brandon edwards

Con frecuencia la atención mediática se centra en los rookies que llegan a las distintas ligas europeas (en nuestro caso, a la LEB Oro). Analizamos su evolución, como se adaptan al juego, etc. Ese proceso en ocasiones lleva bastante tiempo, incluso grandes jugadores necesitan todo su primer año para empezar a rendir al nivel que se espera de ellos, lo que les convierte en los manidos “melones por abrir” por los que muchos entrenadores prefieren no apostar. Un ejemplo de esto es Toni Ten, entrenador de Amics Castelló, quien considera que un equipo como el suyo no puede permitirse el lujo de invertir un tiempo del que no disponen en formar a rookies, sino que se ve obligado a apostar por jugadores que ya conocen la liga y que son apuestas más seguras, aunque eso pueda suponer elegir jugadores cuyo mejor nivel sea inferior del que eventualmente podria llegar a dar una de esas apuestas más arriesgadas. El ejemplo de Garrett es bastante aclaratorio para cualquier aficionado del Unión Financiera Baloncesto Oviedo: hace dos años no parecía un jugador capaz de ser importante en Oro, pero tras un segundo año de trabajo duro en Plata, se ha mostrado como una pieza muy útil en la segunda categoría del baloncesto español en su tercer año.

En una LEB Oro en la que cada vez se apuesta menos por el jugador extracomunitario, condición en buena lógica bastante frecuente en los rookies, el año pasado tuvimos una docena de ellos. No quedan muchos, y quizás no suscitan demasiada atención en una liga en la que los jugadores nacionales copan semana tras semana los quintetos ideales de la jornada, pero queremos saber un poco más de como les va, tanto a los que siguen como a los que no.

Kahlig se marchó de Lleida y dejó el baloncesto profesional. Se hizo público en verano que sería así, se comentó que no era una situación tan atípica en jugadores que viven una experiencia en el extranjero y deciden optar por otro futuro. En realidad no fue el único, pues Sandro Carissimo tampoco tiene equipo desde que terminó su contrato con el Unión Financiera Baloncesto Oviedo, aunque en este caso su perfil bajo en la liga se tradujo en la ausencia de interés por su futuro.

Otros ocho rookies 14/15 continuaron su carrera profesional en otros paises. De todos ellos el que ha tenido una progresión más espectacular es el exMelilla Spencer Butterfield, que encontró acomodo en Lituania (Juventus) y está realizando una temporada de lujo (13.5pt, 5.8re), tanto en la liga local como en Europa, habiendo recibido menciones en artículos de la propia FIBA Eurocup.

También está destacando Pablo Bertone (11.5pt, 3.4re), que encontró acomodo en el Lanús argentino, aunque la marcha del equipo no es la mejor (últimos en el Grupo sur), y el mismo jugador está viendo la fuerte pujanza en las alas de los jóvenes argentinos como Vaulet, Deck o Brussino. No le va mal a Lucas Troutman en el Karhu de Finlandia donde se ha afianzado con un rendimiento notable (10.4pt, 4.7re) en un equipo que marcha en la segunda plaza de la Korisliiga, competición en la que no suele haber dudas a la hora de cortar jugadores que no dan el rendimiento esperado.

Kyle Tresnak, exOCB, ha recibido varias menciones en el 5 ideal de la jornada de la NM1 francesa con su equipo (GET Vosgues, sexta posición), y ofrece un rendimiento similar al del año pasado (11.1pt y 5.4re). Y qué decir de Chase Fieler, que impresionó el año pasado por sus condiciones en el Club Ourense Baloncesto, y que tras emigrar a Paises Bajos, aunque lo está haciendo bien en el Groningen (10.7pt, 6.8re), no está dominando como esperábamos.

Uno de los casos más atípicos es Shawn Glover, que tras tres partidos en Hungría en los que no consiguió encontrar su sitio, se fue a los Bakken Bears, segundo clasificado de Dinamarca, donde es una pieza clave de la rotación interior (13pt y 5re en 20min). También mediada la temporada encontró destino Carl Baptiste, quien en el equipo austriaco Kapfenberg Bulls (10pt, 4re) está aportando lo mismo que en Navarra: rebotes y minutos de descanso a los titulares. Por último, Will Neighbour volvió a casa, al Surrey Scorchers (6.4pt, 2.5re) donde se ha vuelto a lesionar.

Aunque son sólo dos los jugadores que continuan en LEB Oro, hay un tercero que, al igual que hiciera Garrett en la temporada anterior, ha dado un paso atrás para coger impulso. Se trata de otro ex Unión Financiera, Beau Levesque que está saliéndose en Leb Plata (13.4pt, 7.7re) en uno de los equipos revelación de la liga como Araberri.

¿Y quienes quedan en LEB Oro? Pues tan sólo dos jugadores que el año pasado llegaron como rookies, Brandon Edwards, que cambió Breogán por Melilla, y Mike Carlson, que continúa en Cocinas.com.

