Victoria muy importante la de esta jornada para Agustinos Eras E.Leclerc, que tras imponerse al Carrefour ‘El Bulevar’ de Ávila deja prácticamente encarrilada la permanencia, sabiendo sufrir ante un equipo de la zona alta al que superó en base a un gran trabajo defensivo, algo que venía faltando en los últimos partidos y que por fin salió a relucir. No fue el partido más brillante, con algunas lagunas como el cierre del rebote ofensivo rival en algunas fases del partido o el elevado número de pérdidas de balón, pero al final, la intensidad de los leoneses decantó la balanza de su lado en un gran último cuarto, que sirvió para redondear el 63-55 final que sirve para ganar en tranquilidad y poner de nuevo el objetivo algo más arriba, unas opciones que se calibrarán la próxima semana en el duelo directo frente a Alcázar.

En el duelo frente a Óbila, se vio desde el inicio que el partido no iba a irse a tanteos altos, con ambos equipos sufriendo para anotar, y con Agustinos Eras haciendo temer que se repitiera el mal inicio de Granada, al tardar casi tres minutos en anotar, pero en esta ocasión, un mejor nivel defensivo limitaba el parcial visitante de salida a un 0-5 que daba más margen de maniobra a los de Jareño en el momento en que empezaron a anotar, con Mbamalu como encargado de desatascar el ataque y tomar la responsabilidad anotadora, haciendo que tras esos primeros instantes en los que los visitantes manejaron hasta seis puntos de ventaja, los leoneses encadenaran un parcial local de 8-0 que daba la vuelta a las cosas, y les colocaba por primera vez por delante, aunque dos tiros libres de Fernando Fernández Noval permitían al equipo de David Mangas devolver la igualada en el marcador al final del primer cuarto, que se cerró con un tanteo de 14-14.

La entrada de la segunda unidad de ambos equipos sentaba mejor a Agustinos Eras, que veía como Niang, Dirkin o Libroia entraban con acierto al partido, mientras que Óbila empezaba a verse obligado a ir a remolque para evitar que los locales se distanciaran, siendo fundamental en esa labor Beranek, que fue el más acertado de los suyos en el primer tiempo, manteniéndoles siempre cerca, con la ayuda de un Arturo Cruz que empezaba a destacar en el final del segundo cuarto, siendo el encargado de redondear el 35-32 con el que se llegaba al descanso, un marcador ajustado que mostraba la igualdad que había reinado en la pista, con los locales atentos en defensa, obligando a Óbila a emplearse a fondo en el rebote ofensivo para paliar su poco acierto en el tiro.

La fuerte intensidad defensiva de ambos equipos siguió patente en el inicio de tercer cuarto, con casi tres minutos en los que ninguno anotaba, acumulándose fallos en los tiros y pérdidas de balón. Costaba mucho anotar, y eso hacía que la igualdad en el marcador no se moviera, con Niang tomando cada vez más responsabilidad en Agustinos Eras, mientras que Arturo Cruz era el referente en los visitantes, permitiéndoles irse por delante antes del último cuarto, al que se entraría con 45-46 y todo por decidir.

Y no iba a esperar el equipo de Jareño para hacer su apuesta, que se basaba en la defensa. Con mucha presión y movilidad sobre la circulación de balón rival, no dejaban tiros cómodos a los abulenses, que fallaban un ataque tras otro, permitiendo así que Agustinos Eras diera la vuelta a las cosas, y con un 8-0 de salida pusiera el partido de cara, con Mbamalu volviendo a aparecer de nuevo. Óbila veía pasar los minutos sin éxito en sus acciones, hasta que Arturo Cruz rompía esa mala racha de más de cinco minutos y medio sin anotar, devolviendo a los suyos al partido, aunque ya sin margen de error en la recta final del choque, un momento en el que Medina empezaba a hacerse notar distribuyendo juego, acertado en el reparto de asistencias pese a su mala noche de cara al aro, llevando a sus compañeros a buenas opciones para anotar, lo que permitía que la distancia entre ambos equipos no decreciera, algo que comenzaba a hacer que afloraran los nervios en el bando visitante, que solo encontraba a Cruz inspirado, algo insuficiente como para ajustar las cosas, ya que no pudieron recortar distancias más allá de los cuatro puntos de desventaja, que pasaron a ser siete de nuevo tras un gran triple de Mbamalu a falta de 45 segundos, un momento en el que acusaron el golpe los abulenses, que ya no mostraron capacidad de reacción al final, redondeándose el tanteo en el 63-55 final, que deja una importante victoria en León para seguir creyendo en el playoff, mientras que por Óbila pone muy complicado el seguir en la pelea del ascenso directo.

