hacían a un gran psico-sociólogo, Simon Sinek, en la que definía todo de la actualidad de hoy en día, la famosa definición que él llama Milenium: “Hoy en día la mayoría de los jóvenes quieren llegar a la cima sin haber escalado la montaña”. O es la mentalidad o educación que reciben de las circunstancias que les rodea, tanto a nivel personal como social. Solo aquellos que realmente “pasan hambre” saben lo que es “la supervivencia” y lógicamente están más preparados, ya que la vida que les rodea les ha educado forzosamente así.

Hoy en día los chavales cuando entran en la adolescencia se encuentran con dudas, preguntas, miedos… porque su propia creatividad en la vida ha sido “tapada” hasta ahora. Esto provoca la precipitación, la angustia, acarrea las malas decisiones inconscientes sobre sí mismos. Te encuentras que los adolescentes piden más ayuda porque no saben o entienden por qué camino orientarse. Arriesgan muchísimo menos por miedos y aparecen cocodrilos por todos lados. Los chavales se encuentran bien en su zona de confort y aprenden tarde que fuera de su zona de confort, estar en la vulnerabilidad o aprendizaje, es donde realmente deben ser creativos para sobrevivir. El entorno íntimo les da todo hecho, porque no confían en sí mismos o en la sociedad, o sufren también ese miedo. Se están “encasillando” cada vez más.

Nosotros, desde nuestra existencia, somos supervivientes, esto implica que tenemos que “buscarnos las castañas” para sobre vivir, competir. La tecnología ayuda muchísimo en este aspecto, pero tenemos que saber usarlo, aquí está realmente la clave. El buen uso de la tecnología.

Esto lógicamente afecta al baloncesto, pero curiosamente cuando practicas un deporte cualquiera, no usas tecnología al jugar (no usas el móvil para botar la bola o tirar). Todo es por nuestra percepción, reacción y acción, usando tu creatividad y genes. Estás tú con la pelota y la canasta, y nueve jugadores más. Exteriormente sí estamos empezando a aprender a usar nuestra tecnología para corregirnos o ayudarnos, pero siempre fuera del partido en sí.

Es todo muy complejo, y la mayoría de los chavales que llegan a los 20 años se encuentran de repente con “el mundo real” y quieren llegar lo más rápido posible a la cima. Y si no, pues se rinden…. No podemos permitir que un joven sufra esto. Nunca hay edad para llegar. Y nosotros los entrenadores lo debemos saber y hacer entender.

ZdB – Sabemos que das mucha importancia al aspecto emocional de los entrenadores. ¿Crees que esta faceta es entrenable y mejorable en cualquier momento de tu carrera?

FB – Sí, totalmente entrenable. Aquí hay dos aspectos: las emociones de los entrenadores y las emociones de los jugadores. Compatibles y a la vez distintas. Estamos en un mundo de incertidumbres constantes, y eso no es malo para nada, aunque debamos saber educarnos y escucharnos interiormente para orientarnos y ayudarnos. Es la parte que los entrenadores debemos aprender porque hoy en día no solo es el físico y técnica, está la parte emocional, que es la más poderosa.

ZdB – Otro aspecto del baloncesto moderno es que cada vez predomina más el físico sobre el talento, y por poner un ejemplo, la modernización del baloncesto hace que el ‘cinco’ tenga que tirar triples para dominar el juego, y sin embargo los movimientos en el poste bajo se van perdiendo. ¿Cómo se puede lograr el equilibrio para no perder estas “viejas costumbres”?

