Aunque transcurridas diez jornadas de la LEB Oro hay un líder en solitario como es Retabet.es GBC, queremos pararnos en uno de los integrantes del pelotón que persigue a los donostiarras a apenas una victoria de distancia. Hablamos de un equipo procedente de LEB Plata que está siendo una de las notas más agradables de estos primeros meses de competición: Sáenz Horeca Araberri es el equipo más en forma de la liga, con cuatro victorias consecutivas, y se mantiene invicto en su feudo de Mendizorroza.

Con una plantilla heterogénea, en la que conviven media docena larga de fichajes, muchos de ellos con experiencia en la categoría, como los Iván García, Cvetinovic, Hearst, Rowley-lesionado ayer de cierta gravedad-, y una cuadrilla de jugadores locales entre los que Dani Lorenzo es todo un símbolo del equipo. “El vestuario es un poco fauna, pero nos queremos mucho y así van saliendo las cosas tan bien” nos cuenta Dani quien reconoce que jugar en LEB Oro y más en tu casa siempre es un orgullo.

El salto de categoría ha supuesto un incremento de exigencia y, en el caso de nuestro interlocutor, una reducción notable de los minutos en pista (promedia cuatro por partido), algo que Lorenzo asume con naturalidad: “los minutos están muy caros y por supuesto que me gustaría tener otro rol, pero supongo que no es el año“. Arturo Álvarez dirige la nave del Sáenz Horeca Araberri y como nos dice Dani, “está demostrando que es un gran entrenador, sacando resultados con un equipo que apenas ha hecho pretemporada“. ¿Y qué le pide a este base/escolta que reconoce sentirse más cómodo de uno y que sobre todo quiere disfrutar de minutos en pista? Entre risas nos confirma que Arturo quiere “que defienda como si no hubiese mañana“, lo que no debería ser problema para un jugador cuya principal virtud, como el mismo señala es la intensidad, tanto en ataque como en defensa.

Ahora en Araberri viven un momento idílico, como lo fue la “inolvidable e insuperable de momento” temporada pasada, la del ascenso deportivo. Pero el verano no fue así, plagado de dudas sobre la continuidad del proyecto toda vez que parecía que no iban a poder salir en LEB Oro como se habían ganado en la pista tras una temporada de menos a más coronada por un espectacular playoff: “Ha sido un verano intenso, de rumores, de meter mierda por parte de alguna gente y ha sido durete, no nos vamos a engañar. Pero ahora ya pasó todo“. Cuando tu club de siempre vive una situación así, te ves obligado a buscar nuevos horizontes. Dani, que nunca había salido de su tierra (“las ofertas no están muy bien y  quedarme en Pais Vasco me permite trabajar de otras cosas, camarero o lo que fuese“) tenía su futuro lejos de Euskadi: “mi destino estaba practicamente cerrado en Muro (Mallorca), en EBA, porque cuando me puse a buscar era ya tarde para encontrar sitio en LEB Plata por haber esperado mucho“.

Ese cambio de aires se truncó cuando llegó la gran noticia: Araberri se inscribía en LEB Oro. “Al principio no me lo creía, con todo lo que había pasado, ya pensaba que era broma, pero pronto nos lo confirmó el Presidente y de inmediato lo único de lo que tenía ganas era de empezar a entrenar lo antes posible“. Una oportunidad de seguir en su casa y de hacerlo en una categoría LEB Oro a la que no han dado el salto, extrañamente, muchos de los que fueron sus compañeros el año anterior: “Supongo que será tema de agentes y otras cuestiones, porque son categorías no tan diferentes y sólo te tienen que dar la oportunidad”.

Nos despedimos de Dani mirando al futuro, con la ilusión de “seguir dando alegrías ahora que vienen partidos muy complicados” y mantener un estado de euforia compartido por todos en una casa en la que se han pasado momentos muy complicados pero que ahora obtienen su recompensa.


Imagen: http://www.basketbasko.com

Anuncios