La Leb Plata es una liga que desde ZonaOCB seguimos con mucho interés porque creemos que además de ser muy interesante de por sí, este año está muy igualada y llena de emoción. Hoy contamos con Pablo Pin, entrenador del Covirán Granada, un equipo aspirante a todo

Lo primero de todo, felicitarte, por tu reciente paternidad. A los entrenadores ya les queda poco tiempo libre, no me quiero imaginar ahora en casa, ¿Te veo sin dormir?

Muchas gracias. Por ahora lo llevo bien. La ayuda de la familia siempre es buena y nos estamos organizando bien.

Digo lo de tiempo libre, porque corrígeme si me equivoco, además de entrenador del primer equipo eres el director deportivo, ¿no? ¿Este año llevas también el cargo de director de cantera (lo comento porque no te he visto en ese cargo en el organigrama de la nueva y remozada web del club fundacioncbgranada.es que es altamente recomendable)?

Pues efectivamente. Ya desde el año pasado llevo la dirección deportiva junto con la de cantera. Es un volumen de trabajo alto, pero con un buen trabajo de equipo, con la colaboración de los entrenadores del club y por supuesto la ayuda de la directiva que están siempre disponibles, es más sencillo.

Sé que tienes un equipo de colaboradores muy importante, que la base de tu equipo viene de años atrás, que un técnico en Leb siempre dice su opinión habitualmente sobre fichar o no a determinado jugador, pero a mí me parece increíble entrenar a un equipo con el alto grado de exigencia, de scouting de equipos rivales, y además tener los ojos bien abiertos en encontrar posibles chollos que puedan ayudar al equipo ahora y en un futuro. ¿Cuéntanos el secreto por favor?

Bueno, realmente nuestro “secreto “es la dedicación. Siempre le digo a la gente que trabaja conmigo que somos unos privilegiados, creo que entrenar en una ciudad como Granada, con una afición como la que tenemos y en un club que está haciendo las cosas bien hace que las horas de trabajo sean pocas.

Pablo Pin empieza a entrenar con 17 años, compaginándolo como jugador, la pasión se inicia pronto. ¿Cuándo te das cuenta qué es hora de dejarlo en la pista y de dar el salto a las pizarras?

Fue un poco casual. Después de jugar varios años en EBA fiché en Motril en 1ª Nacional y ese año ascendimos a EBA, pero el club le vendió la plaza al CB Granada, por lo que la plantilla cambiaba por completo, así que fiché en otro equipo que durante el verano desapareció. En ese momento Óscar (el actual presidente) me ofreció ser ayudante del equipo de EBA, y ahí fue cuando comencé a dedicarme más a entrenar que a jugar.

Cada vez que pregunto a un entrenador qué se defina siempre me dice lo mismo: “que lo digan otros”…¿así que cómo era Pablo Pin de jugador (está sin problemas, verdad)?

Pienso que era buen jugador de ataque. Durante mucho años jugué de base, pero tras una lesión comencé a hacerlo de escolta. Era buen tirador, me gustaba jugar bloqueos y leía bien el juego aunque en defensa no era muy sacrificado. Si tuviera ahora al Pablo Pin jugador le exigiría mucho a nivel físico. No era mi fuerte.

Llega la experiencia de Tíjola, en Leb Plata como entrenador asistente, año 2010/11, un club pequeño que menudo año realizó llegando a semifinales que se perdieron frente a Andorra ¿Qué recuerdos tienes de ese equipo? ¿Cómo fue trabajar con Antonio Herrera (actual entrenador ayudante de Plaza en Unicaja)?

Era un equipo súper trabajador. Jugadores con mucha ambición y ganas de mejorar que siempre querían un poco más. En cuanto a entrenar con Antonio, fue un aprendizaje diario. Había que tener mucha capacidad de trabajo porque estábamos los 2 solos y muchas cosas por hacer. Aprendí muchísimo, no sólo de baloncesto sino también de lo que significa la profesión. Tener un método de trabajo y disciplina. Actualmente tenemos una gran relación y sigue ayudándome mucho. Siempre tiene un buen consejo.