FB – Un jugador: Arvydas Sabonis. Para mí son tres aspectos que se igualan: físico-técnico-emocional. Los tres van a la misma altura hoy en día. Si falta uno de ellos el jugador esta cojo. El Baloncesto se moderniza cada vez más y más, no es lo mismo ver jugar a los jugadores en los 80-90 que actualmente. Y son, para mí, los propios jugadores los que provocan la evolución en el baloncesto. Cada vez los hay más tiradores, más físicos, más autocontrol de sus sentimientos. Esto lógicamente ha provocado que los entrenadores busquemos las soluciones para que ellos puedan jugar mejor, para atacar y defender mejor. Hemos tenido que buscar hasta los mínimos detalles para la mejora del rendimiento. Vienen más preparados. Todo esto es lo que he querido explicar antes, la aceleración y crecimiento de la sociedad. Luego entender que a un jugador joven de pequeña estatura le entusiasma más meter un mate, y a un jugador de gran estatura le entusiasma más meter un triple (¿puede ser pertenecer o encajar?). Piensas: ¡esto es de locos! ¡El basket al revés! Pero vemos que hacer jugar al grande por fuera es simplemente estratégico para sacar su defensor, y al revés, meter jugar al base de vez en cuando en el poste también es pura estrategia. Lógicamente, hoy en día jugar en el poste bajo se ha convertido cada vez más en un básico en vez de una estrategia. Quiero decir que aquel grande que tira de tres sabe jugar en el poste bajo. Antes, los grandes solo jugaban postes bajos y se usaban de “postes altos pasadores”. Hasta que aparece un Sabonis, que jugaba poste bajo, tiraba de tres y pasaba la bola increíblemente. Sabonis, para mí, ha marcado una nueva era y ha abierto muchos ojos para los entrenadores y jóvenes jugadores. El baloncesto está para eso, para usar todo lo que tenga para ganar. Para montar un equipo, la columna vertebral tiene que empezar por el base y el pívot. Ambos juegan postes bajos, pasan y tiran. Después montas todo el equipo.

ZdB – ¿Ves a los jugadores actuales preparados mentalmente para admitir la derrota y administrar las victorias?

FB – A nadie le gusta perder. Ganar te da felicidad, alegría, satisfacción; y perder, tristeza, rabia y miedo. También lo ha comentado Xavi García, las cuatro emociones básicas del ser humano: miedo, rabia, tristeza y alegría. Tres tiran para un lado y una para el otro. Todos queremos sentirnos bien, felices y alegres. Ganar o perder nos da estas emociones. Aquí está la clave de cómo administrarlos.

Me gusta mucho la entrevista que le han hecho a Xavi porque explica cómo administrarlos.

Miedo: nos provoca estar en alerta.
Rabia: nos provoca la acción.
Tristeza: nos ayuda a conectar con nosotros mismos.
Alegría: nos parece la buena.

¡Todo se debe entrenar!

ZdB – Siempre has sido un hombre de la casa, que ha entrenado en los equipos de Ferrol en sus diferentes etapas, haciendo un poco de todo. Con tantas ciudades de baloncesto en Galicia, ¿qué haría falta para que resurgiese el baloncesto en una plaza mítica como es Ferrol?

FB – Ferrol está siempre en mi corazón. Me ha dado la oportunidad de aprender a ser un jugador (muy malo, por cierto) y posteriormente un entrenador. He conocido Ferrol en la época de las vacas gordas, medias y flacas. Lo he vivido todo prácticamente. Y tengo un gran respeto y admiración, y amigos que han estado y siguen estando dedicados al baloncesto.

Galicia va surgiendo poco a poco, ahora con el ascenso de Breogán y con Obradoiro en la ACB. Coruña y Ourense en LEB Oro. Universitario de Ferrol y más equipos en LF1, equipos en Plata y EBA… Siempre ha sido una región activa de baloncesto, con grandes entrenadores y jugadores.

A la ciudad de Ferrol le ha castigado muchísimo la crisis y esto se nota en lo deportivo. Siempre quedan las memorias, y cada vez que entro en A Malata es increíble los recuerdos que me trae. Ferrol ha sido uno de los fundadores de la ACB y el respeto que le tiene la gente del mundo de baloncesto es enorme, por lo tanto eso ya dice mucho de la ciudad. Ahora mismo está el Universitario de Ferrol en la máxima competición femenina, entrenado por Lino López, y han llegado por segundo año consecutivo a semifinales de playoffs.

