En los últimos años la preparación física en el baloncesto ha sufrido un gran cambio. Los jugadores son cada vez más atléticos, llevan al límite sus capacidades físicas aplicadas al baloncesto, y esto hace que el juego en muchas ocasiones sea mucho más rápido y espectacular.

Pero, ¿qué es lo que ha cambiado para esta evolución física de los jugadores?

Podemos empezar hablando de los cambios reglamentarios. Estos han hecho que el baloncesto sea más dinámico y que los jugadores hayan mejorado sus cualidades físicas para obtener un mayor rendimiento en la cancha. La primera regla que ha influido en esta evolución ha sido la de la posesión, pasar de 30” a 24” ha hecho que el juego tenga que ser más rápido y que haya más posesiones en los partidos. No sólo el cambio de regla en sí, sino que los entrenadores se han adaptado y han confeccionado sistemas de juego más dinámicos y en menos segundos. La regla de los 14” también ha ayudado ya que tras rebote ofensivo los ataques deben de ser aún más rápidos si cabe. Los más mayores nos acordamos de aquel Campeonato de Europa ganado por el Limoges de Maljković con marcadores que rondaban los 55 puntos. Ese baloncesto “control” ha desaparecido.

Todo ello conjuntamente con la evolución en determinados puestos específicos donde ha variado la morfología de los jugadores para adaptarse a las exigencias del juego. Han desaparecido aquellos “5s” que corrían lentamente y hasta sus compañeros tenían que esperarles para comenzar el ataque. Los Durant, Gasol, Porziņģis, James… hace años era impensable que jugadores de esta altura se pudieran mover a la velocidad que lo hacen estos hoy en día.

Otro aspecto relativo a esta evolución es el nivel físico que demanda el juego en sí y donde hoy en día es impensable que haya jugadores en el alto nivel que no estén a ese nivel. Desde mi punto de vista, esta faceta de la que estamos hablando ha hecho que jugadores con mucho talento técnico no puedan jugar al máximo nivel y podríamos decir que el talento innato que marca la diferencia en el alto nivel se ha modificado. Esto hace que de repente salga a relucir el talento de un jugador como Curry que jugaba a un nivel alto pero sin la excelencia actual; con incluso análisis de scouts que ponían en duda que pudiera jugar en la NBA, y que debido a un talento de hacer cosas desde mucha distancia y con una gran versatilidad ha revolucionado la NBA en los últimos años.

Hay un aspecto interesante relativo a este punto y es el que marca la evolución física de los jugadores españoles que desembarcan en la NBA. En todos ellos podemos contrastar que su cambio físico es más que notable. Existen fotos con la evolución de Pau Gasol o de Marc Gasol donde es más que palpable esta transformación. La razón de esta transformación es poder adaptarse a un juego más exigente desde el punto de vista físico y sobre todo para “sobrevivir a los 82 partidos de la liga regular”. Esto que puede parecer baladí que se lo pregunten a algunos de ellos que al realizar varios vuelos de costa a costa se levantan por la mañana y no saben a veces donde están… y no estamos exagerando ni un poco.

Algo que parece muy lejano lo tenemos más cerca de lo que pensamos; sin ir más lejos el Real Madrid el año pasado jugó 83 partidos entre todas sus competiciones y esto hizo que la temporada desde el punto de vista físico fuera muy exigente. La gran exigencia de este tipo de temporadas no son los partidos, tal y como puede parecer…, sino como compensar los viajes, que a día de hoy las Ciencias Aplicadas al Deporte no han podido cuantificar lo que suponen para los jugadores. Se realizó algún estudio con el Baskonia pero queda todavía mucho por conocer para poder ayudar a nuestros jugadores a lidiar con estos viajes.

La NBA marca tendencia y por ello prácticamente todos los equipos tienen hoy en día su Departamento de Ciencia Aplicada. Este mayor conocimiento del juego y de cómo mejorar las capacidades físicas y la adaptación de los jugadores a la exigencia de la liga, hace que hasta la propia liga tenga que marcar directrices basadas en aspectos físicos. Golden State Warriors, quizás el primer equipo que monitorizaba mediante GPS y otras variables a sus jugadores y San Antonio Spurs con sus rotaciones, han hecho que la propia NBA cambie sus reglas y adapte su calendario (menos partidos) y obligue a los equipos a que sus estrellas no descansen en los partidos de casa. San Antonio, donde tenemos a Gasol, pero también donde tenemos a Xavi Schelling y a Lorena Torres (Responsables del Departamento de Ciencia Aplicada de los Spurs), es un claro ejemplo de cómo esta evolución en el estudio de las exigencias del juego han hecho que vayan un paso por delante con un equipo veterano; en su momento Duncan, Parker, Ginobili… Ellos comenzaron las famosas rotaciones, que nunca se había hecho en la NBA y esto les ha llevado a varias finales de la NBA en los últimos años. Este conocimiento más exhaustivo del juego, de las exigencias del juego, de las nuevas tendencias en el entrenamiento y en la recuperación, y de cómo adaptarlas de manera individual es lo que ha hecho que vayan por delante. Hoy en día cualquier equipo del máximo nivel tanto en Europa como en la NBA tiene un control absoluto de todas las variables físicas y de control de la carga, para darle a los cuerpos técnicos toda esta información y que sean ellos los que tengan la última palabra.

