Con la victoria en los playoff de Melilla Baloncesto con la que obtiene el derecho a una plaza de ACB, el cual se suma en ese derecho al Quesos Cerrato Palencia, campeón de la Liga Regular, finaliza la Leb Oro 15/16. Una campaña para el recuerdo en el Unión Financiera Oviedo, con récord de victorias en Liga Regular, y una meritoria cuarta posición en la competición. La amarga sensación de los playoff derrotados en primera ronda, con dos partidos perdidos en Pumarín, no debe borrarnos la sonrisa del buen año que el equipo asturiano ha realizado.

234234234

Con la temporada terminada, desde zonaocb queremos hacer un breve análisis de forma global de lo que ha sido la temporada, basándonos más en sensaciones de equipo, que en datos estadísticos o rendimientos de jugadores. A destacar el buen tándem formado por Carles Marco (entrenador principal) y Javi Rodríguez (entrenador asistente), donde Carles ponía la pasión y la intensidad; y Javi la serenidad y tranquilidad. Bien apoyados por Agustín Munárriz (entrenador asistente y preparador físico), y Jandro González (delegado), se ha visto un cuerpo técnico muy unido y concienciado, que se complementaban entre ellos a la perfección. No erá fácil el cambio, o la apuesta por un entrenador novel, pero todos los estamentos del club han crecido al unísono.

Viento en Popa.

Nota. No somos de poner notas pero si esto fueran unos exámenes, la nota sería sobresaliente. El manchón de los playoff, debe recordarnos que dichos playoff son un premio, y que ser cuartos no tiene otra traducción que la palabra trabajo.

Competitividad. Este año se ha conseguido que el OCB sea un equipo que no pierda la cara. Donde antes se venía abajo, en salidas medio complicadas, ha demostrado ser un equipo muy duro, un equipo de raza y experiencia en determinados momentos.

Juego libre. Ha desarrollado un estilo de juego característico, en ataque con ideas sencillas, y sistemas de inicios flexibles pero donde los jugadores podían desarrollarse libremente, y sobre todo en defensa con un estilo de ayudas muy efectivo.

Adaptación. Marco ha conseguido que sus jugadores jueguen como él quería, han creído en él, confiando mutuamente y han llegado los resultados.

Exprimir. Ha sacado el jugo a sus pilares, hasta la máxima expresión. A pesar de jugadores con minutadas,;en los jugadores que él ha confiado, ha aprovechado sus virtudes al 100%.

Alegría en Pumarín. Los buenos resultados han contagiado a la grada, que son uno de los mejores activos de este equipo. Varios llenos en el pabellón, la alegría que su afición expresaba, y la sensación de unos jugadores arropados al máximo con independencia del resultado, y guiados por uno de los mejores “speaker” es algo indescriptible.

bassas marco

Intensidad de Marco. Vive los partidos como si fuera él quien estuviera jugado, muy metido en ellos (a veces demasiado), lo que es bueno y malo. Bueno porque está 100% metido, y malo porque esas ganas, a veces hacen perder ligeramente la perspectiva del desarrollo del juego.

Educación = Filosofía OCB 100%. Tanto cuerpo técnico como jugadores han sido siempre de trato agradable con la prensa y el exterior, ni una palabra malsonante ni de más sobre los árbitros, ni un mal gesto en rueda de prensa, no se esconden ante las preguntas, siempre sonriendo protegiendo el club, y agradable en las distancias cercanas. Sin duda, 100% filosofía OCB, no como otros técnicos de otros equipos que les encantan ser protagonistas, presionar a los diferentes estamentos en su beneficio propio, o les cuesta reconocer sus propios errores.

Superación. No conocía Marco y varios jugadores la liga, y a pesar de unos inicios convulsos llenos de altibajos, se pusieron el mono del trabajo al máximo para competir como se vió en el resultado final.

Juego interior. El cambio de estilo (se pasó del run and gun a un juego más sosegado aunque rápido en ejecución) se reflejó por dentro con un pívot posteador como el australiano Trist. Aunque la esencia del triple no se ha perdido, los interiores, con Trist a la cabeza han vuelto a ser importantes y con sus opciones.

swing

Temporadones. La aparición en la liga de Swing, el ironman de Bassas con un final de temporada tremendo y con el título de máximo asistente, la dosis de veteranía de un Miso tocado, o las apariciones frescas de Hearst o Windler, son dignas de mención entre otras muchas.

Crecimiento del club. No se debe olvidar que el OCB es un club joven, de solo 11 años de existencia, que ha quemado etapas de forma rápida pero fiable, con un ojo siempre en la cantera, y evitando la pérdida de esa sensación de familia desde todos los estamentos. El crecimiento del pabellón, de un espacio propio como la Tienda del club, son más baldosas en el camino. Está claro que a lo mejor se podía mejorar, o alguno pensar en hacer más, pero “las cosas de palacio, van despacio”. Mejor hacer como hasta ahora: crecer poco a poco que dar pasos en falso.

