¿Os imagináis una liga que no sale en eurobasket.com y que te enteras de su existencia porque hay determinados jugadores que fichan por ella y te das cuenta de su idea de crecimiento? Pues esto nos ha pasado con la North American Premier Basketball (NAPB).

Quien tenga ya unos años se acordará de aquella mítica CBA, que era la principal fuente de jugadores con contratos de 10 días para la NBA, y suministro para Europa. La pujanza de la NBA, con su liga filial (NBDL, actual G-League), acabó con muchas de sus competidoras: como la propia CBA, el conato de un resurgimiento de la ABA (aún activa) o el cambio de fechas de la USBL sin éxito. Si recordáis, las primeras ediciones de G-League distaban mucho del poderío actual o la calidad de los jugadores que compiten.

Y esa primera impresión es la que produce la NAPB, una competición que sabe que no puede competir contra la “Todopoderosa”. Pero… ¿Por qué no ser una segunda o tercera liga en importancia cogiendo unas cuotas de mercado aprovechando la amplitud del territorio americano? El presidente (comisionado) de la NAPB, Dave Magley, con experiencia en el puesto tras desempeñar este cargo en la NBL canadiense, aprovechó diferentes franquicias para que se abriera la primera edición de la NAPB este 2018.

Las ideas fueron claras: lugares donde podían tener sus cuotas, búsquedas de patrocinadores en diversos ámbitos (Greenroads Athletics cubre las necesidades médicas, Moneyball dota de uniformes, Baron Championship Rings…), dueños con ganas de invertir, merchandansing, y mucha promoción en la comunidad que genere un interés de retorno, por lo que es habitual verle en muchos actos públicos.

De esta manera, se inició con ocho equipos esta primera edición, con 128 partidos de Liga Regular (enero-abril), con los playoffs en mayo y con la idea de ir expandiéndose cada temporada. Incluso montaron una concentración de jugadores de cara al Draft, con dos rondas, y cuyo número uno fue Vance Cooksey, que llegó a probar el algún Summer Camp NBA años atrás.

La vuelta a la actividad de dos franquicias históricas de la CBA como los “míticos” Yakima Sun Kings (donde Phil Jackson tuvo sus inicios como coach) y Albany Patroons, hizo tener dos equipos con jugadores importantes, y con un público fiel con una media de unos 4000 espectadores. Tras unos primeros meses de competición, Magley está enormemente feliz por cómo se ha ido desarrollando la competición. Ya hay cuatro franquicias nuevas para 2019 (San Diego, Tampa, Raleigh y Bellevue) y se quiere anunciar otras cuatro más para pasar de 8 a 16 equipos.

Mike Porrini, que jugó durante años en Europa, y ahora entrenador-jugador-responsable de los Ohio Cardinals, tiene claro que el camino es llegar al gran público, y cree que si los países europeos con tradición de básquet tienen varias divisiones, porque no puede ocurrir lo mismo en Estados Unidos. No se trata de competir contra NBA o G-League, sino buscar su cuota de mercado.

Porrini considera que un salario mínimo de aproximadamente 1500 dólares mensuales para un jugador, puede suponer una alternativa para muchos de ellos y una opción preferible a jugar en Europa, donde sus ganancias se reducen por el coste de la vida y otros gastos. Puedes jugar en casa, frente a tus amigos y tu comunidad, tienes una oportunidad de talento, y todo ello sin salir de tu radio de acción, con un sueldo que a lo mejor no cobrarías en Europa. Su equipo, los Cardinals, son un ejemplo con varios jugadores de la zona de Ohio.

Aún así, en estos inicios la competición es un escaparate, como es el caso del primer jugador de la semana de la NAPB: el pívot de la NAIA Torren Jones, que tras ser elegido firmó en Arabia Saudí. En la liga hay nombres reconocibles como Smush Parker, Moon o Kris Jenkins.

1×1 de los equipos (8) que conforman la NAPB

albanyAlbany Patroons

Con jugadores como el ex NBA Jamario Moon, que volvió a USA tras no cuajar en Sudamérica, y el base ex NBA Smush Parker, suman el pedigrí. Ojo a Edwin Ubiles, el americano-puertorriqueño pone la guinda de calidad, junto al sobrino de Jamario, Xavier Moon, que tras debutar en Francia ProB como profesional recaló aquí. Gallup, el pívot DeAndre Thomas o Steve Cunningham completan el equipo.


yakima
Yakima Sun Kings

Con Paul Woolpert en el banquillo, como cuando eran CBA, Kris Jenkins es su gran estrella, aunque algo pasado de kilos. También tienen una institución de la G-League en sus filas como Renaldo Major, y un ex LEB como el cotonou Koshwal. El tirador Melvin Johnson III, el rookie Robert Duncan y un Tyler Thornton que tras su paso por Duke ha vuelto al baloncesto organizado, son sus otros pilares.


ohioOhio Cardinals

El equipo donde Mike Porrini hace de todo tiene buenos mimbres también. Con ganas de que Kenny Frease se vista de corto, en la pintura manda Richie Gordon, bastante conocido en Francia y muy buen jugador. Terrence Joyner pone los puntos desde el backcourt, Lipkins también ha vuelto de Europa, y jugadores como Manns, Manley o Hardin juegan cerca de casa a buen nivel.


kansasKansas City Tornados

Con Sherron Collins lesionado en una rodilla, y ligero sobrepeso, han conseguido que vuelva a las canchas el ex NBA Kareem Rush. Pero su jugador vital es el jugador de Puerto Rico Kevin Young, el ex Kansas pone los muelles en la pintura; el base Charlton Jones es otro puntal en este inicio de liga. Grant Greenberg, Sledge y Franklin Williams también están destacando.


rochester
Rochester RazorSharks

Con jugadores como Traevon Jackson, Melvin Council o Jerice Crouch, es Wayne McCullough su jugador más destacado.


kentuckyKentucky Thoroughbreds

Ojo a su pareja de backcourt TyShawn Patterson-Corey Wilford, que marca diferencias; mientras, la pintura la protegen Darius Leonard y AJ Stewart.


nevadaNevada Desert Dogs

Equipo modesto. Jelan Kendrick vuelve a acaparar focos tras no debutar en profesionales tras su paso por UNLV. Le acompañan jugadores como Johnathan Loyd, ex Oregon que coqueteó con el Fútbol Americano, o trotamundos como Leon Sutton o el ex EBA Slim Magee.


vancouverVancouver Knights

El toque exótico. Vancouver quiere recuperar la esencia del baloncesto, y es la franquicia modesta canadiense de la NAPB. Sus principales referencias son jugadores con experiencia en la NBL canadiense como AJ Davis o el pequeño pero veloz base Daquan Brooks.

Anuncios