El siguiente aspecto importante en esta evolución es la individualización en el trabajo físico. El ‘menú para todos’ se ha terminado hace ya tiempo. Hace años sería impensable que en los entrenamientos y algunos partidos se utilizaran GPS, acelerómetros, giroscopios… y no solo con la necesidad de cuantificar la carga de entrenamiento sino con la obligación de controlar y manejar esta información. El poder moldear los ejercicios para que se parezcan lo más posible a la competición hace que los jugadores cada vez consigan mejores valores en las capacidades físicas aplicadas al juego. No solo se moldean los ejercicios, sino que se trabaja de manera individual con cada jugador en base a sus necesidades y su potencial para sacar lo mejor de él. Esta aplicación de las capacidades físicas al juego es en lo que los Preparadores Físicos Españoles están en la vanguardia mundial. Aprovecho para romper una lanza a favor del nivel que tenemos de Preparadores Físicos en España y refrendar la recién creada Asociación Española de Preparadores Físicos de Baloncesto (ASEPREB), que esperemos que en el futuro nos sirva para poder seguir avanzando en el conocimiento del juego y en la aplicación de esta preparación física aplicada al baloncesto.

Siguiendo con los aspectos que marcan esta evolución física vamos a mencionar ahora otro relacionado con el gran número de jugadores que son capaces de alargar sus carreras deportivas. Esto es debido a estos avances que existen hoy en día en la preparación física aplicada de la que hemos comentado anteriormente y a los métodos de recuperación que avanzan a una gran velocidad. Es cada vez más difícil ver a jugadores haciendo una preparación física basada meramente en el atletismo como fue hace años con auténticos maestros como Paco López, sino que hoy en día esta preparación física está totalmente adaptada al baloncesto (no hay que olvidar que el atletismo es la base de gran parte de la preparación física pero que se ha hecho ya totalmente específica al baloncesto). Esto hace que lo que exigimos a los jugadores esté en consonancia con su puesto específico, las acciones que realiza en el juego, su morfología… Por ello, y como mero ejemplo y algo que puede ver cualquier espectador antes de un partido, ahora los calentamiento tienen como siempre una parte común al equipo pero antes de esta se puede ver a 12 jugadores haciendo 12 cosas distintas como parte de su calentamiento individual.

Dejaremos para más adelante todo lo que tiene que ver con la preparación física en las categorías de formación ya que es otro tema que da para hablar mucho al respecto.

Espero que estas líneas hayan sido de vuestro agrado tratando de reflexionar sobre cómo ha evolucionado desde mi punto de vista el baloncesto en el apartado físico. Echando la vista atrás, cuando tuve mi primera oportunidad en un equipo profesional como el Baloncesto León allá por el año 2001, me echo las manos a la cabeza de las cosas que hacía y de cómo ha cambiado nuestro campo para bien. Sin duda aquí reside lo importante, actualizarnos y adaptarnos a los tiempos, con el único objetivo conseguir que nuestros jugadores sean mejores jugadores en la cancha y que lo hagan durante mucho más tiempo.

Un saludo a todos.

VaqueraTW
ALEJANDRO VAQUERA

Desde Zona de Básquet queremos agradecer a todo un experto en este mundo de la preparación física dentro del baloncesto como Alejandro Vaquera que nos haya dejado estas reflexiones, y es que para tener una aproximación hacia su figura, solo hay que conocer que es el actual responsable global del área física del departamento arbitral de FIBA, un cargo que ejerce de 2014 y al que accedió tras una larga trayectoria como preparador físico en la que se incluyen las responsabilidades dentro del área física del departamento arbitral de FIBA Europa entre 2007 y 2014, su trabajo como preparador físico de la selección española Sub20 y Sub18 Masculina entre 2004 y 2009, el cargo de preparador físico en Baloncesto León (Liga LEB y ACB) entre 2000 y 2008 y de preparador físico del Fuenlabrada (ACB) en la temporada 2011/2012.

Además ha ejercido en otros ámbitos del baloncesto, siendo entrenador de la Universidad de León-Baloncesto León (Liga EBA) la temporada 2002/2003 y asesor científico de los Worcester Wolves (BBL-Inglaterra) desde 2012 y hasta la actualidad, sin olvidarse de su labor formativa como profesor de baloncesto de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad de León desde 1999; profesor visitante de la Universidad de Worcester (Inglaterra) desde 2012; profesor del Curso de Especialista en Preparación Física en Baloncesto de la Universidad Politécnica de Madrid entre 2005 y 2008; profesor de los Cursos de Entrenador Nivel I y II de la Federación de Baloncesto de Castilla y León desde 2003; o profesor en el Master in Basketball Science de la Universidad de Worcester (Inglaterra) desde 2011.

Un currículo tan extenso como brillante que hace que sea todo un lujo poder contar con sus reflexiones.

Anuncios