Galán reglas. Uno de los mayores activos del Oviedo Baloncesto, es su gestión de los fichajes, donde Héctor Galán es la cabeza visible. Su capacidad de ver talento donde nadie apuesta como los casos de Swing que venía de jugar en ligas regionales en Australia, Windler más de un año y medio sin jugar, o un Hearst que nadie lo había contratado al inicio de la temporada. Por no decir de su habilidad para fichar a Miso, y convencerlo. Está claro que la posición de segunda base quedó desguarnecida, y que a toro pasado todo es más fácil, pero cuando uno tiene un presupuesto de los bajos, las apuestas son para los valientes y los que llevan el peso de la responsabilidad. Por cada Crosgile que sale regular, hay varios Swing, que salen de lujo, y esto hace del Unión Financiera un escaparate para los jugadores y un equipo valorado desde fuera.

Readaptación. Nunca es fácil, sobrevivir a quedarte sin tu máximo exponente (Swing fichado por el Cai), y mejorar los resultados dando un paso adelante el resto de jugadores. Los fichajes a mitad de temporada han reforzado la plantilla para bien, entrando al 100% en la filosofía de la pequeña familia que es el OCB.

Forma física. A pesar de las lesiones de determinados jugadores, o las minutadas de otros, el equipo ha respondido muy bien en la preparación física y los picos de forma.

_HAG0389

Viento en contra:

Atasco en ataque. Está claro que cada plantilla es un mundo pero a veces se notaba cierto atasco en juego estático, abusando del triple, y sin fluidez, momentos sin ideas, faltando movilidad sin balón.

Momentos intrapartidos. Acostumbrados en la liga a técnicos con muchos años de banquillo, en determinados momentos a Marco (se lo dará la experiencia) le faltaba esa visión de segundos antes para pedir TM, o cambios.

Variedad de defensas. El fiasco de los intentos de defensa zonal en los playoff de forma más evidente, debe hacernos ver que en la variedad de defensas puede estar la victoria en un partido en determinaods momentos.

Enfermería. Demasiadas repeticiones de problemas físicos en determinados jugadores, más probablemente por mala suerte que por otra cosa, pero un factor a vigilar, ya que como se ha visto es un factor condicionante en determinados jugadores.

Manejo de la 2º unidad. Ya hemos hablado de ello largo y tendidamente con diferentes artículos. Esos minutos de la segunda unidad en un equipo es OCB es básico, más que para un partido en el contexto de una temporada global. En primer lugar para dar minutos de descanso, en segundo para aumentar la competitividad, y en tercero la autoconfianza de estos hombres.

Desconexiones en partidos. Es muy complicado ser regular en todos los partidos, y funcionar como una máquina en una liga tan igualada sin rival pequeño. Varios partidos han sido para olvidar, por llevar implícito esa imagen de no competir, pero está claro que juntado todo, no se puede comparar a los buenos momentos que este equipo ha ofrecido.

Progresión individual. Dejando claro que Marco ha exprimido las virtudes de cada hombre, y que el OCB es un equipo diseñado para dar el máximo rendimiento desde el minuto uno, y no es como otros equipos donde se busca el crecimiento de jugadores, hemos echado un poco de menos ciertos aspectos de mejora como ver a Trist sacando el balón fuera de la zona generando ventajas, Bassas evitando momentos de sobreaceleración, correcta selección de triples de los tiradores…por citar algunos ejemplos.

Consistencia en playoff. Ya lo hemos dicho, los playoff eran un premio, y un bonito reto a la vez. En Huesca se vio que se podía vencer al Peñas y que no eran un equipo invencible. Lo que hay que analizar son las causas para aprender y que no vuelva a repetirse si se puede volver a llegar hasta ahí.

El futuro. Pasó con el segundo año de Arenas. Los equipos rivales ya conocen tu sistema de juego, y te crean más problemas. Cada plantilla es un año nuevo, pero las mismas ideas en diferentes jugadores pueden pasar factura como ya se vio si no hay innovaciones.

_HAG0808

Este es el resumen global. Ahora es hora de pensar en el OCB 16-17, ver si llega al fin la noticia de renovación de Marco y su equipo. Ver que sucede con la plantilla en la cual nadie tiene contrato, qué sucederá con la vieja guardia, qué jugadores se renovarán de los que se quiere, etc. Pero todo esto son solo nuevos capítulos a contar, porque lo importante es que el Oviedo Club Baloncesto siga creciendo mientras recorre su camino (a todos los niveles desde los peques a los seniors) unido de la mano a su fiel afición.

Fotografías: fotohugoalvarez.com

Anuncios