De vez en cuando en lugares inesperados surgen jugadores con un “don” para jugar a este bonito deporte llamado baloncesto; es el caso de nuestro protagonista de hoy: la promesa egipcia Ahmad ‘Bebo’ Khalaf.

Khalaf debutó en la escena mundial en 2014, al jugar con solo 15 años el Mundial ​​U17, donde promedió 8.8 puntos, 9.3 rebotes y 4.9 tapones; su selección terminaría en decimotercer lugar. En el siguiente verano (2015), y a pesar de ser tres años más joven que el resto de sus rivales, jugó el Mundial ​​U19 y volvió a llamar la atención con sus 8.3 puntos, 8.4 rebotes y 2.9 tapones. En noviembre de ese mismo curso saltaba la noticia en la cantera manresana, que incorporaba a sus filas a este joven valor. Había surgido la posibilidad y no la quisieron dejar escapar, dando Khalaf por esa época sus primeros pasos de adaptación, aunque dejando ya muestras de la calidad que había atesorado en los torneos internacionales anteriores (con actuaciones de doble-doble en Júnior).

Sin duda, el momento grande sería el Mundial ​​U17 ‘16 de Zaragoza, donde fue una de las estrellas de la competición y uno de los jugadores más destacados en el apartado estadístico, al lograr unas medias de 17 puntos (6º del campeonato), 14 rebotes (1º) y 4.4 tapones (1º), aunque su equipo terminaría último. Su nombre estaba en boca de todos los presentes allí, y en Manresa se frotaban las manos con su mirlo blanco. Al finalizar aquel torneo hablaba con Stefano Makris (scoutbasketball.com) y le comentaba que era el torneo más duro que había jugado, que no miraba sus actuaciones individuales, sino la del equipo, a pesar de que no se obtuvo a nivel grupal un buen resultado, y que entrenar ese año con Dejan Musli en Manresa le había valido para mucho; apuntaba además que soñaba con dar el salto a la ACB y luego alcanzar la NBA.

En su último año Júnior (16/17), unos problemas burocráticos hicieron que se retrasase su puesta a punto en la competición. El club donde se formó en Egipto (Al Gezira) no se ponía de acuerdo con Manresa, y fue la FIBA quien tuvo que mediar con un special case. Con vía libre, el jugador empezó a destacar, y en mayo de este año firmaba con ICL Manresa un contrato que le une para las 5 próximas campañas, debutando ese mismo día (14 mayo) en la ACB (7 minutos, 2 puntos).

Tras terminar las competiciones domésticas, llegaba el verano, o lo que es lo mismo: una nueva cita con su selección, con la tuvo un buen papel en el Mundial U19 (11.8puntos, 12.8 rebotes y 3 tapones). Sus números eran el preludio de su salto a Sénior. Siempre en las filas del equipo del Bages, realizó la pretemporada con ellos, pero decidió que lo mejor para él era tener minutos en el equipo vinculado, el Martorell. Allí está bajo las órdenes de Adrià Alonso, en una categoría muy competitiva para los jóvenes como es la LEB Plata.

¿Cómo es el juego actual de ‘Bebo’ Khalaf?

En Plata solo ha disputado dos partidos (de tres posibles), logrando ser el jugador más valioso de la segunda jornada. Sus promedios no engañan: 15 puntos, 7.5 rebotes y 4.5 tapones en 29 minutos en cancha.

De brazos largos, muy intimidador y con un buen sentido del posicionamiento del rebote; juega bien el pick and roll y ha progresado en su tiro de media distancia (3-5 metros), sabiendo jugar en el poste bajo, con un buen juego de espaldas al aro y con capacidad para sacar el balón al perímetro si no puede resolver por dentro. Ha evolucionado mucho, pero está claro que debe mejorar su físico; además no es un jugador explosivo y tampoco tiene un gran salto, pero suple esto último con su gran timing. Con el tiempo mejorará en los desplazamientos laterales, y en las transiciones, a la vez que, seguro, irá a más en su rango de tiro. Sin duda, un jugador especial.

bebo
Khalaf intimidando en defensa / Fundación Granada
La visión de Rafa Rufián
(entrenador Aceitunas Fragata Morón, equipo al que se enfrentó en la 2ª jornada)

Jugador de nivel top para su edad. No cabe duda que ahora mismo tiene todos los ingredientes para ser un proyecto de estrella si sigue evolucionando en su juego. Es un pívot de 2.09 metros, no muy atlético, pero con un alto sentido de coordinación en tiempo de salto para rebotar y, sobre todo, para taponar, donde es temible con sus largos brazos.

Por dentro, la impresión es que juega fácil, sin complicarse, sin grandes movimientos, pero muy efectivos y seguros, lo que provoca que sea más peligroso aún ante el rival porque denota seguridad en su juego. Tácticamente es bastante listo, se posiciona bien en ataque, continúa las acciones y tiene buena mano de 4-5 metros, con un don innato, por lo que a buen seguro que es uno de los jugadores que más llamará la atención, por sus condiciones y juventud, en esta LEB Plata.

La visión de Adrià Alonso (su actual entrenador)

‘Bebo’ es un jugador con una gran proyección en todos los niveles (física, táctica y mentalmente hablando). A sus 18 años es un jugador muy hábil cerca de del aro, capaz de finalizar con ambas manos, con buenas manos para coger el balón y buena diversidad de finalizaciones para convertirse en un jugador muy fiable.

Intuitivo al rebote en ambos tableros, de momento, sin una gran capacidad de salto, pero muy listo para ser un gran reboteador y un taponador bastante imprevisible para los rivales a la hora de finalizar. Pese a su edad, entiende muy bien el juego y es capaz de tener muy buenas lecturas en ambos lados de la pista.

Evidentemente, a sus 18 años tiene muchos aspectos a mejorar; su físico ya ha cambiado mucho desde su llegada a Manresa, pero tiene que seguir evolucionando para convertirse en un jugador más versátil y, sobre todo, ser capaz de ser continuo en sus esfuerzos. Es un jugador trabajador, como demuestra el hecho de que su tiro está evolucionando, pero debe de seguir trabajando en ello para convertirse, como decía, en un jugador más peligroso a todos los niveles. Unido al físico, sus desplazamientos laterales irán mejorando poco a poco. Y con el paso de las horas su dureza defensiva también.

Hablamos de un jugador que, además, es un gran estudiante, tranquilo como persona y muy educado. Tiene un gran futuro, siempre que las etapas se vayan cumpliendo y, está claro, las lesiones y demás aspectos se vayan dando. Está en el sitio adecuado para ello, Manresa, y nosotros como equipo vinculado confiamos mucho en él. Nadie duda de su capacidad para crecer en todos los aspectos.

La fortuna de tener ‘Bebo’ Khalaf en LEB Plata es algo productivo en ambos sentidos. Los aficionados podrán ver la progresión de una promesa mundial, y él tendrá en esta competición, y en su equipo, el lugar ideal para desarrollar sus condiciones y proseguir con su evolución.

Anuncios