La lista de jugadores de aquel equipo asusta: a Rafa Rufián y David Ortega (lesionado casi todo el año) los sufres en Leb Plata, Berni Castillo lo tienes contigo, pero te quiero preguntar por algunos casos particulares. Para empezar, Miguel Molina está en el Pas Piélagos siendo la referencia exterior anotadora en Eba, ¿Por qué crees que un jugador como él no está en Leb?

Bueno, Miguel es un jugador trabajador con un físico de ACB que quizás no ha conseguido la continuidad necesaria para asentarse. Cambiar de equipo cada año y tener temporadas con minutos y otras sin jugar mucho. Creo que cualquier jugador necesita una continuidad y él quizás no la ha conseguido, es un tío estupendo y estoy seguro que más pronto que tarde estará más arriba si él quiere.

¿Pensabas que Luis Parejo iba a evolucionar en tantos aspectos, hasta ser el jugador total y alma del Cáceres que ahora es?

A nivel de jugador cuando lo conocí me pareció que tenía un hambre brutal y creo que ha sido capaz de mejorar muchísimo a base de horas. Siempre ha sido un buen tirador pero ahora lo ves jugar bloqueo, asistir, defender. A nivel personal, me parece un buen tío, siempre con una palabra de ánimo y muy honrado. Me alegro mucho que le vaya bien.

Y qué decir del shooter ya medio ovetense Víctor Pérez, ¿Veías en él ese jugador tan capaz de cambiar un partido metiendo triples por un tubo en un cuarto? ¿Te esperabas que se asentará al fin en Leb Oro de forma tan clara?

La verdad es que sí. A Víctor lo conozco desde que éramos minibasket (es de mi año) y tiene un talento innato para el tiro, pero creo que también ha sido capaz de evolucionar en su juego y después, por su forma de ser es muy complicado que no se adapte a un equipo. Es un líder.

Que aquellos eran otros tiempos se notaba hasta en los americanos que existían en Plata, Keefe no llegó a cuajar carrera a pesar de su valía, McDade era todo un trotamundos, pero el que me llama más la atención fue Keith Ramsey, un pívot físico que ha hecho carrera en Europa, Alemania incluida por ejemplo que no cuajó en Tíjola, ¿síndrome rookie o qué pasó?

Keith tenía unas cualidades espectaculares y durante buena parte de la temporada nos dio muchísimo, creo que el nivel de exigencia diario que teníamos le sobrepasó un poco. Teníamos un equipo que siempre iba al 100%, entrenamientos de técnica individual con McDade y Maglisceau eran auténticas guerras y después terminaban el entreno y tan amigos, y hay que estar muy preparado para seguir ese nivel.

Desaparece Tíjola, y vuelves a Granada a un cadete, y luego el paso más importante, te escogen para llevar las riendas del Fundación Granada en Primera Nacional Andaluza en 2012/13, en un momento convulso para la ciudad tras la desaparición por problemas económicos del CB Granada en la 11/12 con una temporada muy dura en Leb Oro. ¿Qué sientes al ver desaparecer al Cb Granada? Y sobre todo ¿cómo es coger el testigo de ese equipo en una ciudad qué vive para el baloncesto?

La desaparición fue muy dura para todos. Yo entré en el antiguo CB Granada con 13 años, mis hermanos han jugado también, mi padre fue directivo, era mi equipo, iba al campo casi desde que nací y ver la decadencia y sobre todo el pasotismo de ciertas personas fue muy complicado para todos.

En cuanto al equipo en 1ª Nacional, fue un poco casualidad, estaba tomando café con el presidente, con el que llevo muchos años trabajando y surgió ahí el tema, me lo ofreció y ¿cómo iba a decirle que no? Hasta hoy.

Subcampeonato y ascenso a EBA, vuelta al baloncesto semiprofesional de una ciudad enamorada del baloncesto, con jugadores en condiciones “amateur” pero que serían capaces de más, ¿Cómo recuerdas ese primer año dónde os quedáis a la puerta del playoff de ascenso con esa cuarta posición? ¿Doble sentimiento: por un lado de alegría y estabilidad para el club, y por el otro decepción por quedarse tan cerca de las puertas?

