getafe

El pasado domingo Viten Getafe consumó su descenso a EBA. Llevaban los madrileños varias jornadas en el alambre, hasta el punto de que estaban ya obligados a ganar todos sus partidos hasta final de temporada y esperar que fallaran todo o casi todo un par de equipos a los que aún podía soñar con dar alcance en la clasificación. El sueño ha terminado pronto: cuando aún quedan cuatro jornadas para que acabe la liga, ya no les quedan opciones, la derrota ante Fundación Lucentum por 75-70 sella la “pérdida de derechos deportivos en LEB Plata”.

El equipo de Armando Gómez se ha pasado toda la temporada anclado a la última posición. Tardó dos meses en ganar un partido (ante Simply Olivar, a domicilio), consiguiendo a la semana siguiente una segunda victoria esperanzadora (ante Fundación Lucentum). Era la jornada 9 y no todo parecía perdido. Pero desde entonces acumularon 11 derrotas consecutivas, rompiendo la racha precisamente ante Simply Olivar. A la semana siguiente, ya no han aguantado más y han consumado el descenso tras lograr sólo tres victorias en 22 jornadas, siendo el peor ataque aunque no la peor defensa de la liga.

Mirar a las temporadas anteriores nos hace preguntarnos qué ha pasado con un equipo que hace dos años fue campeón, y el año pasado se clasificó para los playoff. Esta claro que en la 13/14 varios nombres sonaban con fuerza como los ACB 15/16 Smits, Chema González y Sanz (aunque este ahora está en Leb Oro), sumado a la veteranía que aportaba un clásico como Sergio Pérez. Pero si la comparacion la hacemos con la temporada pasada, el equipo no tiene una composición tan diferente pese a que los resultados han sido bien distintos.

Esta temporada en nuestra opinión el nivel de la Leb Plata ha subido, con equipos procedentes de EBA que no son los típicos recien ascendidos, que se unen a otros equipos ya veteranos en la categoría que han sabido encontrar lo que se buscaba. También es evidente que este año el juego interior en la categoría ha elevado su nivel, como ya hemos comentado en ZonaOCB, y a la postre este factor ha resultado decisivo, siendo este déficit uno de los elementos que más han lastrado al Viten Getafe.

Analizando la plantilla actual, ya a priori lo situabamos en el grupo de abajo, aunque con Armando Gómez en el banco, siempre se podía esperar un rendimiento superior. El mal inicio los lastró, siendo factores a tener muy en cuenta la falta de Martínez los primeros partidos, la inmadurez del juego interior y la mala suerte en algún partido ha consumado el descenso. En cuanto a rendimiento individual, ni Martín ni Solé (ahora en Canoe de Eba) fueron los referentes esperados. La dirección se quedó muy coja, y por ello, la esperanza de la cantera de Fuenlabrada Víctor Moreno ha asumido el mando de la dirección varias veces, un lugar donde está claro que puede tener su futuro profesional.

Respecto al otro factor decisivo ya mencionado, el juego interior, insistimos en que la dureza de esta Leb Plata ha pasado factura a un equipo sin un referente claro. Coker no cuajó (3 partidos), Gerun se fue a los tres partidos tras apuntar buenas maneras, Ndieguene duró uno, y Vicens ha llegado demasiado tarde, y tal vez un poco falto de forma tras su período de inactividad a pesar de sus números. El rookie Dominique ha aguantado al equipo, pero la irregularidad que va asociada al síndrome del primer año profesional le ha afectado. Tampoco puede desdeñarse en este análisis que los jóvenes interiores (Mendiola, Suskavcevic, Ehigiator), con un buen futuro por delante seguramente, se han visto con un papel de protagonistas que no esperaban y les ha costado dar ese paso.

Tampoco el perímetro ha respondido: la bisoñez del debutante en ACB Cuellar, o unos imberbes Parra y Gueye, han rendido lo que podían, pero ninguno ha ido más allá de lo que se podía esperar. El refuerzo exterior, Olatayo, ha tenido su mejor partido en su sexta aparición.

Lo que en ningún caso podemos hacer es analizar la temporada de Viten Getafe desde el único prisma del resultado deportivo. La función del equipo vinculado al ACB Fuenlabrada ha sido la correcta durante estos años, con la consolidación este año de Smits y González, y los debuts de Cuellar y Moreno. Recordemos que estos equipos se basan más en una función de formación de jugadores que en la obtención de resultados. Ahora falta por ver cual será la actitud del Fuenlabrada el próximo año, en una liga donde no suele haber descensos, y nunca queda claro la composición de grupos ni en número o participantes. En este sentido, otro club ACB con una situación similar, CAI Zaragoza, ha dejado entrever que Simply Olivar no continuará con su proyecto en Plata.

De quien casi no hemos hablado hasta ahora, y lo hacemos en este último párrafo es de Armando Gómez, cuya trabajo queremos destacar pese a todo. Nunca se ha escondido en sus declaraciones, ha trabajado con ahínco y ha demostrado siempre su valía como técnico, o al menos así lo vemos desde ZonaOCB. Animo CB Getafe.

Anuncios