Iván Fernández (Arrecife, Lanzarote. 1973) no oculta su satisfacción. Como entrenador de Aloe Plus Lanzarote Conejero está orgulloso del ascenso esta temporada a una Liga nacional, la EBA, en la que el equipo, pasada ya la primera vuelta, está compitiendo “cada vez mejor, tanto en casa como fuera“, y dejando el nombre de la isla de Lanzarote, en el mundo de la canasta, “en un digno lugar“.

Un año para “pelear y también para disfrutar“, dice el técnico canario, que al comienzo de la temporada aseguraba que esperaban divertirse “un montón“, además de luchar, entrenar todas las semanas, darlo todo, y “ser el equipo de Conejeros que siempre hemos sido: luchador, peleón y que no se amilana ante rivales superiores“.

Aportar orden y espacio a los jugadores e intentar que aprendan “a disfrutar más del camino, y restarle importancia al resultado“, forma parte de la filosofía como entrenador de Iván Fernández, que prefiere “un juego de transición, en el que los jugadores cuenten con espacios, a los sistemas cerrados“; se pronuncia por defender “para luego atacar con más facilidad“, y afirma rotundamente que “si no estás preparado para perder, no juegues al baloncesto“.

Trayectoria y filosofía

Zona de Básquet – ¿Cómo y por qué empezó en el baloncesto?

Iván Fernández – Empecé de niño en el Colegio La Destila, bajo la tutela de un icono en la formación deportiva en Lanzarote, Guillermo González Raviña. Recuerdo que jugábamos en canasta grande, con balón grande, aún teniendo 8 años, y no nos preocupaba. Tuve la suerte de vivir el boom del deporte de la canasta cuando Ramón Trecet y la 2 de TVE daban los partidos de Magic Johnson, Larry Bird… y cuando la selección española luchó en la final de Los Ángeles contra el combinado americano de Michael Jordan, Patrick Ewing, Chris Mullin…

ZdB – ¿Cómo fueron sus comienzos?

IF – Tras mi etapa de secundaria tuve la suerte de poder ir a estudiar a Estados Unidos, cuando aún no estaba de moda, allá por 1990. Y allí tuve la oportunidad de ver en vivo por primera vez el baloncesto universitario. Me enamoré para siempre del ritmo de juego que tenían. Durante esos años, primaron mis estudios y estuve desligado del baloncesto a nivel organizativo. Fue en 1999, al regresar a Lanzarote, cuando comencé a trabajar como entrenador, primero en el Grubati, luego en el Magec Tías. Fue una época muy enriquecedora para mí, entrenando junto a referentes canarios como Leocadio Pérez, Juan Valencia, o el ahora coordinador técnico del Club de Baloncesto Conejero, Oliver Cámara. De todos aprendí mucho, copiando y probando todo lo que podía. En 2009 viví el ascenso del Magec Tías a EBA y la primera temporada en esta Liga de un equipo de Lanzarote.

Entonces, yo era entrenador del Junior Autonómico del Magec, con jugadores de la talla de Cándido Matoso o Cécimo Armas, que en mi opinión nunca han recibido ni el respeto ni el reconocimiento que se merecen, al provenir de una isla pequeña. Recuerdo ese campeonato de Canarias, enfrentándonos a Telde, con Jonathan Bosa, ahora nuestro base, y Fran Guerra, actualmente en Ourense, haciendo una espectacular temporada. Eran años en los que los jugadores canarios llegaban a debutar con el equipo ACB de Gran Canaria.

img_1082

ZdB – ¿Cuál es su filosofía como entrenador de baloncesto?

IF – Mi filosofía como entrenador tiene mucho que ver con aportar orden y espacios a los jugadores, para que puedan desarrollar su juego sin interferir unos con otros, orquestando esa sinfonía que para mi debe ser el juego de equipo. Quizás por eso prefiero un juego de transición, en el que los jugadores cuenten con espacios, a los sistemas cerrados, y creo que el jugador siempre intenta hacerlo lo mejor posible, que viene a entrenar porque le gusta este deporte.

El enemigo del jugador es el aburrimiento y la falta de integración con sus compañeros. Es ahí hacia donde los entrenadores debemos enfocar nuestras energías, sin descuidar los detalles tácticos. Pero opino que se rinde más cuando el equipo cree en lo que hay que hacer, que cuando se intenta imponer. Probablemente, el camino sea más largo y los resultados tarden más en llegar, pero cuando se consigue, el resultado es mucho más gratificante.

El enemigo del jugador es el aburrimiento y la falta de integración con sus compañeros

ZdB – ¿Qué entrenadores son sus referentes?

IF – El principal, Alejandro Martínez. Su manera de dirigir el grupo, con respeto y cercanía, siempre me ha maravillado. Desde que tuve la suerte de oír sus enseñanzas en el Curso de Entrenador y en charlas posteriores, su forma de entender el juego, de motivar, de dar espacio a todos sus jugadores para que puedan rendir al máximo, creyendo en ellos y en su capacidad para resolver, ha sido un ejemplo para mí como entrenador.