La verdad que estábamos como alucinados, recuerdo que ganamos 10 partidos seguidos, jugábamos contra equipos que cobraban, con presupuestos 4-5 veces mayores que el nuestro, pero tenía un equipo muy trabajador, muy unido, esos jugadores no son “famosos” pero han hecho algo por el baloncesto en Granada muy importante.

Y llega la temporada del ascenso a Leb Plata, con el “americano de Villena” Jesús Fernández, y Nacho Ordín, entre otros, un año imparable, donde se esperaba llegar al playoff, y una vez allí disfrutar ¿Fue el ascenso, a toro pasado ya, un objetivo encubierto, o simplemente el resultado de un trabajo bien hecho?

El ascenso fue el resultado del trabajo diario. Sin dedicación y horas de trabajo no hay nada. Puedes tener un talento brutal pero si no das tu máximo cada día no lo explotarás, pasamos momentos muy duros, pero una vez más la unión del grupo y el apoyo de la afición hizo que nos superásemos.

De esos años tengo que hacerte una pregunta qué me parece necesaria ¿Qué se siente al entrenar a tu hermano mayor (Nacho Pin)? ¿Y cómo hacéis en las comidas familiares, os ponéis un horario sin baloncesto, o son conversaciones hasta altas horas hablando sobre la pelota naranja?

Una experiencia bonita porque él me ha enseñado mucho de éste deporte. Fuimos compañeros 4 temporadas y mi hermano es un talento, a veces un poco locura, pero nos ha dado muchísimo. Especialmente el carácter y el sacrificio de tener 40 años, 2 niños, levantarte a las 7 de la mañana e ir a entrenar a las 22h con la ilusión de un juvenil.

En cuanto a las comidas familiares… son interesantes, en mi familia casi todos han jugado al baloncesto, hablo también de mi mujer, mis primos, mis tías que también eran jugadoras, al final lo llevas dentro y siempre hay buenas discusiones sobre baloncesto.

Y hablamos ya de… LEB PLATA

Llegamos a la actual temporada, y sinceramente desde fuera de vuestra ciudad, al Fundación Granada le rodea un aura de favoritismo, incluso desde un sector de vuestros propios aficionados, y sin embargo el discurso de Pablo Pin es el trabajo día a día, el de estar aquí para aprender y estabilizarse. ¿Se siente la presión dentro, o es una corriente que genera fuerza positiva?

Es bonito que haya esa ilusión pero personalmente huyó de esa idea, las cosas no se consiguen diciéndolas, se consiguen trabajándolas, y ya te digo, entiendo que la gente diga esas cosas pero mientras yo esté de entrenador seré un martirio para mis jugadores con el “ir día a día” porque lo poquito que hemos conseguido hasta ahora ha sido con esa filosofía.

Mirando la configuración de la plantilla, a mí me parece una configuración muy acertada…se renueva gran parte del bloque, se convence a Jesús Fernández para que siga, vuelven jóvenes granadinos (López y Pérez) se fortalece con jugadores de calidad (James y Martínez), y se apuesta por dos rookies que mejoran determinados aspectos, como calidad de tiro (Schoof), y presencia interior (Stone). ¿Se obtuvo lo que quería, o faltó alguna guinda por ahí que se intentó para completar el pastel?

Se obtuvo lo que queríamos:, un equipo implicado que tenga el sentimiento del club dentro de ellos. Personalmente estoy muy contento con las incorporaciones de Iván, Duane, John y Jordan. Han encajado en la filosofía del club y creo que ellos se han dado cuenta lo que significa estar en este club para los demás.

En otras entrevistas para otros medios ya has hablado de los resultados de este año, de lo importante que era estar sin lesiones, de que no sois un Madrid o Barcelona sino un recién llegado a la categoría. ¿Realmente cómo os veis a estas alturas con respecto a vuestras expectativas? ¿Se valoró la posibilidad de un refuerzo temporal?

