Siempre se tiene esperanzas de que la LEB Oro recupere su época de esplendor y vuelva a ser la competición de antaño que unía estrellas nacionales con jugadores extranjeros de calidad. Sin duda, el desembarco de Zoran Vrkić en el Unión Financiera Baloncesto Oviedo recuerda a esas épocas, al menos en cuanto a pedigrí. Desde la ProB francesa (2ª división) llega este alero croata polivalente, nacido en 1987 y de 203 cm.

Trotamundos con pasado en ligas de primer nivel (Italia, Grecia, ACB, Euroliga, Adriática…), fue también internacional por Croacia en el verano del 2015. Su carrera se inició en su tierra natal, pero muy joven el Olimpija esloveno lo reclutó, aunque la experiencia no cuajó y volvió a su país, donde tendría mayor protagonismo con el Šibenik (07/08), saltando posteriormente a un equipo más importante como el Split (09/10). Su temporada con este último (13.8 pt de media) le valió para ser reclutado de nuevo por el Olimpija (10/11, Liga Adriática y Euroliga); a los pocos meses se marcharía al Peristeri, cuajando números muy interesantes en la primera división griega (12.3 pt, 3.3 re). Al Fortitudo Bolonia llegaba en la 11/12 (Serie A2, Italia), aunque no hizo los numerazos que se le piden a los extranjeros en esta competición y acabó la temporada en su país (Zadar).

La 12/13 volvía a probar en el extranjero, en Grecia concretamente, donde realizó una gran campaña con el Ikaros (11.2 pt, 4.9 re), lo que le permitiría firmar el curso siguiente con el Bilbao Basket de Liga Endesa. Con los MIB jugó 27 partidos, con promedios de 3.1 pt y 1.3 re en 9 minutos. Tras esa temporada de rol secundario, en la 14/15 regresaba a su país para jugar en un club familar para él como era el Šibenik. Tras un buen inicio, una lesión le tuvo unos meses en el dique seco, pero regresó con más fuerzas y acabó siendo uno de los jugadores más destacados de la liga con 15.8 pt y 4.3 re, además de ser la estrella del equipo junto a un viejo conocido como el ex Oro Sandi Marcius.

Vrkić con el GBC en ACB

Las ganas de volver a la ACB le hicieron rechazar ofertas y terminó regresando a España, siendo el GBC quien confió en él (contrato por tres temporadas). Sin embargo, el resultado colectivo del equipo no fue el mejor, volviendo a ocupar plazas de descenso por tercera vez en cuatro temporadas (siendo la última la 15/16). El de Rijeka mejoró sus prestaciones respecto a su anterior etapa en la máxima categoría española, pero la mala marcha del equipo y algo de irregularidad en sus actuaciones le lastró, a pesar de que mejoró su nivel la segunda fase de la temporada (8.9 pt, 3.4 re, 19 mi).

Sus mejores jugadas en la Adriatic League

Tras el descenso del cuadro donostiarra a LEB Oro, Vrkić quedó liberado. Con diferentes ofertas, recaló en Macedonia en el Karpoš Sokoli de la Liga Adriática, donde coincidió con otros jugadores con cierto nombre (Perry, Labović…). Su temporada fue muy buena con rol de titular en el ‘tres’, jugando mucho y con buenos promedios (27 mi, 11.9 pt, 5.2 re y 1.9 as). Una lesión en el mes de febrero (ligamentos cruzados de rodilla) le hizo perderse el resto de temporada, pudiendo tan solo jugar 20 partidos.

Este curso, tras pasar la revisión médica, el Nantes de la ProB francesa se decidió a incorporarlo. En una liga muy física tuvo sus minutos, pero no el protagonismo esperado. En 19 partidos, se fue a medias de 24 minutos, 7.2 puntos, 3.6 rebotes y 1.2 asistencias. Ahora llega en forma al cuadro asturiano.

Sus mejores jugadas en Nantes

¿Cómo es su juego?

Es un alero de buen físico, que puede hacer diferentes aspectos en el juego. Buen tirador de tres, puede penetrar, o incluso irse al poste para obtener ventajas ante rivales inferiores físicamente, saliendo a vez en las jugadas más espectaculares. Con su tamaño es capaz de ayudar en el rebote, siendo pieza importante para el equipo; pese a su altura, también tiene un buen manejo de balón, con capacidad de asistir a sus compañeros. Además, puede aportar en muchos aspectos sin ser especialista en ninguno. Incluso puede jugar de ‘cuatro’ en esta LEB Oro. Probablemente, al croata le ha faltado suerte, estar en el sitio adecuado en el momento adecuado para despegar. Su intermitencia en el juego, o las altas expectativas, le han lastrado en cierto modo.

Ahora le llega una oportunidad de oro (nunca mejor dicho). El OCB tiene solo a Belemene como ‘tres’ claro, pero la irregularidad del joven congolés y la poca aportación de Tadas Rinkūnas en la segunda unidad (tras volver de su lesión) dejaban al equipo cojo en esta posición, con los escoltas Geks y Pérez ocupando mucho tiempo el puesto. Con Vrkić se aseguran un ‘tres’ alto físico, que puede aportar y dar solidez en los diferentes sistemas. Incluso con su buen tiro de tres, no parece descabellado verlo de ‘cuatro’ abierto tirador, o intercambiando posiciones con el versátil Belemene. Por nombre, Zoran Vrkić debería dar un salto de calidad al cuadro asturiano, que tenía lagunas en esa posición. En un ambiente agradable para los jugadores, ahora es el turno del croata para explotar todo lo que lleva dentro.

Anuncios