Brandon Edwards ha pasado de jugar en Lugo de tres/cuatro donde, bastante perdido, no funcionaba salvo contadas ocasiones, a ser el cuatro físico de uno de los equipos más potentes de la LEB Oro, como es Melilla. Su crecimiento en minutos se ha traducido en puntos y rebotes (ha pasado de 6.2 pt, 3.1 rb y 6.4 val en 14 min por partido a 9.2 pt, 6.3 rb y 12.6 val en 25 min por partido), logrando hacerse un hueco incluso en el quinteto ideal de la jornada 10. Su entrenador Alejandro Alcoba nos cuenta que incluso el cuerpo técnico melillense está sorprendido: “Sinceramente el rendimiento de Brandon ha superado las expectativas que teníamos sobre el pero no me sorprende su rendimiento porque viendo como entrena entiendes todo lo que después es capaz de hacer. Con su trabajo diario ha hecho mejores jugadores a sus compañeros y especialmente a Héctor al que le ha exigido dar el 100% en cada entreno, y viceversa, por lo que los dos han llegado a tener picos de forma muy altos”.

La apuesta por Edwards se fundamenta en un potencial que claramente estaba ahi: “Cuando nos planteamos fichar a Brandon Edwards este verano lo hicimos porque creíamos (mi cuerpo técnico y yo) que era un jugador con gran potencial que había dejado pequeños destellos de lo que era capaz de hacer. Es verdad que en Breogan no tuvo un gran protagonismo pero creíamos que se podría ajustar al rol que necesitábamos. Buscábamos un pívot físico que se complementara con Héctor, que fuese duro en el poste bajo, que tuviera un aceptable tiro de 3 y que nos ayudara en el rebote. Además debía ser capaz de poder cubrir la posición de 5 en algún momento de la temporada.”

¿Y el futuro? ¿Qué cree Alcoba que debe seguir mejorando Megatron?: “Creo que Brandon aun tiene mucho margen de mejora. Debe ser más regular en su tiro, mejorar sus movimientos de poste bajo y mejorar su lectura del juego en general. Lo que más me ha sorprendido de él es su ética de trabajo, es un jugador que lo da todo en cada sesión, con mucha concentración y que es muy entrenable. No ha faltado a una sesión voluntaria en todo el año. Pero lo más importante, todo lo hace con una sonrisa en la cara, nunca tiene un mal gesto y siempre está animando a sus compañeros. Es muy querido por sus compañeros y el cuerpo técnico.”

El otro rookie 14/15 en el que nos vamos a parar es Mike Carlson. El año pasado fue el jugador que más evolucionó de la liga, pues tras promediar 7.4 pt y 4.5 val en la primera vuelta, en la segunda se disparó hasta los 13.9 pt y 12.9 de valoración. Este verano, en el proyecto continuista de Cocinas.com, Carlson tenía un sitio reservado, como nos cuenta Antonio Pérez Caínzos, entrenador de Clavijo: “Lo teníamos muy claro. Por su personalidad, por su capacidad de trabajo diario, por su respuesta a los errores, por su especificidad en el juego como 4 abierto que puntualmente puede rotar a ser un 5 que abra el campo, y porque tiene mucho margen de mejora”.

Este año Cocinas.com ha vuelto a atravesar dificultades, como el año pasado, y Carlson se ha movido en unas buenas cifras de 11.6 pt y 10.1 val. ¿Y más allá de las cifras, como ha cambiado su juego? Su entrenador lo ve “más sólido y constante en sus puntos fuertes. Con más conocimiento del juego y menos ansiedad en la búsqueda de su tiro. Ofensivamente ha evolucionado y es capaz de aprovechar la amenaza de su tiro para crear ventajas en el juego de close out, ha mejorado mucho en sus dos primeros botes siendo más peligroso en 1×1 de cara.” De todas maneras le queda margen de evolución, que “debe ir sobre todo en su capacidad de rebote en ambos aros y en la defensa de jugadores con capacidad alta en el poste bajo”.

Ambos son buenos ejemplo de jugadores que tras una primera temporada de adaptación, consolidan un juego más estable en el segundo año y consiguen dotarse de más recursos con el paso de los partidos. Aunque como dice Antonio Pérez Caínzos, “lo normal es que en el segundo año los números mejoren, cada caso es particular, influyen muchas variables… Por ejemplo en el caso de Mike repite equipo y repite entrenador y seis compañeros. Está dentro de un proyecto, una idea de juego y un grupo de trabajo que le ha favorecido a la hora de mostrar su talento”. Por su parte Alcoba cree “que el jugador rookie llega al baloncesto europeo con una serie de carencias que debe ir asimilando para poder ser competitivo en nuestro baloncesto y su adaptación depende de la capacidad de cada jugador para adquirirlos. Hay rookies que los asimilan rápidamente y ya en su primer año dan un nivel alto, por ejemplo Ben Stelzer en Coruña o Chase Fieler en Ourense y otros que tardan más y empiezan a dar su mejor nivel en el segundo o tercer año”.

Ambos son dos jugadores que elevan el nivel de la liga, con una gran ética de trabajo, de los que con suerte seguiremos disfrutando en el futuro. Quizás se les pueda unir Levesque el año que viene tras su aprendizaje en Plata, o el año que viene podamos tener algún rookie de segundo año de los que han llegado este año, tanto a Oro, como a Plata. Para todos ellos, Carlson y Edwards son buenos espejos en los que mirarse.

Agradecemos su colaboración a Alejandro Alcoba y Antonio Pérez Caínzos, así como a los departamentos de prensa de Club Melilla Baloncesto y CB Clavijo

Anuncios