Nuestro objetivo de principio de temporada era meternos en playoff, y así va a seguir siendo hasta que no estemos matemáticamente clasificados. Está bien querer más pero siempre sabiendo dónde estás, porque entonces entras en un bucle de no estar contento nunca con tu trabajo y creo que es tan importante tener ambición como estar satisfecho con tu trabajo.

En relación a los refuerzos, yo estoy continuamente viendo baloncesto y estudiando jugadores porque cualquier día puedes tener un problema como una lesión complicada y hay que estar prevenidos, al final no ha hecho falta pero hemos sufrido mucho con la lesiones, tener a tu plantilla completa por primera vez en el tercer partido de la 2ª vuelta es muy duro.

Pasamos a preguntar por jugadores: ¿Para un entrenador tener a Jesús Fernández te soluciona la vida, no? ¿Le ves cuerda para rato?

Es una ayuda. Es un jugador del que yo no destacó su nivel técnico o táctico, yo quiero destacar su implicación con el club. El año pasado en EBA el tío se levantaba a las 6 de la mañana para trabajar y resulta que llegaba a su casa de entrenar a las 12.30-1 de la madrugada porque entrenábamos por la noche, y este año igual pero con una exigencia física mucho mayor. Es un buen tío, que siente lo que hace y que ayuda en todo lo que puede.

¿Qué tal la vuelta de Iván Martínez, que aporta al equipo que le faltaba, además de calidad, garra y experiencia?

En ataque nos da ese punto de verticalidad para ir hacia el aro y generar ventajas y en defensa es un guerrero, pero yo no quiero que se quede ahí, quiero que siga mejorando como jugador, ya que si él sigue siendo responsable y da su 100%. Esperemos que siga aquí más tiempo.

Mantener un bloque que viene de años atrás, creo que es importante ¿Cómo ves a Didi, Pablo, Berni o Javi Hernández en Leb Plata?

Realmente estoy muy contento con ellos. Yo quiero que ellos sean inconformistas, tengo a Pablo, Didi, Luis, Javi, Edu. Yo les digo mucho que piensen de donde venimos, ninguno ha promediado 20 de valoración en EBA, pero están demostrando que son jugadores de esta liga y se ganan mi confianza diariamente.

Jorge Fernández Hengge ha vuelto a los focos del baloncesto profesional. A mí personalmente es un base que me encanta y creo que su sitio es en Leb Oro mínimo. ¿Qué aporta al Fund. Granada Jorge?

Jorge es un ordenador jugando, sabe siempre donde tiene que llevar el balón y en defensa da un plus de deseo. Es un competidor y nos da ese paso más cuando los partidos se ponen difíciles.

Duane James es un jugador que además de dejar huella como persona, es un jugador en progresión, del cual no se debería mirar el DNI, ¿Su versatilidad es diferencial en esta categoría? ¿Lo ves más arriba?

Cuando él está concentrado es un jugador totalmente desequilibrante porque hace muchas cosas bien. Es capaz de jugar de cara, de espaldas, de rebotear, de pasar el balón, ¿Más arriba? Depende de él, de su sacrificio en defensa, ya que es un jugador pequeño, y de su capacidad de estar concentrado, a nivel técnico sin ninguna duda.

Hay técnicos que no fichan rookies porque no se pueden permitir el lujo del tiempo de adaptación para sus equipos ¿en el caso de Granada, el hecho de fichar rookies es porque piensas diferente, por la coyuntura, por qué crees que son jugadores que pueden aportar más? ¿Ves en ellos progresión? Stone, una vez físicamente bien, parece que está en línea ascendente y que puede ser importante en esta liga porque no hay muchos jugadores como él, mientras que Schoof es un gran tirador, ¿los ves aportando en otros aspectos y mejorando?

Para nosotros es importante que el jugador que venga a Granada quiera ser mejor cada día. En verano estudiamos el mercado tanto de jugadores que ya estaban en España como de Rookies y optamos por Jordan y John tras ver muchos partidos. Sin duda encajan en esa idea de mejorar.

