Tras su fructífero paso por OCB, añito de descanso e inicio de temporada en Pozo Sotón BVM2012, el entrenador Guillermo Arenas no dudó en aceptar la oferta de Peñas Huesca con el objetivo de la permanencia. La victoria del pasado domingo ante Clavijo acerca más esta realidad; con unas señas de identidad claras, de fuerte defensa, juego rápido y equilibrio interior-exterior, hay un puesto que está rindiendo por encima de todo. Hablamos del puesto de base y en concreto de un Jokūbas Gintvainis que está en un estado de forma espectacular. Nos ponemos en contacto con @luislehuesca (colaborador habitual de @sporthuesca) y aquí nos deja sus interesantes reflexiones:

“Primero fue Fran Cárdenas, con quien ascendió de LEB Plata a LEB Oro, y después de él, Ferrán Bassas, tras compartir un año con el base onubense, quien se convertiría en el base sobre el que puso la responsabilidad de comandar a Unión Financiera Oviedo, hombres en los que confió el hoy entrenador de Magia Huesca Guillermo Arenas, quien parece un descubridor de directores de juego, y que ahora son jugadores ACB de pleno derecho (el primero de ellos en las filas del Obradoiro por tercer año consecutivo y el segundo, en el Iberostar Tenerife en su primera campaña completa en la Liga Endesa).

A pesar de la situación que vive el equipo oscense, luchando por eludir el descenso, el entrenador ovetense ha encontrado nuevamente en el puesto de base la pieza imprescindible para cosechar éxitos, luciendo un balance de 5 victorias y 4 derrotas desde su llegada, donde buena culpa de ello tiene la aportación del base lituano Gintvainis, que ha visto incrementado su peso en el equipo desde la llegada de Arenas.

Un rol más productivo disputando menos tiempo sobre la pista es el que luce el base rubio de Magia Huesca, que para todos los rivales es el hombre más destacado y al que hay que detener, y es que el lituano ha visto como de los 11,4 puntos y 4,3 asistencias en 29 minutos por partido en los 20 primeros encuentros hasta la llegada del entrenador asturiano, ha pasado a 15,7 puntos y 4,8 asistencias en 26 minutos en los 9 partidos disputados, incrementando también ostensiblemente la confianza en el lanzamiento, pasando de un 25% (28/112) a un 50% (26/52) de acierto en el triple, anotando casi tantos tiros de 3 puntos en la época con Arenas que con su predecesor en tan solo la mitad de encuentros.

Además de todo ello, Magia Huesca ha encontrado un líder sobre la cancha que todo equipo necesita. El número 94 de los oscenses es el hombre clave que se juega los balones calientes en los finales de partido, sin temblarle la mano y pleno de confianza, un jugador que ya no solamente juega de base, dado que comparte muchos minutos con Pablo Pérez, recuperando una posición de escolta en ocasiones, en la cual se le veía jugar muy cómodo en la liga lituana, de la que proviene y llamó la atención al club altoaragonés.

Y es que Pablo Pérez con Guillermo Arenas también ha encontrado su sitio en el equipo, acoplándose a las mil maravillas sobre la pista con Gintvainis, viendo el base conquense un crecimiento en su juego también, pasando de los 1,2 puntos y 1,3 asistencias en 13,2 minutos de juego por encuentro en los 10 partidos anteriores al entrenador asturiano, hasta los 5,9 puntos y 2,1 asistencias en 20,7 minutos por choque, pasando así de ser un mero hombre de rotación a ser un jugador clave en los esquemas oscenses.

Quién sabe si Jokūbas Gintvainis será el siguiente base de Guillermo Arenas que saboree las mieles de la ACB, de momento la afición peñista disfruta de su nuevo juego a las órdenes del nuevo entrenador, en una plaza donde el lituano, que mimbres para cotas más altas tiene, sabe que otro compatriota muy conocido suyo como Marius Grigonis disputa desde hace años la mejor competición del baloncesto español tras el éxito cosechado en Huesca.”


NOTA. Las promedios estadísticos son anteriores al decisivo partido del pasado domingo que Magia Huesca venció a Clavijo a domicilio (además, recuperó average).

Anuncios