ZdB – Un consejo para aquellos chavales que empiezan a jugar al baloncesto.

IF – La edad te enseña que lo que al jugador joven le falta es algo que solo llega con los años: paciencia. Eso no es algo que se pueda enseñar, pero lo que si podemos intentar infundir a nuestros jóvenes es la perseverancia y creer en si mismo. Aprender a disfrutar más del camino, y restarle importancia al resultado.

ZdB – ¿Qué factores cree que son más importantes a la hora de motivar a un grupo de jóvenes?

IF – Enseñarles a formar parte de un grupo y a poner por encima de los suyos, los valores y logros de éste, algo que las influencias sociales hacen cada vez más complicado. Pero no soy de los que creen que los chicos antes escucháramos más o fuéramos más obedientes, y tampoco estoy convencido de que eso fuera mejor. Tengo la suerte de estar rodeado de jugadores jóvenes con ganas de mejorar, no solo en el baloncesto, sino en la vida diaria. Ellos me enseñan todos los días a lidiar con mis propios límites como entrenador y como persona. Entender su mundo, supone un reto continuo que me brinda la oportunidad de enriquecer mi propia experiencia. Ese respeto hacia la experiencia humana del jugador joven es fundamental para poder entendernos.

Ese respeto hacia la experiencia humana del jugador joven es fundamental para poder entendernos

ZdB – ¿Qué perfil de jugador prefiere?

IF – No tengo preferencia por un perfil determinado de jugador. El veterano, que con 40 años sigue igual de motivado para entrenar que cuando tenía 18, merece todo mi cariño, igual que el joven que quiere tener su oportunidad y que persevera a pesar de las dificultades que hay ahora para progresar. Me impresiona la capacidad para aportar al equipo de aquellos jugadores que desempeñan un rol menos vistoso, pero también la calidad atlética de los mejores.

ZdB – ¿Cuál es la rutina de entrenamientos: qué parte/tiempo dedica a la defensa y al ataque-, y cómo maneja la disciplina en el equipo?

IF – Intento variar la rutina de entrenamientos, buscando el equilibrio entre la familiaridad del jugador con nuestra metodología de trabajo, y el despertar su curiosidad y su atención.

No entrenamos igual todas las semanas, aunque mantenemos un patrón general. No creo que se pueda entrenar el ataque sin entrenar la defensa, o viceversa. En ocasiones, empleo un ejercicio de carácter defensivo para crear una situación en la que los jugadores tengan que buscar una solución ofensiva sin ayuda del cuerpo técnico, y al contrario.

Creo que se aprende mejor encontrando respuestas como grupo, que mostrando el camino y exigiendo que se siga, aunque esto último a veces sea necesario.

La disciplina del equipo la impone el grupo. Son ellos los primeros que se exigen un comportamiento adecuado. Cuando un jugador en particular tiene alguna salida de tono, intentamos hablar con él y buscar una solución. Me apoyo mucho en mi segundo entrenador, Gustavo Zamora, para asegurar que la dinámica del grupo sea la correcta.

img_1083

ZdB – En ese sentido, ¿qué papel juegan en su manera de entrenar los ayudantes, y cómo se reparten el trabajo?

IF – Mis compañeros en tareas de dirección son, por encima de todo, mi grupo de apoyo ante las adversidades. Les pido que sean críticos con mi forma de hacer las cosas y de pensar. Samuel Sosa se encarga de todas las tareas de scouting, además de dirigir los entrenamientos matutinos para mejorar la técnica individual de los jugadores. Gustavo Zamora es mi otro yo, mi alter ego, el que se encarga de encauzar mis energías cuando me pierdo en mis propias ideas y me recuerda para qué estamos aquí.

ZdB – Ya hemos hablado de sistemas, pero ¿cómo respeta la creatividad e iniciativa de sus jugadores?, ¿es amigo de utilizar jugadas preparadas?

IF – La creatividad del jugador es importante, pero tampoco lo es todo. Muchos jugadores han alcanzado la gloria repitiendo una y otra vez el mismo movimiento. A veces confundimos creatividad con inventar, sin saber para qué. La creatividad debe existir, pero también la exquisitez del movimiento. Esto no requiere de creatividad, sino de repetición, de mejora continúa. Mi consejo a los jugadores jóvenes es que encuentren un movimiento que se ajuste a sus características y lo hagan suyo, que le añadan su matiz y lo perfeccionen.

Los sistemas son un instrumento táctico muy útil, que sin duda empleamos en momentos concretos del encuentro. Soy amigo de incorporar pocos sistemas, pero procuro que éstos se adapten semana a semana a las características de nuestros rivales.

ZdB – ¿Qué les dice a sus jugadores sobre su actividad fuera de los entrenamientos?

IF – No entro a gestionar la vida privada de mis jugadores. Ellos tampoco se inmiscuyen en la mía, ni en la del resto del cuerpo técnico. Pero sí creo en compartir y en conversar con todos los jugadores como integrantes de una aventura común. Me interesa qué pasa en sus vidas, pero no para gestionarlas, y menos para juzgarlas. Ellos son los primeros interesados en cuidar su cuerpo.