Creo que Jordan ha tenido mala suerte. Al principio de temporada la idea era jugar con él y Jesús a la vez. Hizo un gran pretemporada, pero al iniciar la liga se lesionó los dos tobillos, se perdió algunos partidos y en otros jugó lesionado. El inicio de temporada es clave, los roles se establecen mucho más, las bases se asientan y ese período se lo perdió, ahora que ya está sano nos está ayudando muchísimo, y espero que siga creciendo como jugador. Es un tío honrado en el esfuerzo y creo que se lo merece.

John creo que está demostrando que no sólo es un tirador. Durante gran parte de la temporada hemos querido que hiciera cosas que no estaba acostumbrado, jugar bloqueos directos, jugar poste bajo y ahora mismo está yendo a ser cada día más completo.

¿Cómo ves la liga? Parece que Marín es un líder sólido en juego, pero ya lo parecía antes Óbila y se ha desinflado un poco. También están ahí Iraurgi, Araberri, incluso Fundación Lucentum que da la sensación de que todo el mundo esperaba más de ellos.

Igualada desde luego, por juego Marín está por encima de los demás, y el resto de equipo se va a decidir por detalles, el playoff va a ser muy bonito. En cuanto a Alicante van a estar arriba al final, no me parece justo por mis rivales que tal o cual equipo es favorito, no veo bien cargar con esa presión a un compañero.

¿Te ha sorprendido por juego algún equipo de la liga, o quizás algún jugador del cual no esperabas que diera un rendimiento tan bueno en la Leb Plata?

Nosotros somos los nuevos de esta liga y no había jugado nunca contra éstos equipos, sí tengo que decir que el juego de Araberri me gusta mucho, baloncesto fácil, directo y bien leído.

¿Qué siente un entrenador de la casa, plenamente identificado con el proyecto, consciente de lo que es el baloncesto para una ciudad como Granada, cuando jornada tras jornada va de récord en récord de asistencia?

Sobre todo agradecimiento. Es espectacular el apoyo que tenemos desde que empezamos en Nacional, ver el pabellón cada día más lleno hace que te superes.

Y desde el banquillo, lo de tener 4000 almas detrás de ti, ¿cómo se vive desde el banquillo? ¿impresiona, te da satisfacción, es una sobrepresión?

Más que sobrepresión, es una motivación. Quiero que esa gente que viene a vernos vea un equipo que lucha, que trabaja pero que también se divierte porque de esta forma la afición también se va a divertir.

EL FUTURO

¿Cuál es el límite que podemos poner a este equipo? ¿Es factible el ascenso a Leb Oro?

No lo pienso. Para mí lo único factible es entrenar al 100% el próximo día, y ya veremos que ocurre.

¿Dónde tiene como objetivo principal poner el Fundación Granada, Pablo Pin como persona relacionada con el baloncesto en Granada?

Mi objetivo es dar lo máximo, como he dicho antes creo que soy un privilegiado por poder trabajar en lo que me gusta, en mi club y en mi ciudad. Me parece un lujo y por tanto tengo que corresponder a esa confianza que me dan. ¿Cómo? Dando lo mejor de mí cada día.

¿Hablar de ACB es utopía, prohibido, o simplemente una piedra más en el camino?

Más que utopía, es una locura…jaja.

¿Qué tal los equipos de cantera, cuántos equipos y niños hay ahora mismo dentro de el club?

Tenemos 600 niños y niñas jugando al baloncesto, y realmente es de lo que me siento más satisfecho, tener un equipo senior jugando una categoría nacional es muy bonito, pero tener 600 niños y niñas, casi 50 entrenadores, 60 voluntarios, es un lujo y no debemos olvidar que toda esa gente es la base de este club.

¿Habéis avanzado en el baloncesto femenino que en otros años comentabais que era una asignatura pendiente?

Desde el año pasado recuperar equipos federados femeninos era uno de mis objetivos. Para mí se trata de baloncesto y creo que debemos dar respuesta a todos/as los/as niños/as que quieran jugar.

Muchas gracias por la charla, Pablo, para ZonaOCB ha sido un lujo hablar contigo.

Nota: las dos imágenes utilizadas son de la web del club http://www.fundacioncbgranada.es

Anuncios