De Ferrol han salido muchísimos jugadores y grandes entrenadores que admiro. Ha marcado una identidad en el baloncesto nacional y cuando vas por toda España y sale Ferrol, todo el mundo lo conoce. Eso dice algo. El respeto que le veo que tiene todo el mundo en toda España te marca y te enorgullece, aunque yo haya sido un granito de arena.

Pues eso es lo que yo creo que se debería empezar a construir un resurgir de Ferrol, lamentablemente por la enorme crisis que sufre y ciertas decisiones políticas, está costando mucho, pero tengo la esperanza que lo haga, porque creo que todos los que nos hemos “criado” ahí a nivel baloncesto tenemos esa espinita clavada que en cuanto aparezca algo, no dudaremos en apoyar. La cuestión es cuándo.

ZdB – La vida es el día a día y disfrutar de cada uno de ellos, ¿pero te gustaría volver en un futuro próximo a entrenar en España? ¿Ligas profesionales o formación de jugadores en la cantera de equipo de élite?

FB – Todo depende de las circunstancias. Ahora me encuentro bien aquí en Alemania y tengo un año más de contrato. Si surge en España pues lo estudiamos, y si surge cualquier otro lado también. La verdad me encuentro preparado para estar en profesionales o cantera. Sé lo que hay que hacer. Y sí, confieso que se echa de menos España y su gente.

ZdB – Has estado  al lado de muchos jugadores en todos tus años en el banquillo. Si te preguntáramos por un quinteto ideal, ¿cuál nos dirías?

FB – Prefería deciros un equipo entero, han sido muchos, por ejemplo: Manolito Aller, Eric Johnson, Samuel Deguara, Robert Joseph, Lino López, Adrià Duch, Nino Celevic, Damián Cortés, Jonathan Barreiro, Justus Hollatz, Lars Kamp, Bryan Wanamaker, Edgar San Epifanio. Absolutamente todos han llegado o llegarán a la máxima categoría.

ZdB – Y para acabar, una duda freak. Probablemente el jugador más alto que entrenaste fue la torre maltesa Samuel Deguara, actualmente destacando en la Asean League Basketball. ¿Por qué no cuajó en Europa?

FB – Desde luego ha sido el más alto, y el más alto de Europa. La primera vez que conocí a Samuel aluciné que un 2.31 tuviera el físico que tenía, cómo se cuidaba y entrenaba, lo coordinado que era, cómo corría, cómo dominaba el poste y lo preparado-acostumbrado que estaba al recibir un 2 contra 1 en el poste bajo, cómo lo pasaba. Luego empezaba a preguntarme “¿por qué está este jugador aquí?”, y no lo entendía. Llega su debut y la primera bola que recibe en la línea de tres en la punta, me tira un triple sin haber tirado ni uno solo en todos los entrenos. No os imagináis lo que pasó por mi mente en aquel momento, pero entendí que Samuel, a pesar de su altura, era un chaval emocional y muy entrenado. Que tirar de tres desde tan arriba no lo podía puntear absolutamente nadie aunque saltaras lo que saltaras para puntearlo. Ganamos el partido. Al día siguiente, al hacer el scouting individual, le pregunté sobre el tiro y efectivamente, le han entrenado esta faceta también. Así que hice que tuviera sus sesiones de tiro de tres… ¡Samuel mete de tres! Y cuando los defensores se pegaban a él para que no pudiera tirar, sabiendo que dar un bote y penetrar no era lo suyo, me empezaba a dar unos pases picados a una mano a las puertas atrás que hacían los exteriores. Sacamos muchísimo provecho de él, y nos facilitó mucho el juego.

Es uno de los muchos que ha sufrido la “gula” y el engaño de algunos agentes que ha tenido, con los que tuvo muchos problemas; por casualidad, lo fichamos en un momento que estaba vulnerable. Ahora se encuentra feliz en Asia, ¡y cobrando muy bien!

Anuncios