ocb peñas 3

El reto para el OCB es grande tras entregar a Peñas Huesca no sólo el factor cancha sino también una triple oportunidad de cerrar su pase a semifinales. Los de Marco son el equipo que peor lo tiene de los ocho en liza para seguir adelante, pues tiene que ganar los tres partidos que quedan y debe empezar por hacerlo a domicilio por partida doble. Además Peñas Huesca ya sabemos que tiene completamente tomada la medida al OCB: además de lograr cuatro victorias en cuatro partidos, es el rival que más ha secado al Unión Financiera en Pumarín (de los cuatro partidos en los que menos anotó el OCB en casa, tres fueron los duelos con los de Quim Costa, siendo la puntuación lograda en el primero del playoff la más baja desde hace dos años, en el cuarto contra Quesos Cerrato Palencia). A partir de las 21:00 veremos, a través de FEBtv y del habitualmente inútil segundo canal autonómico, si hay más serie o se repite el guión de los dos primeros partidos. Todo pasa por conseguir rebajar la presión sobre Bassas, ofrecer mucha más movilidad para incrementar los focos de atención para la defensa de Peñas Huesca, quizás con más indirectos en el poste para ganar espacios o aprovechando los espacios que dejan las ayudas defensivas.

Hoy también se juegan otros dos partidos, para empezar, el Cafés Candelas Breogán-Leyma Básquet Coruña (1-1 en Riazor), en un Pazo que se prevé a rebosar, y en el que habrá que estar muy atentos al momento de forma de Matulionis, quizás el jugador que mejor está terminando la competición. En el otro partido, Cáceres Patrimonio de la Humanidad, que viene con 2-0 en contra de su doble visita a Melilla, si quiere alargar la serie necesita seguir con su casi impecable racha en casa contra los primeros clasificados (ya le ha ganado al propio Melilla, a Quesos Cerrato Palencia y a San Pablo Inmobiliaria Burgos).

La cuarta eliminatoria, entre Ourense Provincia Termal y San Pablo Inmobiliaria Burgos, se encuentra ya 1-2, tras ganar los de Gonzalo García de Vitoria ayer en un despoblado Paco Paz. Pese al lastre de las faltas de sus interiores, se mostraron superiores a un gris equipo burgalés, sobre todo con un gran partido de Zamora y Kapelan, la mejor versión de Ballesta y con Ander Martínez y Tomás Fernández mostrando todo lo que han evolucionado durante este complicado año.

Anuncios