Tras una sólida primera parte el Unión Financiera se derrumba en el tercer cuarto y acaba dando una muy mala imagen en su visita a Quesos Cerrato Palencia. Los locales se sitúan muy cerca de lograr el campeonato, aprovechando que Club Melilla Baloncesto cayó en casa ante Cocinas.com

hearst en Palencia - OCB

La derrota 97-74 del Unión Financiera se fraguó en el tercer cuarto, en el que encajó un brutal parcial de 31 a 9, que le dejó sin opciones de triunfo cuando todavía quedaban diez minutos de partido. Resulta especialmente doloroso caer así cuando durante la primera mitad del partido, especialmente el segundo cuarto, el equipo se mostró como un bloque bastante sólido, capaz de defender a Quesos Cerrato Palencia de tal forma que el líder no pudiera hacer su juego.

Aunque en el arranque los de Sergio García conseguían hacer daño con el juego entre pivots y con penetraciones imposibles de parar para los de Marco (parcial de 8-0 mediado el primer cuarto, para colocarse 12-7), el aumento de la precisión desde el perímetro del OCB, unida a un paulatino ajuste defensivo, basado en un fenomenal Cabanas, llevaron a una igualdad que se mantuvo casi hasta el final del parcial, cuando un triple y una penetración de Dani Rodríguez, tras fallar Marín la suya colocaban el 26-21.

En la segunda entrega, Bassas se entona en ataque y el equipo construye el juego desde el rebote defensivo tras los múltiples fallos en el tiro de un Palencia que no consigue acercarse a menos de cuatro metros del aro, perdiendo así una de sus principales armas. Un parcial de +10 coloca al Unión Financiera con ventajas en el entorno de los 3-5, con las que se llega al descanso tras una concatenación de faltas y tiros libres errados por ambas partes (41-44). En este parcial se estrenó como jugador del OCB Drew Windler.

A la vuelta de vestuarios, el apocalipsis. Cuando hay un resultado tan desigual, es difícil discernir que parte de mérito es del equipo que gana y cual demérito del que pierde. En todo caso, la defensa del OCB no es la misma, ni defiende en el mismo sitio, ni trabaja bien. Los pivots de Quesos Cerrato empiezan a jugar de cara al aro y a percutir sin cesar. En ataque aparecen las temidas pérdidas que tienen la consecuencia que habíamos alertado en la previa: son la base del crecimiento del líder, que se dispara en el marcador sin que Marco sea capaz de cortarlo con tiempos muertos, el segundo quizás un poco tardío. Un parcial demoledor, 31-9, maquillado por un triple final de Víctor Pérez para acabar 72-53).

Con el partido ya acabado, ambos equipos se tomaron el cuarto parcial de un modo bastante diferente. Con Marín muchos minutos en pista, realizando un partido plagado de errores (0 de 5 en tiros, 2 balones perdidos, 1 tapón recibido, 4 faltas cometidas y apenas dos faltas recibidas, para acabar con una valoración de -10), y Palencia dando minutos a Reyes y Manchón, mientras Fakuade iba acumulando puntos y valoración hasta convertirse en el MVP del partido, el resultado final se fue hasta el 97-74.

Las buenas sensaciones de la primera parte quedan muy desdibujadas por el nefasto tercer cuarto. En cuanto al repaso jugador por jugador, Cabanas estuvo imperial en defensa y en el rebote (7 pt, 8rb y 14 val) y Bassas, que empezó bastante desdibujado, tuvo minutos muy buenos, llevando el peso ofensivo del equipo (12 puntos, 10 de valoración, pero 6 pérdidas, muchas, demasiadas cuando sabes que Palencia no las perdona). Quizás el mejor fue Hearst, que sigue aportando mucha anotación, sobre todo desde el interior, pero también con cierta mano desde fuera (7 de 7 en T2, 1 de 3 en T3, 17 puntos, 14 valoración), por lo que resulta bastante extraña su escasa presencia en pista.

Como señalábamos, Marín tuvo su peor noche como jugador del OCB. Miso tampoco estuvo afortunado y Windler no mostró gran cosa, aunque si que parece que puede aportar desde el perímetro.

Como sucedió en Logroño y Melilla, el OCB se vuelve a casa con una dura derrota que en absoluto empaña una excepcional temporada que tiene su siguiente parada el próximo sábado a las 18:00 en Pumarín, con la visita de un Club Melilla Baloncesto situado en la segunda posición pese a sus últimas derrotas.

Anuncios