Ya ha sido noticia en diferentes medios, pero nunca está de más hablar con un Asier de la Iglesia que, en su vuelta a EBA, está siendo uno de los jugadores más destacados del Grupo AA con Ordizia (15.7 pt, 12.8 re, 1 as, 0.5 ro, 7.6 fr, 26.7 val). Desde los 29 años lucha contra la Esclerosis Múltiple, ahora con 34 difunde la EM en diversas conferencias y actos y recauda fondos para seguir investigándola. Todo, sin perder la sonrisa mientras, además, trabaja con personas con discapacidad en Gureak y disfruta jugando al baloncesto, como él mismo señala, su mejor medicina.

Para saber más sobre esta enfermedad y su relación con el deporte, nos ponemos en contacto con Asier, que nos desgrana los aspectos que le rodean en su día a día.

Zona de Básquet – Nunca has dejado el baloncesto, pero este verano das un paso más y vuelves a EBA. ¿Cómo te ves en esta liga?

Asier de la Iglesia – Después de 4 años jugando en Autonómica, me salió la oportunidad de volver a la liga y no dudé ni un segundo, pues me veía capaz de volver y jugar a muy buen nivel.

Asier Goierriko Hitza
Goierriko Hitza

ZdB – Para los que no sabemos mucho de la Esclerosis Múltiple, cuéntanos qué es.

ADLI – Se trata de una enfermedad del sistema nervioso central que afecta a la capacidad del cerebro para controlar funciones como el habla, la vista, el sistema locomotor, etc. Se denomina múltiple porque afecta de forma dispersa al cerebro y a la médula espinal. Los síntomas varían mucho entre individuos y en la misma persona, en épocas distintas, por ello se llama la enfermedad de las mil caras. Existen dos tipos de EM: la remitente recurrente, que es la que tiene distintos tratamientos, y la progresiva, que por el momento no tiene tratamiento alguno; ambas, no tienen cura.

ZdB – Hemos leído que a veces pierdes el tacto, y si te cambian el balón, te fastidian. ¿Cómo es esa vicisitud de jugar al baloncesto con EM? ¿Cómo se supera todo esto?

ADLI – Al tener el 90% de la sensibilidad de la piel de las manos y de los pies perdida, me tocó volver a aprender a tirar, además he tenido varios brotes más, como la pérdida de fuerza de la pierna derecha, visión doble, vejiga hiperactiva… pero con todo eso se puede seguir jugando.

ZdB – Son ya muchos años, y siempre transmites una respuesta positiva desde que te diagnosticaron la enfermedad. ¿Cómo lo haces para ser ejemplo para otras personas?

ADLI – Como bien comentáis, no recuerdo el momento del diagnóstico como algo traumático, supe desde el principio que era algo grave pero sabía que podría convivir con ello. Y así sigue siendo hoy en día, asumo lo que me puede pasar pero por mi forma de ser, no tengo por costumbre preocuparme antes de que me pasen las cosas.

ZdB – ¿Crees que puede existir diferencia de sobre cómo afecta la enfermedad en el plano emocional respecto al corporal?

ADLI – Emocionalmente, aunque suene raro, no creo que haya cambiado. Sin embargo, el plano más afectado ha sido el corporal, pues sufro de fatiga, dolores, espasmos… que, a su vez, son los síntomas más comunes de la enfermedad.

ZdB – Compaginar tu trabajo diario en Gureak y luego irte a entrenar, ¿duro o reconfortante?

ADLI – Estos últimos 3 años mi trabajo en Gureak ha sido, y sigue siendo, algo especial. Trabajo con personas con discapacidad, y me dan tanto cariño y me tienen tanto aprecio que disfruto mucho trabajando allí. Respecto al baloncesto, es mi mejor medicina, hay días que no puedo ni hablar de la fatiga que tengo y después de entrenar salgo de allí con las energías renovadas.

ZdB – Hay una creencia de que el deporte empeora la EM, ¿es cierta o es un falso mito?

ADLI – Tradicionalmente, el ejercicio físico como parte del abordaje de la Esclerosis Múltiple ha sido infrautilizado y objeto de controversia. A menudo, los médicos recomendaban que se evitara realizar ejercicio físico a las personas con esta enfermedad, debido sobre todo al incremento de la temperatura corporal asociada al deporte y vinculada a su vez con el empeoramiento de síntomas asociados a la enfermedad.

Sin embargo, hay estudios que demuestran que eso no es cierto. El tema es que hay que ajustar tu actividad física a tus condiciones y sobre todo para mí, lo esencial es que te guste lo que vayas a practicar. Ya que nos tenemos que cuidar, pero disfrutar creo que debe ser lo más importante.

ZdB -¿Es factible compaginar básquet y EM? Un ejemplo: ¿una persona joven de 20 años al que se le diagnostique EM debe abandonar las prácticas deportivas?

ADLI – Está claro que el paciente tiene que ver cuál es su afectación y si le permite seguir jugando, lo único que tiene que hacer es seguir disfrutando.

ZdB – Si alguien quiere ayudarte en todas tus actividades con la EM, ir a alguna charla, o prestar ayuda con las rifas que a nivel local y nacional has hecho ya, ¿dónde lo puede hacer?

ADLI – Twitter es la red social que más utilizo e intento publicar e informar de todo lo relacionado con mis eventos, charlas… En mi perfil encontraréis toda la info.

Asier2.jpg
Asier de la Iglesia en una de sus charlas / cedida
Anuncios