ZdB – ¿Están sus jugadores mentalmente preparados para la derrota y para administrar la victoria?

IF – Mentiría si dijera que están “preparados” para la derrota. Salen a ganar todos los partidos, a afrontar el reto de la competición, conscientes de que el resultado será el éxito o el fracaso. A nadie le gusta el fracaso. A mí, tampoco. Pero están preparados para sobreponerse, ponerlo en el pasado, aprender de el y seguir mejorando. La euforia tras una victoria es lógica, y creo que es sano disfrutarla. Pero todos son conscientes de que el lunes se empieza a trabajar desde cero.

Lanzarote Conejero y la EBA-B

ZdB – ¿Cómo ha sido su debut en un grupo B reúne equipos muy diferentes: plantillas muy jóvenes que se miden con otras plagadas de veteranos, y ambas con objetivos muy distintos: ascenso vs formació?

IF – Hemos ido aprendiendo y acoplándonos a la competición, según han ido transcurriendo las jornadas. Nuestro equipo es relativamente joven. El núcleo lo componen jugadores nacidos en 1992/93, con un par de jóvenes que acaban de dar el salto a categoría senior (1998), y un par de veteranos. Creo que para los más jóvenes está siendo una experiencia muy enriquecedora, tanto el enfrentarse a esas futuras estrellas de las canteras ACB, como a los jugadores ya consagrados.

Me ha sorprendido gratamente el nivel de la competición en el grupo B. La igualdad es la tónica predominante. Cualquier sábado, cualquier equipo puede ganar, en casa o a domicilio, a cualquier otra escuadra. También, el nivel de colaboración que hemos encontrado en todos los clubes del Grupo para intentar que la competición sea lo más amena posible.

img_1084

ZdB – ¿Cuales son los objetivos del club para la presente temporada?

IF – Nuestro objetivo no puede ser otro que la permanencia, y sabemos que no va a ser nada sencillo. Para Lanzarote y el baloncesto de la isla, el ascenso del equipo a categoría nacional ha sido una grata noticia. Ha servido para promocionar nuestro deporte y llevarlo a la primera línea de la actualidad informativa de la isla.

Es un orgullo tener la oportunidad de representar a Lanzarote a nivel nacional, y nos tomamos muy en serio la responsabilidad de hacerlo lo mejor posible para que el público que está disfrutando del baloncesto en la Ciudad Deportiva Lanzarote, pueda seguir haciéndolo la próxima temporada.

ZdB – Sin dar pistas a los rivales, háblenos sobre el estilo de juego de su equipo y sobre los jugadores que tiene.

IF – Intentamos hacer un baloncesto vivo y vistoso, en el que prime el juego rápido y la capacidad atlética de nuestros jugadores. Nuestra plantilla se adapta a esa filosofía de juego. Hemos tenido la suerte de contar con dos chicos estadounidenses que se han adaptado a la perfección a la vida en Lanzarote. Cameron Vines es posiblemente el jugador más peligroso de la competición a campo abierto. Nuestros postes son rápidos y ágiles, dándonos la posibilidad de correr y jugar al ritmo que nos gusta.

ZdB – Un total de 21 jornadas de competición, con un resultado de 7 partidos ganados y 14 perdidos. Mire hacia adelante y dígame qué ve.

IF – Veo un equipo capaz de ganar seis partidos de aquí a final de temporada. Hemos sido capaces de competir contra todos los equipos a los que nos hemos enfrentado, y tenemos confianza para afrontar los encuentros que nos quedan hasta el final de la competición.

El mundo del baloncesto

ZdB – ¿Cree que en España se presta la suficiente atención al baloncesto que no sea ACB?, ¿y al baloncesto de formación?

IF – La afluencia de público a los pabellones de Castilla-La Mancha y al nuestro es grande. Los medios de comunicación locales se hacen eco de los resultados y las redes sociales han ayudado mucho a difundir las noticias sobre el baloncesto de las categorías LEB y EBA. Creo que el problema ha sido los continuos cambios del formato de competición. Es complicado explicar a un neófito el sistema de competición, cuando éste cambia casi cada año. Si queremos que las ligas FEB tengan mayor repercusión a nivel nacional, todo pasa por afianzar las categorías y los formatos de competición.

Si queremos que las ligas FEB tengan mayor repercusión a nivel nacional, todo pasa por afianzar las categorías y los formatos de competición

ZdB – ¿Cómo ve la relación de los entrenadores con los medios de comunicación?.

IF – La relación con los medios de comunicación es muy buena. Me ha sorprendido el seguimiento de la liga en Castilla-La Mancha, y el gran esfuerzo que hacen sus clubes para asegurarse que los medios de comunicación locales se hagan eco de sus noticias y de sus resultados. Hacen un gran trabajo, que sirve de ejemplo para nosotros.


Autor: @lopezrosa | Imágenes proporcionadas por Iván Fernández

Anuncios