En primer lugar, agradecer a los amigos de zonadebasquet.com que, de nuevo, soliciten mi colaboración para que podamos compartir y hablar un poco sobre Baloncesto. En esta ocasión vamos a hablar sobre los jugadores que consiguen dobles-dobles y lo valorado que es ello por los entrenadores y, por supuesto, por sus compañeros y aficionados.

Para empezar, aclarar que un doble-doble se alcanza cuando un jugador realiza en dos apartados estadísticos 10 o más acciones positivas, es decir, anota 10 o más puntos, rebotes, asistencias, recuperaciones, tapones, etc. Quiere ello decir que este tipo de jugadores son muy valorados, ya no solo por la fría aportación numérica, sino porque son jugadores que normalmente suman mucho al equipo, y no suelen ser jugadores egoístas, que a lo mejor miran más a su anotación, sino que ese trabajo continuo, ese esfuerzo, además de recompensar su estadística sobre todo premia al equipo, y lo que es más importante, contagia y arrastra a compañeros suyos a realizar el mismo esfuerzo, porque ves que hay un compañero que está peleando siempre en el rebote, que está cerrando líneas de pase, que juega un pase más, etc; con lo cual lo que está consiguiendo Mr. Doble-Doble, además de esa valoración numérica, es un sentimiento de equipo y un trabajo grupal muy importante en los éxitos del grupo.

Es evidente que el doble-doble más sencillo que se produzca, es el de puntos y rebotes, con lo cual es mucho más fácil que los jugadores que lo realizan sean los jugadores interiores; así podemos verlo en las siguientes tablas sacadas de los dobles-dobles conseguidos en LEB Oro y LEB Plata al final de la Fase Regular de las mismas, donde todos los jugadores que han obtenido los dobles-dobles son jugadores interiores, en algunos casos, 4 atléticos, que podían jugar de cara, pero jugadores interiores.


LEB ORO

Temporada 96/97

Tabla1


Temporada 97/98

Tabla2


Temporada 98/99

Tabla3


Temporada 99/00

Tabla4


Temporada 00/01

Ningún jugador logra doble-doble


Temporada 01/02

Tabla5


Temporada 02/03

Tabla6


Temporada 03/04

Ningún jugador logra doble-doble


Temporada 04/05

Tabla7


Temporada 05/06

Ningún jugador logra doble-doble


Temporada 06/07

Tabla8


Temporada 07/08

Tabla9


Temporada 08/09

Ningún jugador logra doble–doble


Temporada 09/10

Tabla10


Temporadas 10/11, 11/12, 12/13, 14/15 y 15/16

Ningún jugador logra doble–doble


Temporada 16/17 (hasta Jornada 31 inclusive)

Tabla11



LEB PLATA

Temporada 00/01

Tabla12


Temporada 01/02

Tabla13


Temporada 02/03

Ningún jugador logra doble–doble


Temporada 03/04

Tabla14


Temporada 04/05

Tabla15


Temporada 05/06

Ningún jugador logra doble–doble


Temporada 06/07

Tabla16


Temporadas 07/08, 08/09, 09/10, 10/11 y 11/12

Ningún jugador logra doble–doble


Temporada 12/13

Tabla17


Temporada 13/14

Tabla18


Temporada 14/15

Ningún jugador logra doble–doble


Temporada 15/16

Tabla19


Temporada 16/17

Tabla20


Analizados estos datos, podemos sacar varias conclusiones:

  • Lo difícil que es conseguir promediar un doble-doble, en algunas temporadas más de un jugador, pero no es lo habitual, en LEB Oro desde el 2002/03 como mucho un jugador promedió el doble-doble; mientras que en LEB Plata desde el 2004/05 exceptuando en la 2012/13 que lo consiguieron dos jugadores.
  • Hay un dato muy significativo, todos estos jugadores consiguen un doble-doble promediando más de 30 minutos de juego, excepto Venson Hamilton, en LEB Oro 2002/03, que promedió 12 puntos y 10,96 rebotes jugando 27 minutos. Y Will Hanley en LEB Plata 12/13 cuando promedió 17,65 puntos y 11,2 rebotes en 29:42 minutos; Ola Atoyebi en la 13/14 tuvo unas medias de 15,5 puntos y 10,5 rebotes en 27:29 minutos, mientras que Jesús Fernández el año pasado en Granada promedió 16,3 puntos y 10,17 rebotes jugando 28:37 minutos.
  • Si analizamos con detalle los datos en la LEB Oro, podemos comprobar que a partir de la temporada 2010/11 casi ningún jugador interior alcanza los 30 minutos de media jugados, como mucho un jugador, y muy cerca de ese tiempo jugado, lo que refleja el cambio de filosofía de los Entrenadores, que comienzan a utilizar plantillas más largas, más equilibradas, y por lo tanto a disminuir los minutos de los jugadores y haciendo mucho más complejo la consecución de un doble-doble al final de la Fase Regular.
  • Analizando lo mismo en la LEB Plata, observamos que ya desde la temporada 2007/08 encontramos menos jugadores que consigan un doble-doble; siendo cierto que aún hay jugadores por encima de los 30 minutos, pero disminuyendo mucho los mismos, y ya no encontrando esos jugadores con más de 35 minutos por partido, que les llevaban a conseguir esos números.

En mi opinión, la última conclusión que sacaría de este estudio es la necesidad de hacer un diferente análisis de la valoración de los jugadores que hacemos, y que ya los entrenadores en muchas ocasiones realizamos, porque como podemos apreciar para un jugador exterior es mucho más complejo hacer números estadísticos destacados, ya que algo que suma mucho son los rebotes y es mucho más difícil para un jugador exterior conseguirlos. Posiblemente tuviéramos que hacer una valoración en función de eficiencia de cada dato realizado, y por minuto jugado; habrá jugadores exteriores que si den asistencias, pero como el compañero lo ha fallado no le suman; analizar el rebote trabajado, bloqueado, no cuando no hay nadie cerca; analizar los puntos que un jugador ha evitado ya no solo con una recuperación, sino a lo mejor punteando un tiro y consiguiendo que lo falle el atacante, pero no se le suma como recuperación. Jugadores que pueden dar 10-12 puntos en asistencias, pero no anotan y entonces no se les considera doble-doble. Son aspectos que deberíamos tener en cuenta en los análisis estadísticos.


Miguel Ángel Hoyo

Entrenador de Baloncesto

Anuncios