Diez años después de la consecución de su única Copa, el Cafés Candelas Breogán lograba en la noche del sábado su segundo título copero tras batir a ICL Manresa por 90-86. Con el Pazo dos Deportes rozando el lleno y un gran ambiente entre ambas aficiones, los de Lezkano se llevaron un partido que rompieron en el primer tiempo (55-33) y que tuvieron que volver a ganar en el segundo, pues los del Bages no tiraron la toalla e incluso llegaron a ponerse por delante a menos de tres minutos para el final (81-83).

Empezaba la final con dos triples consecutivos, metiendo el primero Ricardo Úriz y contestando Nacho Martín. Se mostraban sólidos los interiores lucenses en los primeros minutos, y un parcial de 8-0 obligaba a Aleix Durán a parar el partido (11-3). Seguiría asumiendo muchas responsabilidades en ataque Nacho Martín, que contagiaba a los suyos y poco a poco se acercaban de nuevo a Breogán (23-19 al término del primer parcial).

Se volvía a repetir el guión del primer parcial en los primeros compases del segundo, pues un gran Christian Díaz (dos triples consecutivos) lideraba un nuevo parcial de 8-0 para los celestes (31-19), aunque en esta ocasión Manresa no sabría dar respuesta. Tras otro TM del técnico visitante, Díaz continuaba haciendo de las suyas y cuando abandonaba la pista su equipo comandaba el marcador por 18 puntos (39-21). En su lugar entraba el incombustible Ricardo Úriz, que anotaba pocos minutos después dos triples consecutivos que ponían la máxima en el electrónico (47-25). Mientras, Manresa intentaba no perder mucha comba y, aunque le costaba mucho ver aro, mantenía el -22 al descanso.

Sería tras el paso por vestuarios cuando despertaría el MVP de la edición de 2014, Jordi Trias, que no había sumado ni un solo punto en los primeros 20 minutos. Asistido en la mayor parte de ocasiones por un gran Lluis Costa, Trias anotaba casi ocho puntos consecutivos que iban a obligar a Lezkano a pedir tiempo muerto (64-48). Pero poco efecto iba a tener dicho tiempo, pues los suyos seguían sufriendo para detener a Trias y a Costa, que se animaba además desde el 6.75; nueve arriba y Manresa quería más (73-64).

El partido se asemejaba mucho al jugado en liga unos meses atrás, pues el líder también había abierto brecha y luego Manresa reduciría diferencias, aunque en aquel partido no lograrían acercarse del todo, cosa que sí iban a conseguir en la final copera. Durante los dos primeros minutos del último cuarto, Breogán mantendría la renta que arrastraba al término del tercer parcial (+9), pero una canasta de Sakho y dos triples consecutivos de Álvaro Muñoz ponían a uno a los catalanes (77-76). Se llegaba al ecuador del cuarto definitivo con empate a 79, eran minutos de nervios y tensión, de imprecisiones.                Una canasta de Trias, unos minutos después, situaba a Manresa por delante por primera vez en el partido (81-83). El centenar de aficionados manresanos estallaba de alegría y el Pazo entendía el momento y trataba de apretar para empujar a su equipo. Sendas canastas de un sensacional Úriz y de un Johan Löfberg que apareció al final, permitían al cuadro gallego recuperar el mando a falta de dos minutos (85-83). Tras el TM de Durán, iba a pasar más de un minuto sin que ninguno de los dos equipos anotara, y sería Löfberg el encargado de sumar desde el 4.60 y poner el 87-83 a falta de 43 segundos. Parecía tocar ya el título el conjunto breoganista, pero Costa se empeñaba en mantener con vida a los suyos, y un triple a tablero a poco más de 20 segundos situaba el 87-86 en el marcador. Ricardo Úriz acudía a la línea de tiros libres, pero solo anotaba el segundo y dejaba en el aire el partido (88-86), pues Manresa tenía la última (18 segundos) para empatar o incluso asaltar el Pazo, algo que nadie había hecho esta temporada. Álvaro Muñoz tendría en sus manos empatar la contienda a falta de cuatro segundos, pero su gancho tras reverso no entraba y el MVP Guille Rubio certificaba el triunfo desde el 4.60 (90-86).


▶️ Revive la final, aquí (RTVE.es)


MVP

RubioMVPCP18

Anuncios