El lunes 17 era la fecha límite para inscribirse en Oro, Plata y EBA. Cuando las aguas parecían que estaban mansas y todo iba por su cauce, con un pleno de respetar los resultados deportivos en forma de ascensos y descensos de las diferentes ligas (con la excepción de un Alcázar en Plata que se ve abocado a la desaparición por las escasas ayudas), en el día de ayer un maremoto surgía para continuar la tradición de los bochornosos espectáculos de cada verano.

Mientras la FEB celebraba su récord de equipos inscritos, tres clubes se quedaban fuera de competición. Clubs serios, trabajadores, llenos de buena gente: Araberri, Marín y Zornotza. En el lugar de Araberri, fue Clavijo el que entró en LEB Oro; por su parte, las diferentes vacantes (hasta cuatro) generadas en LEB Plata por las ausencias del propio Clavijo, de Alcázar, y de Marín y Zornotza, han sido ocupadas por los descendidos de Plata 16/17 Hospitalet y Albacete, por Plasencia (EBA) y por un equipo que estaba en la Primera Nacional vasca como Fundación 5+11 (filial de Baskonia) y que en primavera había logrado el ascenso a EBA.

Tras una larga tradición durante este lustro de ampliaciones de plazo y excepciones a la norma para lograr que hubiera el mayor número de inscritos en cada categoría, el espectáculo ofrecido por la FEB llega ahora en sentido inverso. La Federación se ha convertido de repente en ese profesor hueso implacable que te suspende en la evaluación final con un 4.8; aunque habría que comprobar si las medidas aplicadas hubieran sido las mismas con otros alumnos diferentes. El ya célebre (desgraciadamente) “Método FEB” sigue sorprendiendo verano tras verano, sin aprender de los errores pasados:

  • La 14/15 fue la “Liga de los 15”. Ese verano, con 14 equipos, fueron doce los inscritos (quedando fuera por defecto de forma COB y Coruña), metiendo a un Navarra que había descendido como el 13º. Todo acabó con ampliación a 15.
  • En la 15/16, el verdadero artífice de los cambios en el panorama del baloncesto español actual, el Autocid Burgos, se cansó de competir en la cancha y centró sus esfuerzos en los tribunales. De repente, una ciudad con esa tradición del baloncesto no podía quedarse sin representante, y la FEB decidió, porque sí, hacer un hueco a Miraflores, lo cual fue más esperpéntico cuando se decidió a dedo que el filial del Barcelona subiera desde LEB Plata (ya se sabe que a buen pagador poco más hay que añadir).
  • En la 16/17, con el actual presidente de la FEB (Jorge Garbajosa) estrenando cargo, el descenso voluntario de GBC dejó una liga de 17 equipos, y en vez de arrastrar un equipo en su descenso (como sucede en otras categorías o deportes), se le dieron a Araberri prórrogas continuas hasta que consiguió reunir los requisitos para que la Federación nos vendiera como un éxito una liga de 18 equipos.

Así llegamos a la temporada 17/18, al presente. Ilusos, decidimos dar un voto de confianza, esperar un día sin sobresaltos, sin sorpresas, con los apuros anunciados porque aún se está en época de estrecheces económicas y donde el baloncesto FEB, aunque os digan lo contrario, no vende ni atrae patrocinadores, y sobrevive gracias a la labor de esas personas invisibles que se desviven, mayoritariamente, de forma casi altruista por sus equipos.

Los tres equipos que se han quedado fuera (Araberri, Zornotza y Marín) ya han comunicado no estar de acuerdo con la decisión, y esperan recuperar su lugar. Cada uno con sus causas, su posible defecto de forma, pero si algo debe saber la FEB es que estos tres clubs son unos equipos humildes, pero serios. La FEB, en vez de ser inteligente y estudiar las posibles contrariedades dando a los equipos un plazo de subsanamiento o ampliando el plazo como hizo años atrás, optó por la vía absolutista y dejó fuera a estos equipos, sabedora de que tenía otros clubs (los euros estaban asegurados) queriendo ocupar esas vacantes.

Desde Zona de Básquet nos hemos puesto en contacto ayer con los clubs afectados, y no han querido hacer declaraciones, como es lógico, aunque esta mañana ya podéis ver en nuestro timeline unos tweets que dejan entrever lo sucedido. La sensación es de desazón mezclada con estupor. Tres equipos con los que, desde la existencia de esta web, hemos tenido un genial trato, dispuestos siempre a prestar colaboración y que, sobre todo, aman el baloncesto. Equipos que son el ejemplo de todos aquellos modestos que hacen que nuestro baloncesto exista y que llegue a cada rincón.

Está claro que la FEB se puede escudar y decir que otros cumplieron y estos tres no (habría que conocer más datos del asunto, estudiar cada caso individual y saber en qué puede acabar todo esto), pero para nosotros esta actitud que ha tomado está muy lejos de la idea de concordia y diálogo que predicaban los que ahora mandan en sus programas electorales y declaraciones. Es más, han dejado un fuerte precedente para años venideros, pero mucho nos tememos que cuando les interese, harán y desharán según les convenga.

¿Y ahora qué sucederá con estos tres equipos? No tenemos ni idea, realmente creemos que nadie tiene una idea sólida. Dejar las ligas como están, rectificar admitiendo que se han confundido (cosa que dudamos), buscar generar un hueco a Araberri con una ACB de 18 equipos, ampliar Plata a 18 equipos… Quién sabe… Lo que es triste es ver como los resultados deportivos luchados durante una temporada se saltan a la torera, y se prefiere a un equipo que no estaba en EBA pero que interesa porque trae dinero y es filial de quien es. Nadie piensa en esas personas, en esos empleados de los equipos que, probablemente, se queden en la calle (existen, os lo aseguramos) porque la FEB no ha sabido dialogar, esperar, o simplemente ser inteligente.

Una liga que no genera más que a nivel local, y cada vez en menor cuantía, sin un naming sponsor desde hace tiempo, sin repercusión televisiva, sin contenidos propios audiovisuales y ni siquiera capaz de generar mejores jugadas o resúmenes. Jornadas intersemanales intempestivas, y en Navidades, para luego estar cuatro meses parados, un desastre de plataforma audiovisual como CanalFEB, ausencia de implementación de nuevas ideas de la Oficina Permanente, jugadores desilusionados sin tener ni un convenio mínimo y unas condiciones que solo hacen pensar en dejarlo o irse fuera, equipos que las pasan canutas para completar plantillas porque no pueden competir contra la mayoría de las ligas Europeas…

Unas competiciones que son tan “horribles” que las principales webs de baloncesto españolas reproducen la nota de prensa de la FEB, o ni se hacen eco de la triste noticia que han sufrido los tres equipos de los que os hablamos, que podían ser estos como Fulanito, Menganito y Zutanito, porque lo que hoy un cub puede ver desde la lejanía, le puede suceder a él en un futuro próximo. Nos alegramos por los clubs beneficiados, porque sabemos que luchan por sus proyectos. Sin duda, ayer fue un día, como leímos por ahí, donde hubo gentes de todos los tipos: contentas, tristes, sorprendidas, decepcionadas… Lo que no variará es esa invisibilidad a la que se somete a estas Ligas que nos encantan, a pesar de los mazazos que llevamos, y a ese público fiel que nos siguen y deben hacerse oír.


Reacciones de los equipos afectados
  • Araberri

  • Marín

  • Zornotza

Anuncios