El Tiro Libre (TL) es una acción diferente en nuestro deporte, porque a diferencia del resto de acciones, es cerrada, significa esto que ocurre “siempre” en las mismas condiciones. Pero, ¿por qué hacemos ver que no es siempre igual? Cuando siempre tienes 5 segundos para tirar, estás solo, sin defensor, misma distancia, etc, ¿qué es lo que cambia? Lo que cambia es el momento, la presión del resultado, del tiempo que falta de partido, por mucho que los entrenadores insistamos que cada ataque, cada balón, cada defensa son importantes, al igual que cada TL, finalmente la situación no es así, y no es lo mismo tirar perdiendo de 1 punto y quedando 2 segundos de partido, que tirar en el primer minuto de partido, con marcador 4-5, aunque a los entrenadores nos gustaría que así fuera, porque al final un partido se puede decidir por ese primer TL fallado en el primer minuto.

¿Hay diferencia de hombres altos a exteriores?

Lógicamente no hay ningún tipo de diferencia, pero en este artículo sí queremos referirnos en concreto a los jugadores interiores, en como puede afectar sus porcentajes de TL al juego, a su Entrenador, al Entrenador contrario o incluso al Director Deportivo.

En primer lugar ¿qué estilo de juego queremos? Queremos que la idea de nuestro juego sea a partir de balón interior, queremos un jugador interior que tenga el balón, sobre el que se muevan sus compañeros, queremos un jugador que lo busquemos en las continuaciones de bloqueos, queremos un jugador que rebotee, que bloquee, pero que no participe mucho en la idea de juego ofensivo.

En función de eso, un factor que un Director Deportivo y Entrenador van a tener en cuenta es el % de TL porque si sobre ese jugador quieres que discurra la idea de tu juego ofensivo, y su porcentaje de TL no es bueno, vas a tener dudas de tenerlo en el campo en las últimas jugadas de un cuarto, porque le puedan hacer falta y tenga que ir al TL, de que cuando el otro equipo entre en bonus de faltas cambies la forma de jugar, y pases a jugar más para los exteriores, porque ese jugador no te interesa que vaya a la línea de tiros libres.

Esta es la segunda línea de influencia del porcentaje de TL de un hombre alto, que puede condicionarte el estilo de juego: si lo tienes en el campo con el otro equipo en bonus, puedes optar por no jugar para él para que no tenga que ir al TL; eso provocará que puedas tener una idea de juego cuando el otro equipo no esté en bonus y otra idea de juego cuando el otro equipo sí lo esté, o que ese jugador esté en el campo cuando el equipo contrario no está en bonus, y tener a otro jugador en ese puesto si el otro equipo está en bonus, intentando que él vaya las menos veces posible a la línea del 4,60m.

En este sentido, podemos observar que la influencia de este jugador interior en el juego también puede afectar al planteamiento defensivo del equipo contrario, que puede plantear una estrategia defensiva que sea no permitirle nunca canastas fáciles, y preferir utilizar una falta y enviarlo al TL antes de que anote una canasta fácil, sabiendo que el rédito puede ser mayor yendo al TL.

Resumiendo podríamos señalar que el TL, que es una acción cerrada, y debería ser siempre igual, con mismo ritual, pero que cambia mucho en función del momento de partido, influenciado por la carga psicológica, carga de stress del momento, que lo hace muy variable incluso en jugadores con buenos porcentajes de TL y que en esos momentos bajan sus porcentajes.

Y ese porcentaje puede influirnos, desde la configuración del equipo, al estilo de juego, como al planteamiento defensivo del partido.

A continuación podemos ver alguna curiosidad que simples números pueden darnos:

Goran Huskic, el jugador de Burgos tiene esta temporada un 48,4% que es bajo, teniendo el año pasado un 65% en fase regular, pero solo un 51% durante el playoff.

En Oviedo, podemos ver dos jugadores en la misma posición con porcentajes muy diferentes, Eduardo Hernández-Sonseca con un 83,3% y toda su carrera con porcentajes entre 80 y 90% o Felipe dos Anjos con porcentaje del 60%, lo que puede llevar a situaciones como las que comentábamos, que se decida quien está en el campo en función del momento, del planteamiento defensivo, de si el otro equipo está en bonus o no.

También tenemos casos como el de Felipe Reyes, que en una evolución constante de su juego, cada año ha ido mejorando sus porcentajes, y mientras en el inicio de su carrera tenía porcentajes alrededor del 60% los últimos año ha estado por encima del 80%.

Esto nos lleva también a destacar otro hecho, que es la forma de trabajar los tiros libres, además de poder entrenar la situación cerrada y mucho volumen, es recomendable trabajar con formas de presión, las cuales nunca serán como una situación de partido, pero que si intentemos aproximarnos todo lo posible.


Autor: Miguel Ángel Hoyo

Entrenador de Baloncesto

@MiguelAngelHoyo

Anuncios