Las reacciones tras el partido

A la conclusión del partido, el técnico de Agustinos Eras E.Leclerc, Ángel González Jareño, se mostraba “muy contento” con el trabajo defensivo “que es lo que siempre estoy enfocando en los últimos partidos”, ratificándose en que “cuando defendemos, tenemos más opciones de ganar”, y más en partidos como este ante Óbila, un conjunto al que definió como “muy serio y bien trabajado”.

Además, explicó que antes del partido les había dicho a los jugadores que “teníamos siete finales por delante”, pidiéndoles que “lo último que podemos sentir es que hemos podido hacer algo más”, por lo que la premisa era “darlo todo, y luego podremos ganar o podremos perder, pero tenemos que intentar jugar al cien por cien cada partido”, algo que servirá para que al final “la liga nos ponga en nuestro sitio”. De cara a lo que queda de liga, Jareño explicó que si consiguen mantener esta línea “estaremos en el buen camino”, con “seis finales más que hay que jugarlas, y en las que iremos a tope”, en una recta final en la que “creo que podremos hacerla bien”, aunque aún le queda “la sensación de que no estamos jugando del todo bien”, por lo que seguirán trabajando para “ser capaces de mejorarlo en esta semana larga que tenemos por delante”, preparando un duelo clave como será el de Alcázar, aunque el entrenador de Agustinos Eras mantiene su filosofía de “jugar todos los partidos por igual, sin distinción del rival y dando igual que sea en casa o fuera”.

Por parte visitante, el técnico de Óbila, David Mangas, explicó que “con 15 de 44 en tiros de dos, y con situaciones bajo el aro que no somos capaces de meter, es imposible competir”, llegando al final con opciones, pero teniéndolo “muy difícil” con ese bajo porcentaje de acierto. Para el técnico de los abulenses, su equipo logró “mover el balón con criterio, pero luego en situaciones que normalmente anotamos no hemos sido capaces de leerlas bien y finalizarlas con éxito”. Con esta segunda derrota consecutiva, Óbila puede quedar algo descolgado de la lucha por el liderato, algo que no preocupa a Mangas, ya que “hemos estado ahí durante toda la temporada, pero sabemos el equipo que tenemos y lo que somos”, por lo que pidió “seguir trabajando y levantarnos”, ya que “hay momentos malos en la temporada y de todo se aprende, por lo que tenemos que ser fuertes para seguir trabajando”.

Ficha técnica

Agustinos Eras E.Leclerc – 63 (14+21+10+18): Medina (1), Mbamalu (18), Lacunza (8), Dieng (7), Crook (8) -cinco inicial- Niang (13), Dirkin (4), Libroia (3), Sergio Martínez (1).

Carrefour ‘El Bulevar’ de Ávila – 55 (14+18+14+9): Cruz (19), Marín (3), Beranek (11), Hall (5), Vujovic (5) -cinco inicial- Fernández Noval (7), Proleta (2), Sturup (-), Ballespín (3), Noguerol (-).

Árbitros: Torres Sánchez y Zafra Guerra; eliminaron por cinco faltas personales a Fernando Fernández Noval por Óbila.

Incidencias: Partido de la jornada 24 de la liga LEB Plata disputado en el Palacio de los Deportes de León.

Anuncios